fbpx
Georgia, Raphael Warnock - Georgia

Georgia: último debate debilitó al demócrata Raphael Warnock

La senadora republicana Kelly Loeffler y el demócrata Raphael Warnock se enfrentaron en un tenso debate por las elecciones en Georgia. El candidato demócrata prefirió eludir preguntas importantes

[Read in English]

Culminó el último debate público entre los candidatos de Georgia al Senado; una discusión televisada que dejó en evidencia que el próximo 5 de enero estará en juego el rumbo legislativo del país.

La senadora republicana Kelly Loeffler y el demócrata Raphael Warnock se enfrentaron en un tenso debate organizado por el Atlanta Press Club (APC); es la última vez que los dos candidatos estarán en el mismo escenario y donde los votantes pudieron comparar cada una de las visiones. 

El senador republicano David Perdue, quien aspira a la reelección, ha sido muy directo en afirmar que si él y Loeffler pierden, los demócratas «tendrán el poder de la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes. Harán lo que quieran».

Los resultados de esas elecciones determinarán qué partido controlará el Senado de Estados Unidos durante los próximos dos años. Los demócratas deberán ganar Georgia para tener la mayoría; sin embargo los republicanos solo necesitan ganar uno de los escaños para asegurar la mayoría. 

Loeffler tuvo una actuación destacada en el debate y dejó claro por qué debería ser elegida. Por otro lado, Warnock no logró explicar por qué los georgianos deberían arriesgar su voto.

Aunque parte del debate se enfocó en los reclamos de Donald Trump sobre fraude electoral, la candidata republicana Kelly Loeffler supo manejar la situación; dijo que el mandatario tiene derecho a cuestionar los comicios, no se enfocó en hablar del presunto fraude y por el contrario llamó a los votantes a acudir a las urnas el próximo 5 de enero.

“Es de vital importancia que los georgianos confíen en nuestro proceso electoral y que el presidente tenga todo el derecho a todos los recursos legales, y eso es lo que está sucediendo”, dijo Loeffler en respuesta a una pregunta sobre si está de acuerdo o no con la afirmación de Trump de que ganó Georgia. 

“Está muy claro que hubo problemas en esta elección. Hay 250 investigaciones abiertas. Incluida una investigación sobre una de las organizaciones de mi oponente por fraude electoral”, dijo Loeffler. “Tenemos que asegurarnos de que los georgianos confíen en este proceso”, agregó.

Otro tema importante durante el debate fue sobre la policía, el candidato demócrata Raphael Warnock prefirió eludir algunas preguntas y se escudó en su rol como pastor; esto pese a que en sus redes sociales ha atacado duramente a funcionarios policiales.

“He trabajado toda mi vida para unir a la gente (…) trabajé junto a agentes del orden para hacer ese trabajo. Hace varios años reuní a los agentes del orden aquí en esta ciudad. El jefe de policía. Los activistas de Black Lives Matter. El fiscal general en funciones. Familias, padres, todos en mi iglesia (…) Necesitamos a alguien que sepa cómo unir a la gente en lugar de utilizar estos temas como un punto político que se debe plantear”, dijo el demócrata.

Por su parte Loeffler respondió: “Mi oponente, el radical liberal Raphael Warnock, ha llamado a los policías gánsteres, matones y una amenaza para nuestros hijos. Cuando le di la oportunidad de disculparse en nuestro primer debate, se negó”. 

Otro tema destacado durante el debate fue el aborto. Loeffler atacó a Warnock como “alguien que usa la Biblia para justificar el aborto”, entre tanto el candidato demócrata respondió diciendo que cree que el aborto debería ser una elección de la mujer

En relación con la Corte Suprema y la posibilidad de que los demócratas busquen “llenar la Corte Suprema” , Warnock prefirió eludir el tema. “Realmente no estoy concentrado en eso”, dijo. “Y creo que con demasiada frecuencia la política en Washington ha sido sobre los políticos”, señaló.

Mientras tanto, Loeffler declaró rotundamente que su oponente “llenaría la Corte Suprema”. “La propia jueza Ginsburg dijo que nueve jueces es el número correcto. Él llenaría la Corte con jueces radicales que legislarán desde el Tribunal para invalidar fundamentalmente la Constitución y nuestras leyes en este país”, advirtió la candidata republicana.

“Creo en la Constitución. Este es el mejor sistema del planeta. Y nuestro país es el único país donde mi historia es posible. Creo en nuestras normas. Creo en la separación de poderes. Y creo en la separación de poder no violenta y caótica”, sentenció Warnock.

Un tema en el que ambos coincidieron es en relación con la vacuna contra el Coronavirus. Los dos candidatos dijeron estar dispuestos a vacunarse en cuanto los especialistas lo consideren.

Georgia: ¿todo o nada?

Los demócratas mantienen su mayoría en la Cámara y los republicanos deben ganar al menos uno de los escaños de Georgia para una mayoría en el Senado.

