fbpx
GOP-confirmation-bipartisan

El GOP muestra una disposición bipartidista en las nominaciones del gabinete de Biden

El GOP no ha mostrado mucho obstruccionismo durante el proceso de confirmación, y algunos legisladores incluso intentaron tender un puente con la administración durante el proyecto de ley de ayuda del COVID-19

[Read in English]

Merrick Garland fue confirmado como el próximo fiscal general de los Estados Unidos, en una votación bipartidista de 70 a 30 en el Senado en el día de hoy. Garland, que fue famosamente ignorado por el Senado controlado por los republicanos para ocupar un puesto en la Corte Suprema en 2016, se convirtió en el decimoquinto miembro del gabinete de Biden en ser confirmado por el Senado.

A pesar de tener un Senado 50-50, la mayoría de los nominados al gabinete de Biden han recibido márgenes cómodos durante sus votaciones de confirmación. A excepción del secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, que ha recibido la votación de confirmación más ajustada hasta el momento (56-43), y de la excandidata Neera Tanden, que retiró su nominación tras un controvertido proceso, todos los miembros del gabinete de Biden han recibido más de 60 votos afirmativos en el Senado, con muchos senadores republicanos votando a favor.

El Partido Republicano se ha ganado la fama de obstruccionista y partidista tras su enconada relación con el expresidente Obama, y muchos demócratas acusan al GOP de ser el partido del “No”. Sin embargo, el GOP no ha mostrado mucho obstruccionismo durante el proceso de confirmación, y algunos legisladores, incluso, intentaron tender un puente con la administración durante el proyecto de ley de ayuda del COVID-19, que fueron recibidos con un muro de indiferencia por la Casa Blanca.

Los demócratas no devuelven el favor

Los demócratas durante el primer año de la administración Trump, sin embargo, mostraron un trato muy diferente a sus nominaciones para el gabinete. Los demócratas cerraron filas y no mostraron el mismo consenso bipartidista que los republicanos están haciendo ahora durante el proceso de confirmación. Con solo 8 nominados que recibieron más de 60 votos, lo que requirió que votaran a favor menos demócratas que ahora, ya que los republicanos tenían una mayoría de 52 a 47 en 2017.

Los republicanos, en cambio, han dado un amplio apoyo a al menos 12 puestos del gabinete de Biden que han recibido más de 60 votos durante su proceso de confirmación, y quedan muchos votos de nominaciones.

Todos los nominados de Trump para los puestos más prestigiosos del gabinete (Estado, Fiscalía General y Tesoro) fueron confirmados con muy pocos votos demócratas. Tillerson (Estado) sólo recibió cuatro, mientras que Jeff Sessions (Fiscalía General) y Steven Mnuchin (Tesoro) sólo tuvieron un voto demócrata durante su confirmación.

Gabinete de Biden - Antony Blinken - El American
Antony Blinken fue confirmado en un voto bipartidista en enero, con el apoyo de varios senadores republicanos (EFE)

Esto puede contrastarse con los mismos nominados de la administración Biden: Janet Yellen (Tesoro) fue confirmada con el voto de 34 republicanos, Antony Blinken (Estado) recibió la aprobación de 28 senadores del GOP, y Merrick Garland acaba de superar su nominación con 20 senadores republicanos que aprobaron la nominación de dicho nominado al gabinete de Biden.

Los republicanos también han dado su apoyo a muchos de los nominados por Biden para puestos menos conocidos, con 28 republicanos apoyaron al nuevo embajador de Estados Unidos ante la ONU, cuatro republicanos votaron a favor de la recomendación de Michael Regan para la EPA, y 36 republicanos aprobaron la nominación de Pete Buttigieg (un ascendente en el Partido Demócrata) para ocupar su nuevo puesto como jefe del Departamento de Transporte.

Comparando las nominaciones que recibieron 20 o más votos del partido contrario, el GOP tiene claramente un mejor historial que sus homólogos. A día de hoy, 8 de los principales nombramientos del gabinete de Biden han recibido un amplio apoyo bipartidista, mientras que los demócratas sólo dieron este nivel de apoyo a seis de los nombramientos de Trump. Aunque esta diferencia parece pequeña, es importante destacar que al menos otras tres de las principales nominaciones del gabinete de Biden están programadas para ser votadas (con lo cual la diferencia podría ampliarse) y que los demócratas no dieron mucho apoyo a los tres primeros puestos del gabinete, en contraste con las confirmaciones sin problemas de Yellen, Blinken y Garland.

Todavía hay más confirmaciones en el proceso, y algunas pueden mostrar un voto más partidista en el Senado (probablemente el nominado para el HHS Xavier Becerra), pero sería muy mezquino no admitir que los republicanos del Senado han dado en gran medida el beneficio de la duda al presidente Biden al confirmar a su equipo. A diferencia de los demócratas durante el proceso de confirmación de 2017, donde cerraron filas y votaron casi unánimemente en contra de las selecciones más notorias del presidente Trump.

El presidente Biden se presentó en 2020 bajo el mantra de “restaurar el alma de Estados Unidos”, prometiendo trabajar con los republicanos cuando fuera necesario. El electorado americano le dio la oportunidad, ya que las muy pensadas mayorías que tiene en ambas cámaras le darían incentivos para buscar algún terreno común a través del pasillo.

Los republicanos del Senado, como han demostrado con sus votos de confirmación y su disposición a negociar los detalles del proyecto de ley de ayuda para el COVID, también han prestado a Biden su oído y su buena voluntad para, al menos, mantener algún debate significativo sobre la búsqueda de soluciones a los problemas que afronta el país. Biden tenía una oportunidad de oro para empezar a sanar la división.

Lamentablemente, como demostró la votación extremadamente partidista sobre el proyecto de ley del COVID, Biden perdió esta oportunidad, a pesar de que algunos en la izquierda argumentan que Biden ha hecho todo lo que estaba en sus manos para buscar el apoyo bipartidista (como argumenta este artículo del Washington Post). Es difícil ver que los demócratas se tomen en serio el bipartidismo cuando su líder en el Senado dijo con orgullo que buscar el apoyo bipartidista en el proyecto de ley de estímulo de 2009 fue “un gran error” y culpó a la senadora republicana moderada Susan Collins de ello.

La ventana de Biden para la buena voluntad bipartidista se está cerrando rápidamente y los próximos proyectos de ley seguramente desatarán los demonios partidistas en el Capitolio. Ya sea por su ambicioso plan de inmigración, un costoso Plan de Infraestructuras o una revisión del sistema electoral en el país. Si Biden no fue capaz de conseguir el apoyo del GOP para el alivio del COVID, no contenga la respiración para la cooperación en los otros temas.

El bipartidismo, al igual que la polarización, es un ciclo. Un acto de buena voluntad de una parte que debería incentivar a la otra a seguir su ejemplo, el GOP tiene su propia parte de culpa por no buscar llegar al otro lado del pasillo antes. Sin embargo, en 2021 los republicanos han mostrado algo de buena fe en sus votaciones de confirmación, es una pena que los demócratas no hayan seguido su ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
estímulo

Las 5 jubilaciones del GOP que podrían cambiar el Senado

Next Article
tesla, compañía, china, pcch, comunismo, inversionistas

Las 5 compañías americanas con vínculos directos con el Partido Comunista chino

Related Posts
Total
1
Share