fbpx
The Washington Post 'Fact Checker' Glenn Kessler

Glenn Kessler, el ‘Fact Checker’ del Washington Post, cortesía del ala radical del Partido Demócrata

Es probable que esta investigación sobre Scott y su abuelo estuviera en los servidores del DNC y del Comité de Campaña Senatorial Demócrata (DSCC) durante meses, antes de ser presentado formalmente a The Washington Post

[Read in English]

Glenn Kessler, también conocido como el “fact-checker” de The Washington Post, parece tener una extraña obsesión por explicar a los lectores los llamados “hechos”, incluyendo las afirmaciones de un hombre negro conservador y de un miembro de la comunidad LGBTQ. Las organizaciones de izquierda y los principales medios de comunicación sostienen que los hombres blancos son inherentemente racistas y que se benefician de los frutos de la supremacía blanca. Creer en esta teoría de la conspiración no parece demasiado descabellado.

En la prueba A, está Kessler afirmando que el senador Tim Scott (R-SC) está engañando a la gente al contar una historia sobre las luchas de este abuelo como hombre negro en el siglo XX. Esto suena honestamente como un ejemplo de supremacía blanca: un hombre blanco diciéndole a un hombre negro que está equivocado sobre su propia historia familiar.

¿Dónde están todas las feministas, los guerreros de la justicia social, los miembros progresistas de los medios de comunicación “imparciales”? Ellos criticaron al vicepresidente Mike Pence por sus presuntos ataques “condescendientes”, “sexistas” y “racistas” a la entonces candidata a vicepresidenta y volteadora de Medicare para Todos, Kamala Harris, durante el debate de la vicepresidencia el año pasado.

Glenn Kessler, el DNC y la investigación a ‘la oposición’

El momento de esta historia también es sospechoso. El senador Scott fue elegido recientemente para pronunciar la refutación del GOP al discurso de la sesión conjunta de Biden en el Congreso la próxima semana. ¿Debemos creer que Glenn Kessler ha estado investigando al abuelo de Scott durante meses? ¿Y que esta investigación estaba casualmente lista el día después del anuncio de su discurso? Parece una evaluación justa que el Washington Post piense que sus lectores son estúpidos.

Es probable que esta investigación sobre Scott y su abuelo estuviera en los servidores del DNC y del Comité de Campaña Senatorial Demócrata (DSCC) durante meses, antes de ser presentado formalmente a The Washington Post.

En épocas de campaña, es habitual que los dos partidos presenten historias a sus aliados en la prensa. El DSCC y el Comité de Campaña Demócrata del Congreso (DCCC), ambos dependientes del DNC, trabajan a tiempo completo durante todo el año, lo que puede ayudar a explicar el origen de esta investigación.

The Washington Post 'Fact Checker' Uses DNC Oppo Research

Tal vez las críticas a Kessler sean injustificadas. El “Fact Checker” del Washington Post tiene un trabajo que hacer (fabricar “fact checks”) y quizás tiene una familia que mantener. Cualquiera que trabaje duro debería ser elogiado. Pero la voluntad de Kessler de publicar este golpe de “investigación” sobre un hombre negro es particularmente inquietante, incluso para los estándares de The Washington Post.

En agosto de 2020, el WaPo publicó un comiquísimo artículo en el que protestaba porque la afirmación del presidente Trump de que las ciudades más peligrosas de Estados Unidos eran demócratas era falsa. De las 20 ciudades más violentas de Estados Unidos, una no es demócrata, escribió el desesperado y obsesionado Washington Post.

El ‘Fact Checker’ del Washington Post, un hombre cisgénero, dio “Cuatro Pinochos” a Rick Grenell, un hombre gay con un distinguido historial en la diplomacia, por atreverse a afirmar que el presidente Trump era el presidente más pro-LGBTQ de la historia. El orwelliano Kessler escribió que el nombramiento de Grenell a nivel de gabinete por parte de Trump no fue un “momento emblemático en el movimiento por los derechos de los homosexuales”, porque fue “muy controvertido”, a pesar de que Grenell es, de hecho, el primer designado abiertamente gay para un puesto a nivel de gabinete.

No hay nada mejor que un hombre privilegiado cisgénero diciéndole a un miembro del LGBTQ y a un hombre negro cómo contar sus historias.

Es culpa nuestra darle tanto poder a los fact-checkers

Todos los artículos del fact-checker de The Washington Post y organizaciones de noticias similares pueden ser fácilmente desacreditados, pero hacerlo te aburriría hasta la muerte. Tal vez El American debería crear su propia columna de fact-checking.

Las campañas, los funcionarios electos y otros medios de comunicación son culpables de proporcionar a estos ” fact-checkers” el poder de dictar lo que es un hecho y lo que no lo es. ¿Quién es Glenn Kessler, sino un periodista, para decirle a un gay o a un negro cómo deben contar sus historias? No es intelectualmente o justamente superior a los demás.

Cada vez que estos “fact-checkers” publican artículos que benefician a una determinada narrativa, ambos partidos hacen alarde de estos artículos como grandes victorias. Ambas campañas presidenciales lo hicieron durante las últimas elecciones, y tanto el GOP como el DNC continúan haciéndolo. Este poder debería ser quitado a estos individuos que no son moral o intelectualmente superiores para dictar a la-Doctor Strange lo que es y no es la realidad.

En los libros de la supremacía ‘woke‘, Glenn Kessler, el ‘Fact Checker’ del Washington Post es un hombre racista, homofóbico, cis-género y privilegiado que no tiene ningún papel en contradecir a las minorías, pero no se alarmen si Glenn Kessler es elegido para dirigir el ‘Ministerio de la Verdad’ de Biden.

ACTUALIZACIÓN: Glenn Kessler declinó hacer comentarios para este artículo, remitiendo a El American a programar una reunión a través de las relaciones públicas de The Washington Post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Skid Row , Los Ángeles, indigentes, conflicto

Conflicto por indigencia: juez dictamina reubicación de homeless de Skid Row y Los Angeles apela

Next Article
Republican-Infrastructure-Plan

GOP emite un plan de infraestructura de $568 mil millones, contrarrestando el de $2.3 billones de Biden

Related Posts
Total
1
Share