La importancia radica en que los demócratas depositan sus esperanzas en Georgia para definir el papel que jugarán en el Senado. La carrera por ese estado es la oportunidad de los republicanos de poner freno y controlar las iniciativas de la izquierda radical. De hecho, si los demócratas lograran ganar los escaños del Senado en Georgia, normativas como el control de armas podrían hacerse realidad, sobre todo si Kamala Harris llegara a romper con un empate en el Parlamento.

Los republicanos han controlado la Cámara Alta durante los últimos dos ciclos, lo que limitó la agenda de Barack Obama e impulsó la de Donald Trump. De estas elecciones dependerá entonces el “libre” desenvolvimiento del próximo presidente de Estados Unidos.

El Senado está integrado por un total de 100 personas: 50 sillas ya pertenecen a los republicanos mientras que 48 están en manos de los demócratas (contando a los dos independientes que votan siempre con ellos); Georgia definirá, entonces, si efectivamente los republicanos tendrán mayoría o si el asunto quedaría en 50-50.

La Constitución de EE.UU. establece que la persona que ejerce la vicepresidencia del país también cumple funciones de presidente del Senado, por lo que tendría el voto que acabaría con cualquier empate en sufragios legislativosDe ganar Biden, la senadora de la izquierda más radical, Kamala Harris, tendría la potestad de definir cualquier empate.

Los candidatos

Una de las batallas electorales enfrenta a David Perdue, que llegó al Senado en 2015, contra el demócrata Jon Ossoff, de 33 años y que en 2017 perdió una elección especial a la Cámara de Representantes.

Georgia
David Perdue y Kely Loeffler, candidatos republicanos en Georgia (AFP)

David Perdue lideró la primera vuelta con 2,460,635 votos mientras que el demócrata Jon Ossoff obtuvo 2,373,560.

Perdue es exdirector ejecutivo de “Fortune 500” y se convirtió en un aliado cercano del presidente Trump después de ser elegido en 2014.

Jon Ossoff, el candidato demócrata, ha sido calificado por el Comité Senatorial Republicano Nacional de «candidato poco serio de extrema izquierda». De hecho, recibió el apoyo público del senador socialista Bernie Sanders.

Según The New Yorker en 2017, Ossoff tiene «posiciones progresistas sobre los problemas de la mujer y el cuidado de la salud» y «posturas moderadas sobre el empleo y la seguridad».

Ossoff apoya el derecho al aborto, como también la participación estadounidense en el “Acuerdo de París” y no está a favor del “Green New Deal”. Apoya la “Ley del cuidado de salud a bajo precio” (también conocida como Obamacare) y no está de acuerdo con Medicare para todos.

Trump envió un tuit el día antes de las primarias del 19 de abril, llamando a Ossoff un «súperdemócrata liberal» que quería «proteger a los criminales, permitir la inmigración ilegal y aumentar los impuestos». Por su parte, Ossoff desestimó las afirmaciones de Trump y lo calificó de «desinformado». 

La otra batalla electoral es entre la republicana Kelly Loeffler, quien en enero de 2019 reemplazó a Johnny Isakson en el Senado, y el polémico pastor afroamericano Raphael Warnock. Warnock ganó la primera vuelta con el 32.9% mientras Kelly Loeffler obtuvo un 26%.

Loeffler es dueña del 49% de las acciones del “Atlanta Dream” de la liga femenina de básquet (WNBA) y es senadora republicana por Georgia; ha acusado a su contrincante Warnock de poseer «una ideología marxista».

Por último, Raphael Warnock es candidato demócrata con aspiraciones de llegar al Senado de Estados Unidos. Hace 25 años entonó el himno socialista internacional como un agasajo para el dictador cubano Fidel Castro. Por su parte, el senador socialista Bernie Sanders, ya manifestó públicamente su respaldo a Warnock. Asimismo, el aspirante a senador apoya la expansión de la Ley de cuidado de salud a bajo precio.

A lo largo de su vida, el candidato demócrata Raphael Warnock ha dejado muestras de su radical afinidad por la izquierda y el marxismo. Un artículo publicado por David Bossie, el asesor legal de Trump recuerda que Warnock “está muy lejos de los valores dominantes de Georgia“.

“Defendió y elogió el marxismo, firmó una carta duramente crítica de Israel en 2019 y no ha respondido preguntas sobre si asistió a un discurso pronunciado por el dictador cubano Fidel Castro en la iglesia en la que trabajó en 1995. No es de extrañar que Warnock se niegue para publicar la mayor parte de su tesis de posgrado del Union Theological Seminary”, señala Bossie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Exprópiese, Superhéroes

¡Exprópiese!: 3 superhéroes que se enfrentaron al gobierno

Next Article
trump, empresas chinas, partido comunista chino

Trump prohíbe inversión en firmas que apoyen al Ejército de China

Related Posts
Total
0
Share