fbpx



Soledad, pandemia, estados unidos, confinamientos, El American

Estudio de Harvard: epidemia de soledad se extiende por USA

El papel del gobierno en respuesta a la pandemia con medidas coercitivas, han contribuido a una epidemia de la soledad y la han exacerbado

Por Kerry McDonald

La soledad entre los americanos ha ido creciendo en los últimos años, pero la respuesta política a la pandemia de COVID-19 ha exacerbado drásticamente el problema. Un nuevo informe elaborado por investigadores de la Universidad de Harvard concluye que el 36 % de los americanos experimenta una “grave soledad”, y algunos grupos, como los jóvenes adultos y las madres con hijos pequeños, están especialmente aislados.

Los investigadores del proyecto “Making Caring Common” de la Facultad de Educación de Harvard analizaron los datos de una encuesta virtual realizada a 950 americanos en octubre del 2020. “Un número alarmante de americanos se sienten solos”, concluyen en su documento, y los encuestados “informaron de un aumento sustancial de la soledad desde que estalló la pandemia”.

Los jóvenes adultos son el grupo más solitario. Según los resultados de la investigación, el 61 % de los jóvenes de entre 18 y 25 años declararon sentirse solos “frecuentemente” o “casi todo el tiempo o todo el tiempo” durante las cuatro semanas anteriores a la encuesta de otoño. El 43 % de estos jóvenes adultos indicaron que su soledad había aumentado desde que comenzó la pandemia y los confinamientos relacionados.

Estos resultados se hacen eco de las conclusiones de otros investigadores de Harvard, que descubrieron que casi la mitad de los jóvenes adultos mostraban signos de depresión en medio de la respuesta a la pandemia. Y en agosto, los CDC informaron de que uno de cada cuatro jóvenes adultos dentro de este rango de edad había contemplado el suicidio durante el mes de junio.

Las madres con hijos pequeños son otro grupo que experimenta altos índices de soledad según el análisis de la reciente encuesta, con más de la mitad de las madres que informan de una grave soledad. El 47 % de estas madres dijo que su soledad aumentó durante la respuesta a la pandemia.

Aunque todo el mundo se ha visto forzosamente apartado de la interacción social normal, como resultado de las medidas de cierre del gobierno, las órdenes de distanciamiento social y otras medidas de salud pública, los jóvenes y las madres con hijos pequeños pueden verse especialmente perjudicados por estas políticas. En muchos casos, los adolescentes mayores y los jóvenes adultos no han podido conectarse de manera significativa con sus compañeros de escuela durante los confinamientos y con los planes de aprendizaje a distancia.

Además, los requisitos de distanciamiento social en muchos campus universitarios han detenido la interacción social normal y pueden contribuir a la soledad y la depresión entre esta generación. Como explicaba en otoño un artículo en BU Today, una publicación de la Universidad de Boston “Los agresivos protocolos de seguridad contra el coronavirus de la BU -sin grupos grandes, con menos clases y reuniones en persona, y con restricciones en cuanto a la cantidad de personas permitidas en un ascensor, en la lavandería e incluso alrededor de la mesa del comedor- pueden ser equivalentes a la soledad”.

Para las madres con hijos pequeños, la desconexión con otras madres, así como la falta de apoyo de familiares y amigos, pueden pasar factura y hacer que los días con los pequeños parezcan aún más largos e intensos. Además, según los investigadores de Harvard, los cierres periódicos de guarderías y colegios han hecho que el último año sea especialmente difícil para las madres.

En su artículo, los investigadores citan a la psicóloga del desarrollo Niobe Way, quien afirma: “Corremos el riesgo de aliviar un problema de salud pública -la transmisión de enfermedades- mientras agravamos otro”. De hecho, los economistas llevan señalando los inconvenientes que ha traído la respuesta a la pandemia implementada desde la primavera pasada. Como escribieron Antony Davies y James Harrigan de la Fundación para la Educación Económica (FEE) en abril: “Independientemente de que lo reconozcamos, las compensaciones existen. Y reconocer las compensaciones es una parte importante de la construcción de una política sólida”.

La soledad en Estados Unidos ha sido una preocupación creciente durante décadas. En su innovador libro del año 2000, Bowling Alone, Robert Putnam documentó la creciente alienación de los americanos, a medida que desaparecían los aspectos de la sociedad civil que antes fomentaban la conexión, como las ligas de bowling.

Investigaciones más recientes mostraron que la soledad estaba empeorando antes de la pandemia. En 2018, una encuesta conjunta de Kaiser Family Foundation y el Economist descubrió que uno de cada cinco americanos se sentía “a menudo” o “casi siempre” solo o socialmente aislado, y los resultados de un informe a gran escala de Cigna publicado en enero del 2020, descubrieron que tres de cada cinco americanos declararon sentirse solos.

Los confinamientos y las medidas tomadas en respuesta a la pandemia, relacionadas con ellos, amplificaron los sentimientos de soledad y aislamiento, ya que los negocios y las organizaciones locales cerraron o se vieron obligados a reducir su capacidad y a cambiar los procedimientos operativos. En muchas zonas se han cerrado restaurantes, bares y cafeterías, e incluso parques infantiles, lo que ha limitado las oportunidades de conexión social. Varios estados siguen restringiendo el número de personas permitidas en el propio hogar, incluyendo a Vermont, donde los residentes tienen prohibido relacionarse con cualquier persona fuera de su hogar inmediato desde noviembre.

No es de extrañar que la soledad haya aumentado como consecuencia de estos cierres y restricciones que separan a las personas de sus comunidades, y que la salud mental siga deteriorándose. Los índices de suicidio y depresión entre los jóvenes están aumentando, y las muertes por sobredosis de drogas también. Las desventajas de estas estrictas medidas  en respuesta a la pandemia son cada vez más claras.

