fbpx
GameStop, inversionistas, acciones

GameStop: ¿qué puede pasar con las personas que invirtieron en acciones de la empresa?

Un joven arriesgó la hipoteca de su casa para invertir en GameStop, todo bajo el lema de «vivir el momento»

[Read in English]

Sin duda la organización de los usuarios de Reddit para comprar en masa acciones en empresas que estaban yéndose a pique —como GameStop— fue una jugada out of context que ningún experto ni de Wall Street o las grandes firmas de gestión de inversiones o fondo de cobertura pudieron prever.

Es por ello que se generó una tormenta perfecta para que un grupo de analistas e inversionistas pequeños —primero—, sumado a la gran masa de entusiastas y personas más inexpertas —después—, pudieran propinarles un gran golpe a varios de los agentes más preparados del mundo para invertir en la bolsa.

Los analistas del foro de Reddit que detectaron la posibilidad de dar un golpe al mercado comprando acciones en masa en empresas como GameStop hicieron algo fantástico, pero, al mismo tiempo, el éxito o no de las muchas personas que invirtieron en las empresas que se iban a pique aún está por verse en los próximos meses.

Hace unos días conversé con alguien que conoce ampliamente el tema de la bolsa y los valores de mercado, y comentó que hubo dos factores importantes en esta situación: positivismo imponiéndose al negativismo financiero y la cuota especulativa dentro de la avalancha de personas que se lanzó a comprar acciones.

El dato neto es el siguiente: las acciones de GameStop pasaron de valer 18 dólares a más de 300 dólares en horas y luego alcanzó un máximo de 469 dólares aproximadamente. Un aumento impresionante en cuestión de días. Pero ¿eso es suficiente para que los que adquirieron acciones ganen? La respuesta es: depende.

Hay quienes compraron acciones económicas al principio, luego de eso las vendieron y ganaron mucho dinero. Hay otros que pueden perder dinero. Precisamente los más inexpertos, que se unieron al ruido mediático y no midieron o analizaron las posibilidades de que las acciones de GameStop pueden caer.

Inversionistas en GameStop: un elemento out of context

Como se mencionó, lo que sucedió fue que, un evento fuera de contexto —los inversionistas pequeños comprando acciones en masa—, tomaron por sorpresa a los corredores en corto que apostaron a que estas compañías se iban a pique, ya que estaban potencialmente quebradas.

GameStop, Nokia, Blackberry, AMC, todas ellas, venían cayendo hace mucho tiempo por diversos factores. Así que la lógica dictaba que apostar en corto era inteligente.

Por ejemplo, la junta directiva de GameStop no hizo las cosas bien al no ajustarse a las necesidades de la sociedad actual. ¿Cómo se justifica que la empresa física de videojuegos más importante de USA no tenga una plataforma online para que los clientes puedan adquirir sus productos?

A esta mala decisión, por supuesto, la pandemia le pasó factura, pero la cuestión es que desde hace mucho tiempo venía perdiendo dinero.

Vaya y mire el comportamiento de las acciones de Blackberry en los últimos cinco días. Llegó a su máximo más grande de los últimos cinco años en cuestión de unas jornadas, pero ya volvieron a bajar, y es que simplemente ese es el valor real de esa compañía. Lamentablemente, el que invirtió dinero en Blackberry está corriendo el riesgo de perder algo de dinero, pues las acciones no subieron demasiado y bajaron en días. De $6 pasaron a $25 y de $25 a $14.

AMC igual. Su valor está subiendo y bajando de forma volátil. El mismo caso de Nokia, pero en valores más pequeños.  

Entonces, surge la duda: ¿el valor de GameStop —el caso más famoso de todos y donde más dinero hay en juego— está realmente sustentado o es producto de la especulación en el mercado?

Eso está por verse. Lo cierto es que si las ganancias futuras de GameStop no garantizan una valoración de 28 mil millones de dólares —lo que alcanzó la semana pasada— eventualmente sus acciones volverán a caer y, con ellas, todos los inversionistas pequeños que las compraron luego del frenesí mediático.

Ya está pasando, de hecho. De acuerdo con un artículo de revista Semana, un joven arriesgó la hipoteca de su casa para invertir en GameStop, todo bajo el lema de «vivir el momento». Está perdiendo mucho dinero, pero él se siente optimista.

La apuesta del chico se vio afectada justo después de que Robinhood y otros brókers frenaran las compras de acciones de GameStop. Claramente, el joven, como miles de usuarios, cargaron contra estas plataformas que permiten comprar y vender acciones en el mercado.

