fbpx
Saltar al contenido

FED aprueba el mayor incremento en las tasas de interés desde 1994 para controlar la inflación

FED

Available: English

[Read in English]

La Reserva Federal (FED) ha aprobado el mayor incremento de la tasa de interés desde 1994 y señaló que continuaría elevando las tasas de interés durante los próximos meses para contener la inflación más alta que ha visto la economía americana en 40 años.

“No pretendo que movimientos de este tamaño sean comunes”, dijo Jerome Powell, presidente de la FED, durante la rueda de prensa tras el anuncio de la decisión de la junta de Gobernadores del Banco Central, que define los pasos a seguir en el manejo de la política monetaria de Estados Unidos.

Incluso con una inflación anual del 8.6 %, Powell afirmó que la meta del Banco Central se mantiene en alcanzar una inflación del 2 % en el largo plazo.

A pesar de que hay factores externos como la guerra en Ucrania, que han limitado el suministro vital de commodities como los granos de trigo, o el petróleo tras la imposición de sanciones a Rusia, la inflación base —que excluye el costo de bienes y servicios más volátiles como el costo de la energía o la comida— permanece alrededor del 6 %, triplicando la meta de largo plazo de inflación de la FED del 2 %.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El último reporte de inflación ha causado preocupación entre los economistas que han visto como los modelos de la FED han fallado en pronosticar el alza de precios en los últimos meses.

Hace poco menos de un año el presidente de la FED, Jerome Powell, insistía que la inflación iba a ser transitoria. (EFE)
Hace poco menos de un año el presidente de la FED, Jerome Powell, insistía que la inflación iba a ser transitoria. (EFE)

La decisión de la FED para algunos economistas anticipa una recesión en la economía americana. En el primer trimestre del 2022 la economía tuvo un crecimiento negativo del 1.4 %.

El alza en las tasas de interés, a las que el Banco Central le presta dinero a los bancos comerciales, encarece el costo del crédito en toda la economía. En el primer trimestre del 2022 la economía tuvo un crecimiento negativo del 1.4 %.

Una subida en los tipos de interés incrementa casi inmediatamente los intereses en las tarjetas de crédito, el costo de los préstamos para vivienda o autos. También eleva el costo de los préstamos estudiantiles y limita la capacidad de apalancamiento de las empresas.

Por las alzas de la FED, la tasa hipotecaria en Estados Unidos pasó del 3 % en enero al 6.13 % en el presente. Es decir, en menos de seis meses los intereses de los nuevos préstamos de vivienda en América se han duplicado.

El dilema de la FED

Según las proyecciones de la propia FED, las tasas de interés subirán hasta un 3 % para final de este año. Las proyecciones también vaticinan que la tasa de interés a la que la FED presta a los bancos comerciales se ubique alrededor del 3.75 % para finales del 2023.

Esta subida no es menor, pues para el mes de marzo los oficiales de la FED esperaban que la tasa de interés se ubicara alrededor del 2.5 % para el 2023. Una alza en más de un punto en las proyecciones actuales indica que los oficiales de la FED no esperaban que la inflación persistiera como lo está haciendo.

Para evitar una caída en los mercados durante la crisis del COVID-19 de casi dos años, la FED emitió un equivalente de alrededor $5 billones, a eso se le unió una inyección de dinero adicional por parte del Gobierno que llegó directamente al bolsillo de los americanos. Ambas administraciones inyectaron más de $5.6 billones a la economía americana a través de tres planes de estímulo.

Algunos economistas vaticinan aires de recesión en la economía americana. (EFE)
Algunos economistas vaticinan aires de recesión en la economía americana. (EFE)

En menos de dos años, más de $10.6 billones fueron inyectados a la economía a través de diferentes canales, lo que equivale a casi el 50 % del PIB de Estados Unidos. Billones de dólares fluyeron por los mercados para recuperar la actividad económica.

Aunque al final la demanda y el empleo se terminaron reactivando, ahora la economía puede estar demasiado caliente, y el alza en los precios dejó de ser “transitoria”, como afirmaban los funcionarios de la administración Biden, y ahora la FED teme que se haya vuelto crónica.

La FED tiene una difícil tarea, pues aunque tiene poder para influenciar en el consumo y en la contratación, nada puede hacer para impulsar la oferta que se encuentra limitada por la guerra en Ucrania, la política de Cero COVID-19 en China y la crisis en la cadena de suministros.

Incluso si el Banco Central logra desestimular parcialmente la demanda, puede que el costo sea que la economía entre en una recesión, sin que la inflación haya logrado descender a la meta del 2 % anual de la FED.

Total
1
Share