fbpx
Saltar al contenido

Goofy ahora dirige Disney

Goofy Now Runs Disney

[Read in English]

Cuando el senador y exgobernador de Florida, Rick Scott, arremetió contra Walt Disney Company la semana pasada en The Washington Examiner, no pude evitar pensar que el propio Walt aplaudiría. La dirección “woke” de la empresa está haciendo que el negocio de películas y parques temáticos de Walt pase de ser un ícono americano a una vergonzosa parodia de sí mismo.

“Disney solía ser el lugar más feliz de la Tierra”, escribió el senador Scott, pero “ahora solo es la central woke”. Citó las cifras de las encuestas que muestran que “menos del 25 % de los americanos comparten las opiniones extremas que Disney ha respaldado”. Se refería a que la compañía abrazó las mentiras de la extrema izquierda sobre una nueva ley de Florida que excluye el adoctrinamiento sobre la identidad de género en los grados 1 a 3. La llamaron la ley “Don’t Say Gay”, aunque no dice tal cosa. Scott se extendió:

Lo que es interesante es que la actitud que Disney ha adoptado en Florida no se refleja en sus negocios en todo el mundo. Mientras que Disney trata de aleccionarnos con estos puntos de vista extremos, no está en absoluto dispuesto a hablar en favor de la libertad y contra la opresión real en lugares como la China comunista.

Disney ha optado vergonzosamente por censurar películas para apaciguar al Partido Comunista chino. En los créditos de su nueva película Mulan, Disney agradeció a los funcionarios comunistas genocidas de Xinjiang su ayuda en el rodaje, incluso cuando esos funcionarios estaban obligando a millones de uigures a trabajar como esclavos. Disney sigue ampliando su presencia en la China comunista, incluso cuando Xi Jinping encarcela a sus oponentes políticos, sigue atacando la democracia en Hong Kong, amenaza a Taiwán, pone a los tibetanos en campos de trabajo y cosecha por la fuerza los órganos de los practicantes de Falun Gong.

Así que, aparentemente, el genocidio es tolerable, pero exigir que los padres tengan voz y voto en la educación de sus hijos va demasiado lejos.

Ya es bastante malo que Disney se vuelva “woke” en su oferta de películas y parques temáticos (excepto, por supuesto, en Shanghái Disneyland y su parque más pequeño en Hong Kong, controlado por Pekín). Ya es bastante malo que la compañía se censure a sí misma antes de que lo haga el Partido Comunista Chino, como se demostró cuando eliminó un episodio de “Los Simpsons” en Hong Kong porque satiriza la supresión orwelliana de Pekín de la verdad de la masacre de la Plaza de Tiananmen. Ahora, los descerebrados de la cúpula se alían con los mentirosos para opinar sobre cuestiones legislativas controvertidas. ¡Qué vergüenza!

Walt estaría terriblemente avergonzado. El ícono que nos dio a Mickey Mouse, Blancanieves y tantos otros personajes memorables abrió Disneylandia en Anaheim, California, en 1955 con este saludo apolítico y familiar:

Do you think trading Brittney Griner for the russian arms dealer is a fair swap?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

A todos los que vienen a este lugar feliz: bienvenidos. Disneylandia es su tierra. Aquí la edad revive los buenos recuerdos del pasado, y aquí la juventud puede saborear el reto y la promesa del futuro. Disneylandia está dedicada a los ideales, los sueños y los hechos concretos que han creado América, con la esperanza de que sea una fuente de alegría e inspiración para todo el mundo.

Ahora, el mero hecho de pronunciar las palabras “hombres y mujeres, niños y niñas” en un parque temático de Disney está prohibido. La felicidad en un parque temático de Disney está ahora tan desprovista de tradición y empapada de modas politizadas que, personalmente, no volveré a pisar uno.

¡Qué hombre tan fenomenal era Walt Disney! Y más un héroe decente, amante de la libertad y de todos los americanos que los cobardes bobos que dirigen la empresa hoy en día, lamentablemente. Como dibujante y animador, empresario, cineasta, pionero de los parques temáticos e ícono cultural, Walt puede haber fabricado más felicidad en el mundo que cualquier otro hombre o mujer del siglo XX.

Disney apreciaba profundamente que la libertad en Estados Unidos le permitiera inventar, experimentar y, en última instancia, triunfar, como demuestra este comentario tres años antes de su muerte: “Retroceder en cualquiera de los principios transmitidos por nuestros antepasados, que derramaron su sangre por los ideales que aún abrazamos, sería una victoria completa para aquellos que destruirían la libertad y la justicia para el individuo”.

Los personajes que Disney y sus colegas crearon y popularizaron tienen nombres que miles de millones de personas conocen todavía hoy: desde Mickey Mouse hasta Cenicienta. Sigue siendo el poseedor del récord (un total de 59) tanto de nominaciones a los Oscar como de victorias reales.

Algunas personas piensan que los empresarios construyen, innovan y se arriesgan solo por el dinero que pueden ganar. Pero a Walt le impulsaba el puro placer de la creatividad y la satisfacción que supone aportar felicidad a los demás. “Es divertido hacer lo imposible”, dijo una vez.

En un discurso radiofónico el 1 de marzo de 1941, con Europa sumida en la agresión nazi, Walt Disney dijo lo siguiente:

Una vez que un hombre ha probado la libertad, nunca se contentará con ser un esclavo. Por eso creo que este espanto que vemos hoy en todas partes es solo temporal. El mañana será mejor mientras América mantenga vivos los ideales de libertad y de una vida mejor… Doy gracias a Dios y a América por el derecho a vivir y criar a mi familia bajo la bandera de la tolerancia, la democracia y la libertad.

Por cierto, no todas las películas de Disney hicieron dinero. Pinocho, Fantasía y Pollyanna fueron todos fracasos de taquilla al principio. Impertérrito, Disney afrontaba cada decepción planeando su siguiente aventura. Era feliz incluso cuando fracasaba, y estaba ansioso por aprender de su fracaso.

“Una persona debe fijar sus objetivos lo antes posible y dedicar toda su energía y talento a conseguirlos”, decía. “Con el suficiente esfuerzo, puede que lo consiga. O puede encontrar algo que sea aún más gratificante. Pero al final, sea cual sea el resultado, sabrá que ha estado vivo”. Si siguiera vivo y dirigiendo la empresa hoy, creo que la mantendría al margen de la política. Consideraría que los “wokes” hipersensibles e intolerantes es una estúpida distracción del negocio de hacer feliz a la gente.

El consejo de Walt Disney a los jóvenes es tan encomiable hoy como cuando lo ofreció hace más de medio siglo, en parte porque también es la forma en que vivió su propia vida: “Haz un buen trabajo. No hay que preocuparse por el dinero, ya eso se arreglará después. Simplemente haz tu mejor trabajo y luego trata de triunfar”.

Parece que un denominador común en la extrema izquierda es la afición a tomar la felicidad y destrozarla con la política y la ideología. Es una pena que la empresa que fundó Walt no tenga ni la integridad ni el coraje de seguir con su trabajo.

Al igual que el senador Scott, he cancelado mi suscripción a Disney+. Usted también debería hacerlo.

Total
0
Share