Hay quienes han alegado que estos brókers han ido en contra del libre mercado al frenar el flujo de compras, incluso demandaron al Robinhood por ello. Y esta es una opinión bastante respetable si se tiene en cuenta que benefició, independientemente de todo, a los corredores en corto para que sus pérdidas no fueran tan excesivamente grandes.

Eso es un hecho indiscutible.

Pero los expertos legales dicen que los brókers tienen amplio margen para impedir la compra de acciones ante situaciones especiales de gran volatilidad. Al mismo tiempo que se haya frenado la compra de acciones, si se tiene en cuenta el alto riesgo que implica invertir en GameStop en este momento, también se puede interpretar como una protección al usuario menos preparado para invertir.

Pero, al fin y al cabo, la gente tiene derecho a usar su dinero como se le antoje y nadie debería impedirlo. Aunque ese ideal nunca se ha aplicado en la realidad.

El problema principal es que, en el mundo de las finanzas, ante situaciones como la de GameStop, hay una serie de «seguros» para que la volatilidad no liquide a todos los actores —corredores en corto, brókers, corredores a la baja— y se puedan hacer las transacciones de forma ordenada manteniendo la armonía financiera.

Quien lo explica muy bien es el doctor en economía Juan Ramón Rallo, que subió un par de vídeos en su canal de YouTube desglosando todo el caso del aumento de acciones de GameStop y el posterior bloqueo de Robinhood.

El economista menciona que, pese a que él mismo creyó en la hipótesis de la manipulación del mercado, es un poco injusto caerle todos encima a Robinhood, ya que no fue el único bróker que bloqueó la compra de acciones de GameStop. Y si estas plataformas decidieron frenar las adquisiciones de acciones, fue porque la cámara de compensación o, léase, los reguladores, les pidieron una gran suma de dinero para garantizar que todas las operaciones se puedan llevar adelante sin inconvenientes.

Vídeo de Juan Rallo explicando el caso de Robinhood. (YouTube).

De acuerdo con un artículo de The Wall Street Journal, «Robinhood Markets Inc. bloqueó la semana pasada la negociación de valores volátiles como GameStop después de que una cámara de compensación pidiera 3,000 millones de dólares para respaldar las operaciones».

Información que proviene de declaraciones del director ejecutivo de Robinhood, Vlad Tenev, que conversó el domingo con Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, que también se unió al enjambre de pequeños inversores que adquirieron acciones de GameStop.

Pero queda la duda: ¿por qué solo se impidió la compra de acciones por unas horas? Las suficientes, por cierto, para que las acciones de GameStop bajaran su precio y los corredores en corto liquidaran sus acciones menos caras. Hasta que ese punto no sea explicado con claridad por los reguladores, la hipótesis sobre manipulación del mercado seguirá a la expectativa y cobrando fuerza.

¿Qué es seguro, entonces?

A estas alturas de la película hay varias situaciones claras: los corredores en corto, situados en los fondos de cobertura, perdieron fortunas. Y una serie de inversores pequeños les ganaron en el mercado imponiendo el valor del positivismo en largo sobre el negativismo en corto.

Pese a eso, lo cierto es que el valor de las acciones de GameStop tienen toda la pinta de ser una burbuja. Habrá que ver si la empresa física de videojuegos puede lograr un milagro de recuperación económica aprovechando el impulso, la publicidad y la revitalización del negocio, pero lo cierto es que, aun así, difícilmente puede llegar a valer lo que vale ahora.

¿A qué nos lleva esto? A que, si las acciones de GameStop son una burbuja y esta, en algún momento, explota, pues mucha gente que invirtió en estas acciones perderá dinero. Y nadie enviará un salvavidas.

La diferencia entre los fondos de cobertura y los inversionistas pequeños es que los primeros tienen la espalda suficiente para esperar a que las acciones vuelvan a bajar y demostrar que su apuesta es la ganadora. Aunque eso también está por verse.

Y, recuerden, en GameStop no solamente hay inversionistas pequeños, también hay firmas grandes con dinero en juego.

No solamente hay inversionistas pequeños detrás de las acciones de GameStop.

De igual forma, habrá que ver los desenlaces legales y qué sucederá con los brókers como Robinhood que se han visto afectados ante la opinión pública; aunque no todo sea su culpa, pues los reguladores también metieron el freno de mano para detener la compra de acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden PORTAAVIONES THEODORE ROOSEVELT

Indo-Pacífico, una región clave para la hegemonía de Estados Unidos

Next Article
cofundador del proyecto lincoln, John Weaver

Cofundador del Proyecto Lincoln envuelto en un gran escándalo de acoso sexual

Related Posts
Total
1
Share