fbpx

¿La gran mentira o elecciones robadas? La verdad es probablemente un punto intermedio

Hay un término medio en el debate sobre la integridad de las elecciones y sería bueno que los conservadores trataran de encontrarlo.

[Read in English]

Como alguien que siempre ha tenido interés en las conspiraciones, combinado con un sano escepticismo, los últimos 18 meses han presentado un torbellino de preguntas sobre lo que realmente está ocurriendo entre bastidores no sólo en los más altos círculos de poder de Estados Unidos, sino en todo el mundo.

Mi opinión sobre la mayoría de las teorías conspirativas es que, aunque en su mayoría son falsas, a menudo tienen una pizca de verdad. Por ejemplo, ¿acaso George Bush y Dick Cheney llevaron a cabo activamente los atentados del 11-S como razón para invadir Irak? No. Sin embargo, hay considerables pruebas que sugieren que el gobierno de Estados Unidos tenía estrechos vínculos políticos, financieros e incluso diplomáticos con Arabia Saudí, que simultáneamente financiaba a los grupos que los llevaron a cabo.

¿Están implicados en redes masivas de pedofilia personajes como Hillary Clinton y Barack Obama, junto con muchas de las personas más poderosas del mundo? No. Sin embargo, lo que ha salido a la luz sin lugar a dudas es que Bill Clinton, Bill Gates, el príncipe Andrés y muchos otros miembros de la élite mundial tenían vínculos misteriosamente estrechos con el difunto financiero y magnate del tráfico sexual Jeffrey Epstein, cuya propia muerte sigue rodeada de misterio.

¿Es la vacuna contra el coronavirus un intento de los gobiernos mundiales de inyectar a miles de millones de personas un veneno mortal que ayude a despoblar la tierra? La idea es absurda. Sin embargo, hay pruebas de que la vacuna no es necesariamente tan completa como algunas autoridades médicas quieren hacernos creer, ya que los gobiernos intentan avasallar a sus poblaciones para que la tomen contra su voluntad.

Así que esto nos lleva a la cuestión del supuesto fraude durante las elecciones presidenciales de 2020. Muchos partidarios de Trump sostienen que la elección fue robada como resultado de un fraude electoral masivo llevado a cabo por candidatos y organizaciones que apoyan a Biden. Sin embargo, estos casos no han logrado hasta ahora convencer a los tribunales, incluido el Tribunal Supremo, controlado por los conservadores, de que haya habido una corrupción o un delito significativo.

Mientras tanto, los demócratas, los principales medios de comunicación e incluso algunos republicanos anti-Trump han acuñado la frase “Big Lie” para describir las preocupaciones sobre la integridad de las elecciones. Organizaciones como CNN, The New York Times y, por supuesto, el propio Partido Demócrata no tienen ningún interés en llegar al fondo del asunto porque socavaría sus propios intereses.

La semana pasada se conocieron los resultados de la auditoría de Arizona, que confirmaban que Joe Biden era el ganador en el condado de Maricopa. Sin embargo, los resultados también señalaban numerosas irregularidades en 49.000 papeletas, una cifra que cuadruplica el margen de victoria de Biden. Se han hecho reclamaciones similares en otros importantes estados indecisos, como Georgia, Pensilvania y Wisconsin, aunque ninguna ha tenido repercusiones o ramificaciones legales significativas.

Con los dos bandos viviendo en dos realidades diferentes, a veces puede ser difícil para los conservadores de la corriente principal encontrar el punto medio en el debate postelectoral. ¿Qué debería hacer de todo esto el partidario medio de Trump, que sigue sospechando con razón tanto de los medios de comunicación liberales como de movimientos marginales como QAnon?

La respuesta es muy sencilla. La verdad, como en la mayoría de estos casos, está probablemente en algún punto intermedio. ¿Llevaron a cabo los demócratas un fraude a gran escala en las elecciones de 2020 coordinado a través de múltiples estados que inclinó con éxito el resultado a favor de Joe Biden? El jurado sigue sin pronunciarse al respecto.

Sin embargo, ¿es posible que varios actores deshonestos hayan cometido delitos electorales que hayan influido en los resultados de las elecciones? Por supuesto. La clase dirigente liberal ya ha admitido, a través de un informe demoledor de la revista TIME, que hubo una conspiración institucional para destituir a Trump.

La noción de que los delitos electorales fueron parte de este proceso es una conclusión obvia a la que se puede llegar y de la que los republicanos han presentado amplias pruebas. La extraña forma en que se celebraron las elecciones de 2020, con un enfoque en el voto por correo y recuentos que duran semanas en lugar de horas, sólo añade combustible a ese fuego.

A todos los americanos, y no solo a los partidarios de Trump, les interesa no dejar piedra sobre piedra en la investigación de esas acusaciones. Un sondeo hecho en junio reveló que la friolera del 61% de los americanos no cree que la victoria de Joe Biden haya sido “justa y equitativa”. El país se encuentra actualmente en una situación en la que, con razón o sin ella, millones de personas sienten que su voto ya no importa. Esa es una situación muy peligrosa.

Como dice el refrán, la verdad es hija del tiempo. La verdad detrás de lo que realmente sucedió el 3 de noviembre de 2020, eventualmente saldrá a la luz siempre y cuando la gente no renuncie a buscarla. Por lo que parece, no tienen intención de hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
OTAN expulsa 8 diplomáticos rusos por espionaje

OTAN expulsa 8 diplomáticos rusos por espionaje

Next Article
CIA en Alerta

CIA en alerta por captura y asesinato de informantes en el exterior

Related Posts
Total
1
Share