fbpx

Fighting for Life: A los sordos se les grita

Fighting for Life es un relato desgarrador y crudo del peor lado de la industria del aborto y de sus esfuerzos por sabotear el movimiento provida

[Read in English]

Lila Rose es la activista provida más conocida de Estados Unidos y probablemente de todo el mundo. Con sólo 19 años, sacó a la luz algunas de las prácticas más inhumanas de la industria del aborto a través de su organización Live Action, y desde entonces no ha parado. 

Su libro, Fighting for Life: Becoming a Force of Change in a Broken World (Luchando por la vida: cómo convertirse en una fuerza de cambio en un mundo roto) se publicó el 4 de mayo. El libro es un manual de fácil lectura para el activismo provida y el activismo cristiano en general, basado en la historia personal, los éxitos y los fracasos de Rose como el rostro millenial del movimiento provida en Estados Unidos.

Admitiré que, cuando leí las primeras páginas del libro, pensé que sería una historia personal tierna y algo cliché sobre fe y superación de dificultades. El tipo de cosas que se leen un domingo después de un par de semanas de preparar un trabajo o de hacer una lectura pesada.

Acepto que me equivoqué.

Fighting for Life es un relato desgarrador y crudo del peor lado de la industria del aborto (¿hay siquiera un lado bueno?) y de sus esfuerzos por sabotear el movimiento provida. El aborto es un tema que me apasiona profundamente (especialmente ahora como padre de un niño no nacido), pero intentaré centrarme sólo en un par de puntos que me llamaron la atención.

A los sordos se les grita

Fighting for Life - Flannery O'Connor
“A los sordos se les grita, y a los casi ciegos se les dibujan figuras grandes y brillantes”, dijo Flannery O’Connor (New Georgia Encyclopedia)

Lo admito. Aunque soy provida, no me gustaban algunas de las tácticas crudas que utilizan algunos provida como mostrar los procedimientos de aborto y hablar del aborto como un genocidio. Yo, ingenuamente, pensaba que era innecesario. No necesitaba eso para saber que el aborto era uno de los crímenes más atroces de nuestros días.

Uno puede encontrar un ejemplo de estas descripciones sangrientas en Fighting for Life (traducción propia):

Los abortos tempranos, en el primer trimestre, suelen utilizar instrumentos de succión para desgarrar al bebé en desarrollo y sacarlo del útero. En los últimos veinte años, la industria del aborto ha impulsado cada vez más la droga Mifepristona o RU486 para envenenar y matar al niño en desarrollo y luego provocar un aborto artificial. Los abortos posteriores, en el segundo trimestre, suelen realizarse con fórceps para arrancar al bebé del útero, entero o en trozos. En etapas más avanzadas y en el tercer trimestre, los abortistas pueden matar primero al niño prematuro con una inyección química, antes de desgarrarlo con fórceps o inducir el parto del bebé muerto.

Traducción propia.

Pero esto no va a dirigido a personas como yo.

Constantemente criticada por la naturaleza violenta de sus escritos, Flannery O’Connor dijo una vez: “debes dejar clara tu visión sacudiendo a quien te lee: a los sordos se les grita, y a los casi ciegos se les dibujan figuras grandes y brillantes”. 

Nuestra época está cegada. La mayoría de la gente no conoce la naturaleza tan profundamente cruel del aborto. Y, a veces, esta es la única manera de despertarlos.

De hecho, Lila Rose se implicó en el movimiento provida por un evento similar:

Sabía que mis padres estaban suscritos al boletín del National Right to Life. Rebuscando por la casa, encontré un ejemplar reciente. El boletín incluía diagramas que mostraban las cuatro etapas de un aborto D&X, abreviatura de “dilatación y extracción”, a veces llamado “aborto de nacimiento parcial”. (…) Mostraban a un bebé completamente formado que nacía con los pies por delante, hasta el cuello. Con las piernas del bebé colgando y dando patadas y su cabeza todavía en el canal de parto, el médico le perforó el cuello con unas tijeras y luego colocó un tubo de succión dentro de su cráneo. Con el cerebro succionado, su cráneo se colapsó y fue sacado del canal de parto muerto.

(Traducción propia).

Los activistas a favor del aborto suelen defender estas prácticas intentando reducir su importancia diciendo que son extremadamente raras o negando rotundamente su naturaleza. Pero el aborto tardío es un asesinato brutal. Por supuesto, no es demasiado común, pero según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), 5,341 mujeres tuvieron un aborto tardío en 2018. Un solo aborto tardío es más de lo que deberíamos tolerar. Según toda medida científica, un bebé de 24 semanas es un ser humano. Todos tenemos un amigo o dos que nacieron a los 6 o 7 meses.

Con esto no intento minimizar el aborto en general. Un bebé de dos semanas es tan persona como uno de 24. Pero el aborto tardío es tan brutal e inhumano que casi hay que ser un psicópata para no oponerse a él. Por supuesto, la mayoría de las personas proaborto “moderados” dirán que están en contra, pero no hacen nada al respecto. 

¿Acabo de decir que los proaborto son psicópatas? No. La mayoría de los proabortistas, de hecho, tienen una conciencia moral generalmente clara. No son malvados. No son monstruos. Aman a sus hijos y pueden ser tus amigos, vecinos y familiares. Pero, ¿cómo pueden apoyar una práctica tan brutal o, al menos, no les importa mucho?

