fbpx



Britney

#FreeBritney y la importancia de la autodeterminación

Con demasiada frecuencia, la respuesta de nuestra sociedad a la vulnerabilidad es “proteger” a las personas de sí mismas, despojándolas de sus derechos y libertades

Por Hannah Cox

El New York Times y FX estrenaron recientemente un nuevo documental en Hulu llamado Framing Britney Spears, y rápidamente catapultó a la cantante pop de nuevo a la actualidad. El programa presenta un relato desgarrador de la precipitada caída en desgracia de la Princesa del Pop entre 2007-2008 y reexamina los acontecimientos que la llevaron a ello.

Britney fue una vez una de las personas más famosas del planeta. Su éxito fue asombroso. Apareció en innumerables portadas de revistas, los paparazzi seguían cada uno de sus pasos, e incluso a los americanos no interesados en la escena pop les resultaba difícil no saber los detalles íntimos de su vida.

Sin embargo, tras una crisis mental que se volvió pública en 2007, la vida de Britney empezó a desmoronarse. Su padre, Jamie Spears, obtuvo el control legal total tanto de sus finanzas como de su vida personal, junto a otro abogado. Y desde ese momento, Spears estuvo muy vigilada y controlada. Perdió la custodia principal de sus hijos. Al parecer, recibe una asignación semanal y se le exige que registre todos sus gastos. No se le permitió tomar decisiones unilaterales sobre su vida de pareja, sus negocios o sus propiedades. Esencialmente, fue despojada de su libertad y de la mayor parte de sus libertades civiles.

Es preocupante pensar que semejante destino pueda llegarle a cualquiera, y más aún a una persona que tenía tanta influencia anteriormente. Y en consecuencia, muchos fans se han unido en el movimiento #FreeBritney que busca influir en su batalla legal. El documental ha servido como grito de guerra en este esfuerzo, el cual incluye un número creciente de otras celebridades.

Resulta preocupante pensar que un destino así le pueda ocurrir a cualquiera, y más aún a una persona que en su día tuviera tanta influencia.

En primer lugar, el movimiento trata de concienciar sobre la naturaleza de las tutelas, que es el acuerdo legal en el que se encuentra Spears. Aunque el caso de Britney puede sonar inusual para el público en general, las tutelas existen desde hace tiempo, aunque normalmente se refieren a ancianos o a personas con discapacidad.

Una tutela es cuando un juez nombra a un tutor para que supervise los asuntos financieros y/o la vida diaria de otra persona debido a sus limitaciones físicas o mentales. A esa persona se la denomina persona protegida o tutelada, un estatus legal similar al de un niño en relación con sus padres.

Esencialmente, las “tutelas” están destinadas a aquellas personas cuyas funciones cognitivas las hacen vulnerables a que se aprovechen de ellas. Pueden ayudar a las familias a asegurarse de que sus seres queridos no sean estafados con dinero, que reciban la atención sanitaria que puedan necesitar y que no sean engañados en otras situaciones, como el matrimonio, por personas que pretendan aprovecharse de ellos.

Podría decirse que esta medida tiene cabida en una sociedad libre. Cuando los niños están creciendo, esperamos que sus padres satisfagan sus necesidades, los protejan de personas malintencionadas y protejan su bienestar. Pero una vez que una persona cumple dieciocho años en USA, las familias se ven despojadas de esta capacidad, independientemente del estado mental o las capacidades de su ser querido. Así que es fácil imaginar por qué las tutelas podrían ser una intervención legal necesaria para un adulto que tiene demencia, psicosis o una lesión cerebral traumática.

Pero, como muestra el documental, estos casos no siempre son tan sencillos.

A medida que una nueva generación se enfrenta a la información proporcionada por la película, la gente ve la difícil situación de Spears bajo una nueva luz, una que se nutre de nuestra comprensión moderna de los problemas de salud mental, la autonomía femenina y el maltrato por parte de los medios de comunicación de muchas celebridades jóvenes. El documental cuestiona si lo que le ocurrió a Britney le ocurriría a un hombre en los Estados Unidos.

