fbpx
Gas Natural

¿Puede Europa prescindir del gas natural ruso?

Rusia provee hasta al 40 % de la demanda de gas natural europea

[Read in English]

Ante la creciente amenaza de invasión de Ucrania por parte de Rusia, Europa ha permanecido ambivalente. El último espectáculo fue un desafiante Vladimir Putin desmeritando en la misma rueda de prensa las declaraciones del presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien afirmaba que había voluntad de negociar, mientras que Putín parado a su lado lo negaba.

Este bochornoso evento resultó ser una muestra de poder geopolítico. Aunque, Rusia es una potencia militar, su economía difícilmente supera la de España y palidece frente al PIB de economías como la de Francia, el Reino Unido o Alemania y, por supuesto, Estados Unidos: todos estados miembros de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN).

El PIB de Francia duplica al de Rusia, sin embargo, Macrón palidece ante el riesgo de que Putin corte el suministro de gas natural a Europa. (EFE)
El PIB de Francia duplica al de Rusia, sin embargo, Macron palidece ante el riesgo de que Putin corte el suministro de gas natural a Europa. (EFE)

Rusia también tiene serios problemas internos en su economía, con una divisa que se devalúa cada vez más y un cúmulo de sanciones internacionales, que pueden llegar incluso a sacarla del sistema bancario mundial. Una guerra prolongada simplemente resulta insostenible para el Gobierno de Vladimir Putin e indeseada por el pueblo ruso.

El preciado gas natural ruso, el talón de Aquiles de Europa

Aun así, en la reunión entre los dos presidentes, fue Putin y no Macron quien parecía tener la sartén por el mango, o al menos tiene el gas natural que lo calienta, y proporciona hasta el 40 % de este hidrocarburo a Europa. Algo esencial para proveer electricidad y calefacción a millones de hogares europeos en invierno.

Is Biden to Blame For The Dramatic Rise of Inflation?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Los líderes europeos temen las consecuencias políticas y sociales que podría conllevar comprometer ese suministro de gas tan necesitado en el continente. Europa adolece de gran dependencia energética, tanto por carecer de fuentes propias como por su renuencia a usar el carbón y la energía nuclear.

La crisis de Ucrania ha hecho que los países europeos nuevamente vuelvan a reconsiderar sus fuentes de Gas Natural. (EFE)
La crisis de Ucrania ha hecho que los países europeos nuevamente reconsideren sus fuentes de gas natural. (EFE)

El gas natural representa hasta un quinto de las fuentes de energía en Europa y hasta un 20 % de la generación eléctrica. Si bien el 40 % de la demanda europea se abastece con el gas de Rusia, en algunos países como Suecia y Finlandia la dependencia es del 100 %. Polonia y Austria dependen en un 50 %; y Alemania en un 40 % del gas ruso.

Después de Rusia, el otro gran abastecedor, con un 30 %, es Noruega con sus yacimientos del Mar del Norte. En tercer lugar, está Argelia cuyo suministro llega a los países mediterráneos: España, Portugal, Italia y Francia.



Erdoğan afirma que Turquía e Israel pueden suplir a Europa de gas natural

“Podemos usar el gas natural israelí en nuestro país, y más allá de usarlo, también podemos trabajar en un esfuerzo conjunto en su pasaje hacia Europa”, manifestó el presidente de Turquía, Tayyip Erdoğan tras una visita a Ucrania.

El presidente de Israel, Isaac- Herzog visitará al país musulmán a mediados de marzo para tratar con Turquía la expansión del gasoducto, entre otros temas.

A pesar de que Israel desde el 2013 intensificó sus esfuerzos en exploración e incrementó considerablemente sus reservas de gas natural, el país de medio oriente apenas produce 333,000 millones de pies cúbicos (MMcf) de gas, mientras que Rusia, el segundo mayor producto de gas en el mundo, produce 22,000,000 MMcf anuales.

Solamente el consumo de gas en Alemania supera los 3,290,000 MMcf por lo que Israel no podría abastecer la demanda de un solo país, mucho menos la de la Unión Europea.


Incluso si a la propuesta de Erdoğan se le unen otras fuentes provenientes de Medio Oriente, el gasoducto de Irán y Azerbaiyán, por el que se conectaría la línea de gas israelí, no está terminado y solo llega hasta Grecia.

La Unión Europea mira al gas natural licuado de Estados Unidos como posible sustituto

La Unión Europea también ha mirado a Estados Unidos, como otra posible fuente de gas. En los últimos meses, las importaciones de gas natural licuado (GNL) provenientes de Estados Unidos a la Unión Europa han llegado a los 14,126 MMcf, lo que equivale a la cantidad para proveer gas a 17 millones de hogares en el Reino Unido en un día de invierno.

Desafortunadamente, las importaciones de GNL proveniente de Estados Unidos tienen que ser hechas a través de un barco, por lo que el gas natural tiene que ser congelado a una temperatura de menos 260 grados Fahrenheit (o menos 162 grados Celsius), lo que reduce el volumen del gas que en su estado natural ocuparía 600 veces más espacio.

Europa requiere ampliar su capacidad de regasificación de gas natural licuado para sustituir su dependencia de Rusia. (EFE)
Europa requiere ampliar su capacidad de regasificación de gas natural licuado para sustituir su dependencia de Rusia. (EFE)

Una vez arriba a puerto, el GNL tiene que volver a ser regasificado y puesto en circulación para alimentar la calefacción de los hogares europeos. Europa en el presente tiene alrededor de 29 plantas de regasificación; sin embargo, un estudio reciente de la consultora energética Argus, reveló que la capacidad para regasificar GNL simplemente es insuficiente para sustituir las importaciones de Rusia.

Otro problema surge por la ubicación de las plantas regasificadoras, de las cuales hasta un tercio se encuentran en la Península Ibérica, cuya red de gas no está ampliamente conectada con el resto de Europa, por lo que traer más gas proveniente del atlántico implicaría nuevas inversiones en gasoductos en el occidente del continente.

Aunque Europa se encuentra planeando ampliar su capacidad regasificadora, estos esfuerzos tomarán años, por lo que en el corto plazo, Europa continuará siendo dependiente del gas natural ruso.

Previous Article
Entra en vigor en Texas el «proyecto de ley del latido del corazón» que prohíbe el aborto a las seis semanas de gestación

Abortos en Texas se reducen a la mitad luego de ley que regula la práctica

Next Article
Constituyente chilena presentó proyecto que disuelve los poderes del Estado

Constituyente chilena presentó proyecto para disolver los poderes del Estado y volverlo comunista

Related Posts
Total
0
Share