Lila Rose tiene un don para incorporar profundas ideas filosóficas en su escritura de una manera que sus lectores pueden entender fácilmente. El mejor ejemplo es cómo explica la noción de Hannah Arendt sobre la banalidad del mal:

En 1963, la filósofa y escritora judía Hannah Arendt, que había huido de Alemania con la llegada de Hitler al poder, acuñó la frase “banalidad del mal” en su reportaje sobre el juicio a Adolph Eichmann. El término “banal” significa “obvio” y “aburrido”, algo que no tiene importancia. Uno de los principales arquitectos del Holocausto, Eichmann, calvo y con gafas, parecía más un empleado de banca corriente que un verdugo responsable de un genocidio. 

(Traducción propia).

La mayoría de los que están a favor del aborto no son malas personas, simplemente están ciegos. No se preocupan por un bebé en el vientre materno porque no creen que sea humano y no piensan que tenga una dignidad intrínseca. De hecho, si les haces saber lo bárbaro que puede ser un aborto, muchos ni siquiera lo creerán. Suena demasiado bárbaro para ser permitido en una sociedad tan avanzada como la nuestra: simplemente no puede ser posible, suelen pensar.

Fighting for Life muestra la brutalidad de Planned Parenthood

Planned Parenthood es el mayor proveedor de abortos en Estados Unidos (Wikimedia Commons)

Por supuesto, hablar de Fighting for Life sin hablar de Planned Parenthood no tendría mucho sentido. La mayor parte del libro gira en torno a mostrar la brutalidad del trabajo de Planned Parenthood, financiado por los contribuyentes americanos. Desgraciadamente, Fighting for Life no es una historia como la de Erin Brockovich, en la que una sola mujer acaba con un imperio corporativo. No tiene un final feliz, pero sólo porque el final no ha llegado.

Pero probablemente lo mejor de Fighting for Life es cómo cuenta su propia historia contra Planned Parenthood, comenzando como una estudiante de 19 años que iba de incógnito para mostrar cómo cientos de clínicas de Planned Parenthood estaban en plena disposición de encubrir violaciones de menores y tráfico de personas, recibir donaciones de donantes racistas que querían matar bebés negros y promover los abortos selectivos por sexo. 

Aunque Planned Parenthood se presenta a sí misma como una organización de planificación familiar que ayuda a las mujeres a tomar decisiones sobre cómo traer un hijo al mundo, las investigaciones de Live Action mostraron que la palabra “adopción” rara vez se menciona en estas “sesiones de asesoramiento”.

¿Ha tenido algún efecto todo este trabajo? Rose afirma que “en 2006, antes de que lanzáramos nuestra primera investigación sobre Planned Parenthood, el 41 % de los americanos se consideraban provida. En 2013, esa cifra había aumentado hasta el 48 %, a pesar del control de Planned Parenthood sobre la Casa Blanca y los medios de comunicación”, y si vamos más lejos, en 1996, el 56 % se consideraba prochoice.

¿Puede sobrevivir la causa provida en un Estado liberal?

El siempre polémico Michel Houellebecq escribió un ensayo en medio de la posible legalización de la eutanasia en Francia donde dijo

Cuando un país —una sociedad, una civilización— llega al punto de legalizar la eutanasia, pierde a mis ojos todo derecho al respeto. A partir de ese momento, no sólo es legítimo, sino deseable, destruirlo; para que otra cosa —otro país, otra sociedad, otra civilización— pueda tener la oportunidad de surgir.

(Traducción propia)

Lo mismo podemos decir del aborto. No quiero poner palabras en la boca de Lila Rose, pero la pregunta que me rondaba por la cabeza a lo largo del libro era si podríamos seguir llamando felizmente “legítimo” a un sistema político que permite y celebra el asesinato de los más débiles en manos de sus propias madres. Citando las palabras de la Madre Teresa de Calcuta, citadas en Fighting For Life: “Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podemos decir a otras personas que no se maten entre sí?”.

Yendo aún más lejos, el liberalismo supuestamente promueve un mercado de ideas donde pueden coexistir diferentes puntos de vista sobre un tema. Pero si eres un activista provida, has descubierto que esto es una mentira mucho antes de que las grandes tecnológicas empezaran a suprimir los puntos de vista conservadores el año pasado. Lila Rose explica la censura que sufrió Live Action en Twitter y Facebook:

Para continuar con la publicidad, se nos dijo que tendríamos que eliminar las imágenes de ultrasonidos, nuestras investigaciones encubiertas, todas las referencias al aborto y todas las críticas a Planned Parenthood, no sólo de nuestros canales de Twitter, sino también de nuestra página web. En cambio, a Planned Parenthood se le permitió seguir haciendo publicidad, gastando cientos de miles de dólares al año en la promoción de tuits a favor del aborto.

(Traducción propia).

En conclusión, Fighting for Life es un libro emocionante, esperanzador y a la vez desgarrador sobre la mayor injusticia de nuestro tiempo. Me gustaría tener más espacio para comentarlo, pero creo que todos los argumentos contra el aborto se pueden resumir en dos: que la vida vale la pena y que abrazar la vida es uno de los mayores actos que puede hacer un ser humano. O, en palabras de Lila Rose: “La vida de un nuevo niño siempre es buena. Una nueva vida siempre merece ser celebrada, no importa cómo haya llegado a existir”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
geopolíticos, El American

El mundo nuevamente se divide en 2 grandes bloques geopolíticos enfrentados

Next Article
Kamala-Harris-2024

Fiscal general de Arizona pide a Biden despedir a Harris como zar fronterizo por ignorar crisis

Related Posts
Total
0
Share