La solución más obvia a la aceleración de la epidemia de la soledad durante esta pandemia es levantar los cierres y las relativas políticas de salud pública que mantienen a las personas cruelmente separadas unas de otras.

En su nuevo documento, los investigadores de Harvard reconocen el impacto de las restricciones de la COVID-19 en el aumento de las tasas de soledad, pero siguen respaldando la política actual, incluso indicando que “es posible que tengamos que entrar en otra fase de bloqueo a medida que se extiendan las nuevas variantes”. Defienden la necesidad de realizar grandes esfuerzos para combatir la epidemia de la soledad tanto durante como después de la respuesta a la pandemia.

Aunque los investigadores de Harvard reconocen que los individuos pueden tomar algunas medidas para mejorar la soledad, identificando e invirtiendo sus propios circuitos de retroalimentación negativa, centran la mayor parte de su atención en una respuesta “colectiva” a la soledad en los Estados Unidos.

En concreto, critican lo que denominan “esta época de hiperindividualismo”, y afirman que debemos “restaurar nuestro compromiso con los demás y con el bien común”. Para lograrlo, los investigadores recomiendan “campañas de educación pública nacionales, estatales y locales” que pongan de relieve la epidemia de la soledad. Recomiendan que las escuelas, los colegios y los lugares de trabajo proporcionen más recursos para combatir la soledad, e instan a que el gobierno desempeñe un papel mucho mayor en este proceso.

“El gobierno federal debería ampliar su compromiso con el servicio nacional para los jóvenes, y para que los gobiernos estatales y locales pueden hacer mucho más para promover muchas formas de servicio organizado que reúnan a las personas para trabajar en problemas comunes”, afirman los investigadores.

De forma más apremiante, los autores del estudio explican que debemos pasar de “la concentración de los americanos en el yo” a “el bien común”. El debilitamiento del individuo en favor del colectivo, o “bien común”, suele significar dotar al gobierno de más autoridad para tratar de solucionar los problemas sociales. Como dijo el economista Milton Friedman, ganador del Premio Nobel: “Creo que una de las principales razones por las que los intelectuales tienden a acercarse al colectivismo es que la respuesta colectivista es sencilla. Si hay algo malo, hay que aprobar una ley y hacer algo al respecto…

Por otro lado, el argumento individualista o libertario es sofisticado y sutil. Si hay algo que no funciona en la sociedad, si hay un mal social real, tal vez se progrese mejor dejando que la gente intente voluntariamente eliminar el mal”.

Aun así, los investigadores de Harvard tienen razón al señalar que la epidemia de soledad es el resultado de la desconexión con la comunidad. Fomentar esta conexión con la comunidad es un objetivo que puede lograrse mejor a través de una sociedad civil robusta, o de las instituciones no gubernamentales y voluntarias de nuestras vidas -como la familia extensa, la iglesia, los clubes, las ligas deportivas y las sociedades de beneficencia- que se han visto trágicamente erosionadas al mismo tiempo que el gobierno ha crecido y ha asumido funciones que antes estaban reservadas a las familias y las comunidades.

Una ampliación del papel del gobierno para intentar combatir la epidemia de soledad, o cualquier otro problema social, sólo empeorará las cosas.

En su libro de 1835, La democracia en América, Alexis de Tocqueville reflexionaba sobre la vitalidad de la sociedad civil americano. Escribió:

“Los norteamericanos de todas las edades, de todas las condiciones, de todas las mentes se unen constantemente. No sólo tienen asociaciones comerciales e industriales en las que todos participan, sino que tienen mil otras clases: religiosas, morales, graves, fútiles, muy generales y muy particulares, inmensas y muy pequeñas; los norteamericanos utilizan las asociaciones para dar fiestas, para fundar seminarios, para construir posadas, para levantar iglesias, para distribuir libros, para enviar misioneros a las antípodas…”

Tocqueville advirtió que a medida que estas instituciones y asociaciones voluntarias son usurpadas por el poder gubernamental, los individuos pierden lentamente su libre albedrío. Escribió: “Un poder así no destruye, pero impide la existencia; no tiraniza, pero comprime, enerva, extingue y atonta a un pueblo, hasta que cada nación se reduce a nada mejor que un rebaño de animales tímidos y laboriosos, de los que el gobierno es el pastor”.

El aumento constante de la influencia del gobierno en áreas que antes eran del dominio de la sociedad civil ha sido documentado recientemente por Howard Husock en su libro ¿Quién mató a la sociedad civil? El Auge del Gobierno y el Declive de las Normas Burguesas. Husock explica cómo las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones comunitarias sin fines de lucro dependen cada vez más de la financiación gubernamental, que puede diluir su impacto local. Escribe: “Miles de organizaciones, que antes eran independientes del gobierno y estaban financiadas por sus comunidades, son ahora contratistas del gobierno.

En la actualidad, el gobierno de Estados Unidos celebra unos 350,000 contratos con 56,000 organizaciones sin fines de lucro. Con ello, nuestro gobierno federal ha cambiado no sólo la fuente de financiación, sino también el carácter de la sociedad civil y su capacidad para servir mejor a las comunidades locales”.

La soledad que sienten actualmente muchos americanos es desgarradora. El ascenso del gobierno antes de la pandemia, y el papel del gobierno en respuesta a la pandemia con medidas coercitivas, han contribuido a una epidemia de la soledad y la han exacerbado. Depender menos del gobierno y más del tejido voluntario de la sociedad civil puede hacernos a todos más felices, más sanos y más conectados entre nosotros y con nuestras comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
salario mínimo

Cámara aprueba plan de estímulo con salario mínimo a $15

Next Article
Hong Kong, protests

Hong Kong se acerca a la tiranía china total

Related Posts
Total
1
Share