fbpx

Gordon Chang: “China no es solo un rival. Es un enemigo”

«China es nuestro enemigo, es más que un adversario, más que un competidor»

[Read in English]

La presencia y el poder de China han aumentado considerablemente en los últimos años. Pekín está “estirando las piernas” en toda la región de Asia-Pacífico; están desafiando el liderazgo americano en todo el mundo e incluso se aventuran en el hemisferio occidental.

¿Cómo debe reaccionar Estados Unidos ante esta amenaza? Para poner las cosas en perspectiva, entrevistamos a Gordon G. Chang. Durante décadas, ha sido uno de los principales expertos americanos en China, y sus ideas nos revelan una imagen de un enemigo serio, pero defectuoso, al que podemos derrotar cortando los lazos con Pekín y poniendo en juego los puntos fuertes de Estados Unidos.

Muchas gracias por aceptar esta entrevista con El American. Me gustaría preguntarle por la apuesta de China por el poder más allá de sus fronteras. Hace menos de una década, no tenía portaaviones. Ahora tienen dos en servicio activo y, según se dice, están construyendo al menos un par más. ¿Se está preparando China para proyectar su poder a nivel mundial? ¿Y tendrá éxito?

Bueno, ciertamente, China está tratando de proyectar su poder a nivel mundial. Ahora tienen su primera base militar en el extranjero, en Yibuti; tienen la iniciativa “Belt & Road”, que pretende ampliar los intereses comerciales de China, pero construyendo infraestructuras por todo el mundo. En realidad, no creo que tengan éxito, en gran medida porque simplemente no tienen los recursos para hacerlo todo a la vez, y eso es lo que realmente están intentando hacer.

Sus ambiciones no son sólo dominar el mundo, sino gobernar el mundo. Xi Jinping tiene esta noción de “Tianxia” (todo bajo el cielo), que el gobernante chino no sólo tiene el derecho de gobernar todo bajo el cielo, sino que tiene la obligación de hacerlo. Esto se remonta a la época imperial. Ahora bien, esto puede parecer ridículo, pero sin embargo, esta es su forma de pensar.

Vemos una creciente influencia china en América Latina: Están regalando estadios a países de Centroamérica, se están convirtiendo en el socio comercial más importante para naciones como Argentina, están apoyando la dictadura de Maduro en Venezuela. ¿Significa esto una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos? Si ese es el caso, ¿actuará la administración de Joe Biden para detener la influencia de China en la región?

En mayo de 2019, el Diario del Pueblo, la publicación más autorizada de China, publicó un artículo en el que declaraba la “guerra del pueblo contra Estados Unidos”. Entonces, China es nuestro enemigo, es más que un adversario, más que un competidor, y eso significa que hemos visto al Partido Comunista chino tomar medidas que son actos de guerra.

Por ejemplo, el año pasado fomentaron la violencia en las calles de Estados Unidos; también lo hicieron este año en relación con los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, así que China quiere hacernos daño y la presencia de China en América Latina, cerca de las fronteras de Estados Unidos, es una amenaza; y aunque no sea una presencia militar es una amenaza. Pero, por supuesto, China ha compartido esencialmente instalaciones en nuestro hemisferio que son de naturaleza militar, por lo que el PCCh va de lleno contra nosotros.

¿Y la administración de Joe Biden detendrá a China? ¿O dejará que el PCCh (Partido Comunista chino) haga lo que quiera?

Ya lo veremos. La administración ahora mismo está involucrada en una revisión de China de arriba a abajo, y no sabemos cómo saldrá. Pero tenemos algunos indicios que son especialmente preocupantes. Por ejemplo, el 20 de enero, apenas unas horas después de jurar el cargo, el presidente Biden emitió una orden ejecutiva que revocaba la orden del presidente Trump del 1 de mayo de 2020; y esa orden del 1 de mayo prohibía a los operadores y empresas de servicios públicos americanos comprar equipos fabricados en China, es decir: equipos que el PCCh pudiera sabotear, y eso no es solo una preocupación teórica.

Era indefendible que Biden hiciera eso, y creo que mostraba una especie de mentalidad de que “China no es una amenaza real, no necesitamos protegernos mientras tanto; eso está mal”. Y por eso tenemos que preocuparnos. Biden puede pensar que tiene una política, pero durante mucho tiempo, los americanos no han estado dirigiendo las relaciones con China, los chinos lo han hecho; nosotros hemos estado reaccionando, así que cualquier política que Biden piense que puede tener, los chinos probablemente se adelantarán a ella.

Gordon Chang explains that America needs to defend itself from China's interference. Photo: El American/G. Garibay
Gordon Chang explica que Estados Unidos necesita defenderse de la interferencia china. Foto: El American/G. Garibay
Algunos ven como certeza la próxima dominación global de China; otros señalan su debilidad estructural: la corrupción política, una población envejecida, para argumentar que China no puede realmente desafiar a Estados Unidos a escala global. ¿Qué grado de amenaza representa China para el liderazgo y la influencia de Estados Unidos en el mundo?

