fbpx
Goldman Sachs, El American, Florida

¿Goldman Sachs a Florida? El régimen fiscal neoyorquino lo puede hacer posible

Florida, y particularmente Miami, no solo ofrecen el aliciente económico y la seguridad jurídica que Nueva York no, también cuentan con algo importante de su parte: más libertad

[Read in English]

¿Pero quién lo habría pensado? Luego de que el régimen fiscal neoyorquino resucitara el impuesto a las operaciones sobre la bolsa, otra compañía está planteando mudar una de sus actividades clave de New York a Florida. Se trata del “Goldman Sachs Group Inc”, el banco de inversión multinacional americano con sede en la ciudad que nunca duerme, que está evaluando trasladar sus operaciones de Gestión de Activos al estado tropical.

Porque claro, no hay nada más coherente e inteligente que, en plena crisis económica global, aumentarles la carga impositiva a tus bancos y financieras que ya de por sí estaban un poco ahogados. New York Rules.

De acuerdo con un reporte de Blomberg, «los ejecutivos (de Goldman Sachs) han estado buscando ubicaciones de oficinas en el sur de Florida, hablando con autoridades locales y explorando ventajas fiscales mientras consideran crear una base allí para su brazo de gestión de activos».

El artículo indica que, ante el éxito de Goldman Sachs con el trabajo remoto durante la pandemia, los miembros del equipo directivo quedaron convencidos «de que pueden retirar más puestos del área de New York para reducir costos» y, además, eludir ese régimen fiscal que tanto asfixia a las empresas neoyorquinas.

De todas maneras, la ciudad de New York puede “respirar aliviada”, pues Goldman Sachs aún no ha decidido donde llevar su actividad de Gestión de Activos. Quizás no se vayan a Florida, capaz el destino es Dallas, donde la empresa ya empezó a acelerar su expansión, informó Blomberg.

Florida, régimen fiscal, New York
Si bien es trágico para New York y su estatus que Goldman Sachs se mude, sería menos trágico si la opción es Dallas y no Miami en Florida, pues la segunda tiene la capacidad y proyección de desplazar a New York como el hogar de facto de la industria financiera en EE.UU. (Pexels).
Pero New York aún puede caer más bajo: pueden perder la centralización financiera

Más allá de la sorna en este tema delicado, la realidad es que la situación es trágica, pues la ciudad de New York se encuentra en una gran incertidumbre. La vorágine estatal neoyorquina está aniquilando no solo la economía, sino también a la libertad individual, y con ello, la libertad económica.

Por eso los restaurantes neoyorquinos hoy luchan por mantenerse a flote. El Estado les dice que pueden abrir solamente hasta cierto horario, y esto afecta sus capacidades logísticas y de ingresos, perjudicando a los dueños y también a los empleados nocturnos que ven reducidas sus horas laborales.

Lo mismo ocurre en el sector financiero, cansado y agobiado del régimen fiscal. Pero si hay una cara larga en un lado, hay una sonrisa en otro lugar: la Florida. De confirmarse la mudanza parcial de las operaciones de Goldman Sachs a Miami-Florida, la ciudad habría avanzado en sus aspiraciones de convertirse en el centro financiero del sur de los Estados Unidos de América. Descentralizando, de esta forma, la estructura financiera neoyorquina.

Lo cual, además de un triunfo para aquellos que defienden la libertad económica, es una gran noticia para Estados Unidos. Pues, la libre competencia entre estados puede llegar a obligar a la ciudad de New York a hacer retrospección y notar que sus reglas del juego están fallando.

En ese sentido, hay un dato duro de Blomberg: «Manhattan ahora tiene el nivel más alto de espacio de oficina disponible desde los atentados del 11 de septiembre», y esa disponibilidad es porque, básicamente, las empresas están evaluando y acelerando mudanzas. También es efecto de la crisis económica que no se ha paliado.

Además, cuando de mantenerse en el mercado y aumentar la productividad se trata, el sentimentalismo poco importa. Las empresas, (incluso Goldman Sachs que se hizo famosa en New York), no tendrán reparo en abandonar sus ciudades originales en busca de beneficios para sus dueños y empleados.

El sueño americano para Goldman debe seguir en pie, en especial cuando la idea, para este año, era reducir unos $ 1,3 billones en costos. Miami puede ser la clave para ello.

Florida —y Miami— esperan con los brazos abiertos a Goldman Sachs

Tal y como se lee en Infobae, «Miami ha diversificado su oferta laboral a lo largo de los últimos años. Sin dudas, el turismo y los desarrollos inmobiliarios siguen siendo el motor financiero de la ciudad, pero recientemente ha comenzado a crecer un polo tecnológico, uno biomédico y una industria financiera». Además, gran parte del dinero que se mueve entre Estados Unidos y Latinoamérica, pasa por Miami.

Pero existe una gran ambición para esta ciudad que parece cada vez más cerca: convertirse en el principal centro financiero del sur del país. Y si Goldman Sachs llega a optar por Miami, la ciudad estará mucho más próxima a convertirse en el Wall Street del sur.

Algo que, sin dudas, beneficiará al estado, a la ciudad y todos sus habitantes. Eso sí, grandes ambiciones económicas, también requieren de mucho trabajo en la calidad de vida y en sus servicios. Miami, y Florida en general, deben seguir trabajando para ser un lugar aún más atractivo de lo que ya es.

Declaraciones un tanto desesperadas

Sin dudas las filtraciones de la posible salida de Goldman Sachs a otro estado han producido un fuerte impacto. Recuerden que en 2018 ya “AllianceBernstein Holding LP” había sorprendido con los planes para trasladar su sede a Nashville. Así que, si bien la pandemia es un ítem que acelera el proceso de evaluación de mudanza, no es algo nuevo.

Por ello no sorprenden las declaraciones un tanto desesperadas de Bill Neidhardt, secretario de prensa del alcalde de New York: «Con el debido respeto a Florida, ningún lugar se puede comparar con la concentración de talento, educación, innovación y tecnología de última generación de la ciudad de Nueva York (…) La ciudad continúa viendo nuevas expansiones e inversiones de las industrias líderes y esperamos que vengan más».

Es lógico que el secretario de prensa del alcalde vele por New York, pero la realidad lo desnuda por completo: hoy Miami y el estado de Florida son muchísimo más atractivos para invertir que el estado y la ciudad de Nueva York. No solo por las diferencias del régimen fiscal —en Florida no hay impuesto a nivel estado—, tampoco por la capacidad de infraestructura —Miami es el tercer centro de oficinas corporativas más grande del país, solo por detrás de Nueva York y Chicago—, sino por las bajas restricciones.

El “estado tropical” y Miami hoy no solo representan el aliciente económico y la seguridad jurídica, también tiene algo importante de su parte: la libertad. Sus autoridades, a diferencia de las neoyorquinas, no están interesadas en atentar contra las libertades individuales y económicas. Y, señores, hay que decirlo: el capital es como la gente, se va hacia donde lo traten bien, y nada te trata mejor que la libertad ¿Goldman Sachs a Florida? Pues, el régimen fiscal neoyorquino y la libertad miamense lo pueden hacer posible.

Total
3
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
trump, empresas chinas, partido comunista chino

Trump prohíbe inversión en firmas que apoyen al Ejército de China

Next Article

El individualismo metodológico

Related Posts
Total
3
Share