fbpx
Florida, De Santis, estado libre, El American

Florida: un estado libre

Esto no ha sido una coincidencia. Ha sido el resultado directo de las políticas específicas que rechazaron el “consejo” del estatismo, el cientifismo político de la izquierda que insistió en un enfoque monolítico del problema

[Read in English]

Antes y durante la Guerra Civil americana, los estados se clasificaban como “libres” o “esclavos”. Ese conflicto armado tan horrible, pero inevitable y necesario, zanjó la cuestión de la esclavitud y unificó la “casa dividida” que tan elocuentemente describió Abraham Lincoln en su discurso de 1858.

Hoy en día, también vemos diferencias fundamentales en la cantidad y la calidad de la libertad que disfrutan los ciudadanos de Estados Unidos, que vienen determinadas por el estado en el que viven. La “casa dividida“, se atestigua ahora, no necesariamente a causa de la geografía. Es atribuible al partido político en el poder, pero aún más, está cosida por la ideología. El virus “hecho en China” ha puesto el escenario que ha cristalizado esta gran división entre los Estados Unidos. La libertad es abundante en algunos lugares, pero es un bien racionado en otros. Florida es un estado libre.

Florida rechaza el estatismo

Bajo la administración de Ronald Dion DeSantis (Ron DeSantis), el 46º gobernador de Florida, el “Estado del Sol” ha tenido una mucha mejor experiencia que la mayoría de los estados grandes durante el coronavirus en todas las categorías medibles. Esto no ha sido una coincidencia. Ha sido el resultado directo de las políticas específicas que rechazaron el “consejo” del estatismo, el cientifismo político de la izquierda que insistió en un enfoque monolítico del problema.

DeSantis, con el apoyo de la legislatura estatal dominada por los republicanos, fue capaz de poner en juego una propuesta integral para hacer frente a la pandemia, asegurando al mismo tiempo, que se abordara el bienestar general de los floridanos, incluyendo la más seminal de las preocupaciones cívicas, la libertad del pueblo.

“Todos los floridanos tienen derecho a ganarse la vida. Florida está abierta, y te cubrimos la espalda”, tuiteó DeSantis recientemente. Esta declaración es audaz y revolucionaria. Mientras la izquierda ha tenido un frenesí socialista castigando la voluntad de la sociedad de trabajar y ser virtuosa en lugares como Nueva York, Nueva Jersey, Michigan y California, el jefe ejecutivo de Florida ha calificado de “derecho” el deseo del pueblo de ser laborioso y económicamente autosuficiente.    

Una forma de medir el éxito de un sistema político es cómo la gente vota con los pies. Cuando el 20 % de la población cubana y venezolana ha abandonado sus países para exiliarse, esto te indica que las cosas no están funcionando bien allí. ¿Cuál es el denominador común? El socialismo y la falta de libertad.

En principio, existe un paralelismo entre el éxodo de los americanos de los estados azules y de izquierdas autoritarios y el de lugares centrados en la libertad como Florida. La estampida de neoyorquinos que huyen permanentemente al Estado del Sol tiene mucho más que ver con el clima sociopolítico, que con el clima subtropical.   

Hace unos días, durante una entrevista en el programa “Primetime” de Fox News con la periodista María Baritromo, DeSantis expuso los argumentos, apoyados en pruebas empíricas, sobre el curso alternativo y mejor para hacer frente a una pandemia patógena. El enfoque aplicado en Florida ha sido casi la misma trayectoria pragmática idéntica propugnada por el presidente Donald Trump y ha sido así realizado en los países nórdicos de Finlandia, Noruega y Dinamarca, donde hubo cierres parciales y selectivos, y en Suecia, donde no hubo ningún cierre.

No es una coincidencia que, al igual que las tasas generales de mortalidad e infección de los cuatro países nórdicos citados, sean mucho mejores que las de sus vecinos de cierre draconiano, como Italia, Alemania, Gran Bretaña y Francia, el Estado del Sol haya superado a los fanáticos del cierre como Nueva York, Nueva Jersey, Michigan y California (por nombrar sólo algunos). 