Si hablamos a largo plazo, entonces China está en verdaderos problemas. Sólo hay que ver un aspecto, su demografía: La demografía de China se encuentra en las fases iniciales del colapso más dramático [de la historia], si no hay guerra ni pestilencia. Si las tendencias actuales se mantienen, y digamos que incluso la demografía china se estabiliza -lo que no está a la vista-, a finales de siglo China estará menos poblada que Estados Unidos.

Eso va a ser muy difícil para China, pero eso es, por supuesto, a largo plazo, estamos hablando de ochenta años; en el ínterin, China, por supuesto, desafiará a Estados Unidos.

Ninguna economía se va a estabilizar a menos que el país tenga una vacuna que haya demostrado ser segura y eficaz. China no tiene vacunas que sean particularmente efectivas; en el mejor de los casos tienen un 65 % de efectividad, pero no se ha demostrado que sean seguras, y China no ha publicado los datos de sus vacunas, mientras que Estados Unidos tiene ahora tres vacunas seguras y efectivas [las de] Pfizer, Moderna y ahora Johnson & Johnson.

La economía de China no se recuperará, porque la gente no va a querer salir a gastar, y hemos visto en los datos de 2020 que la gente en China no está consumiendo [tanto] como esperaríamos que lo hiciera. Estados Unidos se recuperará, China va a tardar mucho más.

En la CPAC escuchamos cómo la creciente interferencia de China hace saltar las alarmas en Japón o Corea del Sur. Si finalmente China perturba aún más la región, ¿qué debería hacer Estados Unidos? ¿Cuál es la mejor manera de apoyar a los aliados de Estados Unidos en Asia-Pacífico?

No se trata sólo de un apoyo retórico, sino de trabajar con los países de forma muy tangible. Por ejemplo, [está] el Quad [Diálogo Cuadrilateral de Seguridad], que es la agrupación informal de India, Japón, Australia y Estados Unidos. Bajo la administración Trump, se dieron grandes pasos en nuestras relaciones con los miembros del Quad, y creo que el equipo de Biden va a hacer lo mismo porque tiene mucho sentido

Esas son las cosas que tenemos que hacer. Tenemos que dejar muy claro a los chinos, no sólo en privado, sino en público, que sus movimientos militares agresivos serán respondidos con la fuerza. Fue bueno que la administración Biden afirmara el artículo 5 del tratado de defensa mutua entre Estados Unidos y Japón, que es la disposición que nos obliga a defender a Japón si es atacado.

La administración Trump fue muy buena en la creación de vínculos con Taiwán, y espero que el equipo de Biden haga lo mismo porque deberíamos decir a los chinos que defenderemos a Taiwán y, de nuevo, eso tiene que ser una declaración pública. Si lo hacemos, China retrocederá, [porque] no quieren enfrentarse a nosotros; si no lo hacemos, pueden pensar que pueden hacer algo como apoderarse de algunas de las islas periféricas de Taiwán, quizá incluso atacar la propia isla principal.

No podemos permitirnos eso porque nuestro perímetro de defensa occidental se derrumbaría si China toma Taiwán.

Estamos viendo cómo las corporaciones de Estados Unidos se están volviendo cada vez más “woke”, apoyando a los llamados guerreros de la justicia social y a los radicales de izquierda en casa. Sin embargo, esas mismas empresas están más que dispuestas a pasar por alto las verdaderas transgresiones de los derechos humanos por parte de China. ¿Qué nos dice esto sobre el poder económico de China?

Para empezar, recordemos: estas transgresiones no son sólo abusos de los derechos humanos; son crímenes contra la humanidad y genocidio.

Las empresas que se aprovechan de ello deben ser condenadas públicamente, y una empresa que me viene a la mente es Nike, que sermonea al pueblo americano sobre el racismo y, sin embargo, durante décadas se aprovechó de unos zapatos fabricados esencialmente en unas instalaciones similares a un campo de concentración, donde se explotaba a las minorías raciales. Nike dice que no sabe nada al respecto, pero ¿cómo no iba a saberlo? Así que esto es importante para nosotros para estar atentos.

Por último, estamos oyendo hablar de la amenaza del Partido Comunista chino y vemos que crece la conciencia entre los conservadores de que hay que hacer algo. ¿Cuál debería ser la agenda del movimiento conservador en relación con el Partido Comunista chino?

Bueno, la agenda de toda América, independientemente del partido, debería ser defender nuestra república, que está bajo un ataque malicioso e implacable por parte del PCCh, y nuestro FBI, las fuerzas de seguridad locales y los funcionarios del gobierno están siendo sobrepasados.

Desde mi punto de vista, significa que tenemos que cortar los contactos con China. Tenemos que cerrar sus consulados, reducir el personal de sus embajadas a unas pocas personas. Significa no comerciar, no invertir en su mercado, no dejarles invertir en nuestros mercados. Sé que suena drástico, pero la cuestión es que estamos siendo abrumados, y hasta que no podamos gestionar esto, no podemos permitir que China haga lo que está haciendo en nuestro país. Hasta que podamos gestionarlo tenemos que cortar nuestros lazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
muro frontera mexico USA

Alguacil de Arizona: paralización del muro le ha entregado la frontera a los carteles

Next Article
migrantes Biden El American

De rodillas, migrantes le piden a Biden permitir su ingreso a USA

Related Posts
Total
0
Share