Presenta una serie de viejos clips de los medios de comunicación que pueden revolverte el estómago. Periodistas masculinos y mayores le preguntan a una Britney adolescente sobre sus pechos y su virginidad. Comediantes y presentadores de programas de entrevistas se burlan de sus problemas de salud mental. La exprimera dama de Maryland declara públicamente que le desea la muerte a Britney. Un Justin Timberlake más joven bromea en la radio sobre la posibilidad de quitarle la virginidad a Spears y juega con su reputación para vender discos. Y unos medios de comunicación implacables acechan a Spears y la llevan al límite mientras intenta desesperadamente proteger a sus hijos pequeños de las cámaras.

Es fácil ver cómo cualquiera podría quebrarse ante semejante trato.

A la luz de estas circunstancias, los partidarios del movimiento #FreeBritney creen que a Britney fue injustamente puesta bajo tutela. Muchos argumentan que estas drásticas medidas a largo plazo son excesivas y sospechan que Spears simplemente sufría una depresión posparto en el momento de su crisis, como consecuencia de los embarazos consecutivos, la ruptura de su matrimonio y el trato que recibe de los medios de comunicación y la sociedad en general.

Otros cuestionan que su estado de salud justifique la supresión permanente de sus derechos, señalando el hecho de que la cantante sigue trabajando a un nivel muy rentable y prolífico. De hecho, su patrimonio está valorado actualmente en 59 millones de dólares, en gran parte como resultado de los múltiples nuevos álbumes, giras, apariciones en televisión e incluso una exitosa residencia de conciertos en Las Vegas durante los últimos doce años.

Britney
Britney Spears en agosto de 2011, durante la entrega de los Video Music Awards de MTV (EFE)

En última instancia, el público en general no conoce los detalles del estado mental de Spears, ya que los registros de su caso han sido sellados a petición de su padre. Lo que sí sabemos es esto.

En 2020, Britney solicitó al tribunal que Jamie Spears dejara de ser su tutor y pidió que una institución financiera estuviera al frente. Ella se ha negado a actuar en el escenario hasta que se produzca dicho cambio. Y a través de sus abogados, Britney ha indicado que no quiere que el secreto rodee las circunstancias de su caso.

“La propia Britney se opone con vehemencia a este esfuerzo de su padre por mantener su lucha legal escondida en el armario como un secreto familiar”, escribió su abogado.

La tutela de Spears puede estar justificada o no, eso está por verse. Pero su caso ha puesto de relieve un sistema que se presta a los abusos, y Spears no sería la primera víctima de una tutela.

En 2016, un comité especial para la vejez del Senado de USA. encontró casi treinta casos de abuso de tutela cubiertos por los medios de comunicación sólo en el último año. La mayoría de las víctimas eran mujeres, y la mitad de ellas vivían en centros de atención. Según un informe de la AARP de 2013, 1.5 millones de americanos están bajo tutela en un momento dado, y muchas de esas personas acaban siendo víctimas. Una revisión de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de 2010 descubrió que se robaron 5.4 millones de dólares en activos a 158 víctimas tras su revisión de sólo 20 casos (los tutores designados por el tribunal suelen supervisar a varios pupilos).

Desde luego, Spears no sería la primera víctima de una tutela.

En Ohio, Paul Kormanik actuó como curador profesional de más de 400 personas. Malversó 40,000 dólares de cuatro de ellos. Uno de los hijos de la víctima afirmó que nunca conoció a su madre, y a otro de sus tutelados se le negó la atención médica porque Kormanik no rellenó los formularios necesarios de Medicaid. En California, Thelma Gums fue sometida a una tutela supervisada por su hija, que luego firmó la cesión de sus bienes a ella misma en un intento por dejar a sus hermanos sin su herencia. Y éstas son sólo algunas de las historias.