La clave del éxito seguido por Florida, Finlandia, Noruega, Dinamarca y Suecia ha sido la primacía otorgada a la libertad en el sentido panorámico del pacto social. Por ello, sin duda, los dirigentes políticos merecen un reconocimiento. Durante la citada entrevista en Fox, DeSantis dijo responsablemente que “los cierres no funcionan”. Adoptando una estrategia de gran capacidad para hacer frente a todos los males que son consecuentes en una pandemia, algo que los estados azules y autoritarios se negaron a hacer, Florida insistió en que las escuelas aceptaran a los estudiantes, que la economía permaneciera abierta, potenciando así la normalidad como un pilar incrustado.  

Los resultados de la exitosa ruta de Florida son visibles de muchas maneras, como destacó el gobernador a Baritromo. La venta de viviendas subió un 24 % en 2020, las rentas estatales superaron la cantidad prevista en más de 330 millones de dólares, y tiene la 26ª tasa de mortalidad per cápita más baja del país, a pesar de tener la segunda población de mayores. Este último hecho es atribuible directamente a las políticas dirigidas por DeSantis para tratar a los ancianos durante la pandemia y contrasta en gran medida con las ordenadas por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, sobre este mismo asunto. 

DeSantis prohibió a los hospitales dar de alta a los pacientes del COVID-19 y enviarlos a residencias de ancianos. Cuomo, el favorito de la élite de la izquierda, hizo exactamente lo contrario. Los ancianos de Nueva York pagaron muy caro su negligencia. El gobernador de Florida ha dirigido un enfoque basado en la ciencia. Amplias pruebas demuestran que el virus chino comunista golpea a los ancianos y frágiles en un número desproporcionado. Por lo tanto, DeSantis, desde el principio, los protegió y ahora con el despliegue de la vacuna, los ha priorizado como sus destinatarios con la iniciativa “Ancianos Primeros”. En consecuencia, Florida ya ha vacunado a más de un millón de ancianos en todo el estado.

La libertad, factor fundamental en una democracia, necesita del Estado de derecho como salvaguarda y como ejecutor de la justicia. Los disturbios comunistas llevados a cabo por “Black Lives Matter” y “Antifa” en más de 140 ciudades durante la primavera y el verano de 2020, fueron testigos de una tolerancia despreciable hacia la anarquía e, irónicamente, de un llamamiento simultáneo para desfinanciar a la policía por parte de los políticos de izquierda.

DeSantis mostró la posición polarmente opuesta. Florida no ha sido hospitalaria con el vandalismo generalizado, los incendios provocados y los saqueos que han asolado ciudades y estados azules. Esta muestra de “tolerancia cero” hacia la conducta delictiva, ha permitido a los ciudadanos de Florida un nivel de seguridad para disfrutar de su libertad. Durante la próxima sesión legislativa de marzo, DeSantis ya ha anunciado su interés en firmar una legislación antidisturbios para asegurarse de que los floridanos sigan libres de estos elementos subversivos.

El conservadurismo que practica el abogado graduado en Harvard, veterano de la guerra de Irak, ex miembro de la Cámara de Representantes y ahora gobernador de Florida, ha colocado a DeSantis en la posición cómoda de estar en la lista de los principales aspirantes republicanos a la presidencia en 2024. Florida, un estado libre, podría convertirse en un agente exitoso de contagio para Estados Unidos. El país ciertamente estaría mejor por ello. Si tiene alguna duda, visite Florida.    

1 comment
  1. Tiene Ud. Toda la razón . Vivo en South Dakota donde también prima la libertad y la constitución y solo he conocido a una sola persona que contrajo el Covid – ya se recuperó hace meses- y claro está que somos bien pocos en comparación a la Florida pero aún así no sufrimos los estragos económicos ni la devastación insensata producida por medidas arbitrarias y anti científicas de la izquierda . El estado está creciendo y muchas familias están viniendo de Washington, Oregon, NY, California y de Illinois en busca de libertad ( aunque haya más frío) , propiedad asequible , acato a la ley y limpieza en el entorno público .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
amazon, Trabajadores de Amazon dicen “no” a crear un sindicato

Amazon quiere un salario mínimo de $ 15 la hora... y monopolizar el retail

Next Article
biden, china, asesores

Los vínculos de asesores de Biden con el Ejército del Partido Comunista chino

Related Posts
Total
123
Share