fbpx
Governments Have Worsened COVID's Crisis

Los gobiernos han empeorado la crisis del Covid-19

Los gobiernos no han producido muchos héroes en esta crisis, pero el sector privado sí lo ha hecho.

[Read in English]

El 1 de abril de 2020, apareció una carta al editor en el periódico de mi ciudad en la que el autor declaraba que la crisis del COVID-19 demuestra que el capitalismo es “lamentablemente inadecuado para sostenerse a sí mismo a través de cualquier tipo de crisis importante”. Sugirió que debemos abrazar una expansión masiva del gobierno sin ofrecer el más mínimo indicio de que esta prescripción podría crear uno o dos problemas propios.

Era impresionante leerlo y el tipo no bromeaba. Léalo usted mismo aquí. A las pocas semanas de iniciada la pandemia, pronunció un juicio arrollador sobre todo un sistema económico (que en su forma no adulterada ni siquiera tenemos), no sólo por el momento, sino por lo que pueda durar la crisis.

El escritor, por cierto, es un profesor de escuela pública (gubernamental) jubilado. Me estremece la desinformación que debe haber hecho tragar a sus alumnos durante años, y nada menos que a costa de los contribuyentes.

Intente seguir la lógica: un virus inesperado aparece a medio mundo de distancia. Una dictadura socialista de partido único miente sobre él, encarcela a los médicos que denuncian y silencia a los críticos: un mal a gran escala que conduce directamente a la muerte de millones de personas en todo el mundo.

Esto normalmente provocaría un atisbo de duda sobre las dictaduras socialistas, pero no en este caso. El autor se precipitó directamente a la conclusión de que el capitalismo no puede soportarlo y que deberíamos abrazar un gobierno gigantesco (como el que tienen en el lugar de donde procede el virus). ¡Qué idiota!

Por supuesto, no se puede seguir la lógica porque no hay ninguna. Ni una pizca. Es la vieja y conocida reacción visceral con la que lidian a diario los defensores de la libertad y los mercados. El capitalismo, incluso cuando está adulterado con un sinfín de restricciones, impuestos, amiguismo político y cosas por el estilo, está a un pelo de la condena generalizada y sin sentido. El Estado benevolente, a pesar de sus monótonos y a menudo mortales fracasos, obtiene un pase. Esto es una locura.

Ahora, más de 15 meses después, la estupidez de la declaración de ese tonto es aún más evidente. ¿Por qué? Porque ahora parece mucho más probable que el virus se haya originado en un laboratorio del gobierno chino, parcialmente financiado por otro gobierno (el de Estados Unidos). Hannah Cox, de la Fundación para la Educación Económica, señala en su ensayo al menos ocho formas en las que el gobierno, y no el capitalismo, estropeó el manejo de la pandemia.

Los gobiernos no han producido muchos héroes en esta crisis, pero el sector privado sí lo ha hecho. Entre ellos se encuentran los fabricantes de vacunas privados con ánimo de lucro, que han ideado vacunas eficaces en un tiempo récord.

Mi experiencia con el Covid en París

Permítanme compartir con los lectores de El American una historia sobre una experiencia personal con COVID a principios de este mes. Ilustra el marcado contraste entre los sectores privado y público.

Fui a Málaga, España, para dar un discurso y para hacer un poco de turismo. Me vacuné completamente en marzo y me llevé mis documentos de verificación.

De vuelta a casa, el sábado 17 de julio, volé de Málaga a París para tomar mi vuelo desde allí a Atlanta, Georgia. Con dos horas de antelación, llegué a la puerta de embarque sólo para que me dijeran que no podía subir al avión a menos que tuviera una prueba de COVID negativa en los tres días anteriores.

No lo sabía, pero probablemente debería haberlo hecho. Estaba en la letra pequeña de alguna página web del gobierno en alguna parte. Me culpo porque no podía creer que el gobierno de mi propio país no me permitiera volver a entrar a pesar de que mi vacunación significaba que era casi imposible que me contagiara de COVID o se lo transmitiera a otra persona.

Así pues, pregunté a un funcionario en la puerta de embarque de París: “Bien, sólo tengo dos horas antes de que salga el vuelo. ¿Cómo y dónde puedo conseguir una prueba de COVID en ese tiempo limitado?”

“Puede conseguirlo en la farmacia de la segunda planta, aquí en el aeropuerto”, me respondió.

“¡Genial! ¿Cómo puedo llegar hasta allí?” pregunté. Entonces llegaron las malas noticias.

El funcionario dijo: “Tiene que volver a pasar por seguridad, salir del aeropuerto, luego volver a entrar, subir a la farmacia y volver a pasar por seguridad”.

Hacía años que no corría tanto. Durante los siguientes 90 minutos, rellené varios formularios requeridos, soporté una cola tras otra (o las evité cuando me lo permitieron personas amables) y conseguí la prueba oficial de que no tenía COVID.

La única parte de todo ese proceso que fue “capitalista” fue en la farmacia del aeropuerto, que es de propiedad privada. Cuando sus empleados supieron que tenía prisa, colaboraron rápidamente. En un pequeño rincón del tamaño de un armario, un empleado me metió un hisopo en la nariz. Luego, en otra pequeña sala, otro empleado la analizó y en no más de cinco minutos tenía en mi mano el papel que decía que era COVID-negativo.

Llegué de nuevo a la puerta de embarque con pocos minutos de antelación, sólo para encontrar otra cola. Los pasajeros debían (de nuevo, por mandato del gobierno) rellenar otro formulario. Lo rellené y me di cuenta de que no tenía más finalidad que certificar que efectivamente tenía el otro documento de la farmacia en la otra mano. ¡Un formulario que dice que tiene el otro formulario! Un gobierno creativo y eficiente a su servicio.

No fui el único de los pasajeros que se preguntó si todo esto era un circo o una pesadilla. Creo que fue ambas cosas.

Dado que la prueba del COVID se realizó en cinco minutos en lo que eran efectivamente dos pequeños armarios, ¿por qué el gobierno del aeropuerto no podía permitir que una farmacia privada se instalara en el vestíbulo? Porque eso lo haría demasiado fácil. Hay que aguantar para apreciar; aparentemente ese es el proceso de pensamiento del gobierno.

El idiota que dijo que el capitalismo no puede manejar la crisis del COVID se equivocó . Es el gobierno el que no puede manejarlo: un gobierno torpe, lento, burocrático, que se bloquea. Gracias a Dios todavía tenemos suficiente capitalismo para ayudarnos a lidiar con los problemas que crean los gobiernos.

Si los indicios resultan ser correctos, que todo esto comenzó en un laboratorio gubernamental en China con subsidios del gobierno en Washington, entonces tengamos una revolución en China y algunas devoluciones masivas de impuestos en Estados Unidos. Estoy harto de pagar por estas tonterías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
variante delta

La expansión de la variante Delta afectará el crecimiento económico de Estados Unidos

Next Article
Vacunas

Vacunas sí, apartheid sanitario no

Related Posts
Total
4
Share