Resulta trágicamente irónico que un sistema destinado a evitar la explotación de los vulnerables, la esté permitiendo en muchos casos.

El riesgo de abuso, unido a la gravedad de la supresión de los derechos de una persona, subraya la importancia de tratar las tutelas como un último recurso. Y cuando se apliquen, deben ir acompañadas de una revisión rigurosa, controles y equilibrios, y vías para que las personas recuperen sus libertades. Pero dado que estos procesos no existen actualmente, está claro que este sistema necesita una reforma.

La tutela es una negación casi total del derecho natural a la autodeterminación, que muchos filósofos consideran el más fundamental de nuestros derechos. En su obra fundamental, Dos Tratados sobre el Gobierno, John Locke analizó este principio fundamental y argumentó que todo individuo tiene derecho a decidir lo que será de sí mismo, lo que hará, y el derecho a cosechar los beneficios de esas elecciones. Las ideas de Locke influyeron profundamente en la tradición estadounidense de libertad y derechos, consagrada en la Declaración de Independencia y en nuestra Constitución y sistema jurídico. Tienes derecho a forjar tu propio destino. ¿Hay algún concepto más cercano a nuestros valores que ése?

Las tutelas presentan y ponen de manifiesto problemas más profundos, más allá de la posibilidad de abuso. Con demasiada frecuencia, la respuesta de nuestra sociedad a la vulnerabilidad consiste en “proteger” a las personas de sí mismas, despojándolas de sus derechos y libertades. Refleja una mentalidad paternalista que justifica el trato de los adultos como niños indefensos siempre que sea “por su propio bien”.

Con demasiada frecuencia, la respuesta de nuestra sociedad a la vulnerabilidad es “proteger” a las personas de sí mismas, despojándolas de sus derechos y libertades.

Esta preocupante actitud social es visible en más de un aspecto. Pensemos en nuestra disposición a encarcelar a los drogadictos, trastocando sus vidas y encerrándolos en condiciones miserables para “protegerlos”. O miren la respuesta de nuestros líderes a la pandemia, confinando a la gente en sus casas y destruyendo sus sustentos de vida, para “protegerlos” de una enfermedad que sólo pueden pretender controlar.

Estos ejemplos retratan un concepto que hace tiempo que sabemos que es cierto: el poder corrompe. Y cuanto más poder se otorgue a la gente sobre la vida de los demás, más degradación podemos prever.

El poder casi total que los curadores tienen sobre sus pupilos ha llevado a la gente a explotar y victimizar incluso a la familia. Y el poder discrecional, casi total, sobre nuestras vidas que le hemos otorgado al gobierno en la era del encarcelamiento masivo y los encierros ha llevado a abusos y tragedias horribles.

En su libro La Democracia en América, Alejandro de Tocqueville advirtió a los americanos contra esa extralimitación, escribiendo: “…un poder inmenso y tutelar, que se encarga por sí solo de asegurar sus gratificaciones y de vigilar su destino. Ese poder es absoluto, minucioso, regular, providente y suave. Se asemejaría a la autoridad de un padre, si, como esa autoridad, su objeto fuera preparar a los hombres para la virilidad; pero busca, por el contrario, mantenerlos en una perpetua infancia…”.

Un exceso de autoridad sobre la vida de individuos autónomos conduce a una cultura abatida y dependiente en la que los seres humanos no llegan a desarrollar todo su potencial. Eliminar la propiedad de los adultos es una pendiente social resbaladiza que en última instancia conduce a la erosión de la libertad y la justicia para todos.

El movimiento #FreeBritney tiene muchos aciertos, y me uno a ellos en su lucha por la libertad individual. Pero también tenemos que extender esa lucha por la libertad a toda América, reavivando los principios de propiedad e independencia sobre los que se fundó este país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
guerra

Pensamientos sobre la maldición de la guerra

Next Article

Adam Smith demostró que las ideas importan

Related Posts
Total
1
Share