fbpx
innovación capitalismo

Los fines de semana existen gracias al capitalismo

La productividad y los mercados libres crearon el fin de semana

Por Julian Adorney

Cada año o dos, vemos nuevos llamados por semanas de trabajo de 30 horas. Uno de ellos fue el de Harlan Green, editor de populareconomics.com. Es hora de poner este asunto a descansar: las leyes que ordenan una semana de trabajo más corta perjudican a los mismos trabajadores que pretenden ayudar.

La idea de que necesitamos leyes de semana laboral máxima para proteger a los trabajadores es un mito: el capitalismo ha reducido las horas de trabajo de los trabajadores incluso en ausencia de tales leyes. El economista Robert Whaples señala que la semana laboral promedio ha ido disminuyendo desde la década de 1830.

En 1938, cuando el presidente Roosevelt firmó la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA) que ordenaba una semana laboral de 40 horas, tal ley era virtualmente innecesaria. Durante el siglo anterior, las fuerzas del mercado habían hecho que la semana laboral promedio en la manufactura pasara de casi 70 horas a poco más de 50. Otras industrias eran aún más bajas. En 1930, por ejemplo, los trabajadores del ferrocarril trabajaban un promedio de 42,9 horas semanales. Los mineros del carbón trabajaban un promedio de sólo 27 horas.

Henry Ford implementó una semana laboral de 40 horas en 1926 porque creía que los consumidores con más tiempo libre comprarían más productos. Otras grandes empresas siguieron el ejemplo; sólo un año después, 262 grandes empresas habían adoptado la semana laboral de cinco días. Por primera vez, la gente experimentó los fines de semana libres de trabajo.

Este cambio no fue producto de la legislación laboral. Las pocas leyes salariales dispersas que tenía Estados Unidos antes de la FSLA fueron declaradas en gran parte inaplicables por la Corte Suprema de la era Lochner, que reconoció la legalidad de cualquier contrato empleado-empleador, independientemente de cuántas horas fueran.

La verdad es que los empleados no son impotentes. En un mercado competitivo, pueden negociar con su jefe, sabiendo que si no les gusta el trato que ofrece, pueden trasladarse a otra empresa.

Lo que mantuvo las semanas de trabajo durante mucho tiempo en el siglo XIX fue lo mismo que empujó a los agricultores a emplear a sus hijos: la productividad era baja, y la gente tenía que trabajar 70-80 horas si quería producir lo suficiente para mantener la comida en la mesa. Esto no era culpa de los empleadores explotadores, a menos que los padres cuenten como explotadores. Fue culpa de una economía subdesarrollada.

A medida que la productividad y los salarios aumentan, los empleados pueden vivir con menos mano de obra, lo que les da un incentivo para negociar – con éxito, como hemos visto – por una semana de trabajo más corta.

Pero si la explotación no prolonga la semana laboral, ¿por qué no ha seguido disminuyendo desde 1938?

Uno de los factores es que los salarios han ido aumentando (contrario a  lo que afirman los progresistas), lo que aumenta el costo de oportunidad de no trabajar. Los empleados están eligiendo trabajar más y comprar más bienes en lugar de tener más tiempo libre. El aumento de los salarios hace que la perspectiva de trabajar más horas sea más atractiva de lo que solía ser.

Otra es que la semana laboral se está reduciendo, y empresas como Treehouse están experimentando con una semana laboral de 32 horas.

Así que las leyes de la semana laboral máxima no ayudan a los trabajadores. Pero lo que es peor: tales regulaciones realmente dañan la capacidad de los trabajadores para ganarse la vida.

Los trabajadores son pagados en base a lo que producen, y si no trabajan tanto, no producen tanto y no pueden ganar tanto. Las leyes sobre el máximo de horas reducen la capacidad de los trabajadores de aumentar sus ingresos trabajando más horas y produciendo más.

Esto es algo que los organizadores laborales han sabido desde hace mucho tiempo. Terence Powderly, presidente de los Caballeros del Trabajo en la década de 1880, señaló que los empleados en realidad no querían tener menos horas de trabajo si eso reducía su salario diario, pero esa fue la contrapartida que crearon las huelgas y las leyes laborales.

Los defensores de las leyes de la semana laboral máxima argumentan que crean más empleos al repartir el trabajo. Escribiendo para la Nación, Michelle Chen argumenta que, “Un estudio de la Federación Nacional de Minoristas concede que las reformas de horas extras [que esencialmente hacen cumplir la semana laboral de 40 horas de la FLSA] tendrán un efecto de creación de empleo al fomentar nuevas contrataciones”.

Si los empleadores pueden exprimir a John durante 60 horas a la semana, lo harán; pero si sólo pueden hacerle trabajar 40, entonces se verán obligados a contratar a alguien más para ayudar a John.

Esto está mal por dos razones. El trabajador contratado para ayudar a John no será tan eficiente como John (si lo fuera, el empleador lo habría contratado de todos modos), por lo que transferir el trabajo de John a la nueva persona contratada hará que la empresa sea menos eficiente. Eso podría significar precios más altos, menos producción, menos capacidad de expansión, o las tres cosas.

Además, esto sólo ayuda a los desempleados a expensas de los empleados. Si John quería o necesitaba las horas, mala suerte para él, ya que acaba de aceptar un recorte involuntario del 33 % de su salario para contratar al nuevo tipo.

Si queremos crear puestos de trabajo, hay mejores maneras que estos juegos negativos que castigan tanto a los trabajadores como a las empresas.

Una semana de 30 horas no es imposible o incluso necesariamente indeseable. Pero si queremos ayudar a los trabajadores, dejaremos que ellos decidan cuándo y cómo nos llevan allí, no los políticos.


Julian Adorney es colaborador de Young Voices. Ha escrito para FEE, Playboy, National Review, The Federalist.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
China

Cómo China usó a Nicolás Maduro para robar datos a compañías estadounidenses

Next Article

Junta directiva del Nasdaq busca imponer cuotas de diversidad

Related Posts

El récord de Trump

La responsabilidad individual, el amor a la patria, el respeto a la ley y a su imperio, la creencia en un orden trascendental superior, la subscripción al sistema de libre empresa y la comprensión de que la libertad es el derecho natural más preciado, fueron las directrices morales que impulsaron las políticas del 45º presidente
Total
0
Share