fbpx
Saltar al contenido

La guerra sucia de los demócratas contra la república americana y Trump

Trump, El American

Read in English

[Read in English]

Se entiende típicamente el concepto de “guerra sucia”, como una manera no convencional de llevar a cabo la guerra y suele estar desprovista de integridad moral. Esta maniobra estratégica no tiene que ser necesariamente violenta, aunque la violencia puede ser convenientemente explotada.

La conspiración de la izquierda para interferir e impactar en las elecciones de 2020 fue confesada en ese monumental artículo de Time del 4 de febrero, “La historia secreta de la campaña en la sombra que salvó las elecciones de 2020“. La cábala de oligarcas woke, propagandistas de los principales medios de comunicación industriales y operativos del Partido Demócrata tuvo éxito en su empresa. La irrupción del 6 de enero en el Capitolio ha sido manipulada para completar tímidamente este insidioso complot. 

Los intentos de los legisladores demócratas de deconstruir legislativamente a Estados Unidos han tomado varias formas. Algunas incluyen el intento de nacionalizar las dudosas prácticas de voto por correo (HR 1), codificar legalmente la Ideología de Género y otros venenos de la Teoría Crítica Marxista (HR 5), añadir dos senadores demócratas a través de la estadidad de DC (HR 51), castrar la Segunda Enmienda (HR 127), criminalizar la oposición conservadora (HR 350), y hacer de la Corte Suprema una extensión del Congreso llenándola de jueces adicionales. Afortunadamente, un puñado de demócratas moderados junto con unos republicanos firmes lo han impedido. 

El FBI concluyó el 20 de agosto, después de una investigación de 8 meses, que el incidente del 6 de enero en Washington, DC no fue, de ninguna manera, comandado centralmente por el expresidente Donald J. Trump, sus partidarios, o cualquier grupo de “supremacistas/nacionalistas” blancos. A pesar de ese hecho, los demócratas bajo el liderazgo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inventaron la Comisión del 6 de enero (Comisión) 4 días después para “investigar” lo que la agencia de aplicación de la ley más alta de la nación ya había investigado.

La Comisión, apilada con demócratas fanáticos y “nunca-Trumpistas” que odian al expresidente más que el propio partido gobernante, realmente se han embarcado en otra expedición de pesca salvaje con la esperanza de inhabilitar a Trump, de cualquier modo posible, para seguir siendo viable para la oficina política. Se trata de un tercer juicio político de facto, cuasi post presidencial, y la cuarta vez que se gasta todo el acelerador de las capacidades gubernamentales del izquierdismo para intentar aniquilar al 45º presidente. 

Primero el engaño de Rusia (el informe Mueller), luego el engaño de Ucrania (la llamada telefónica de Zelensky), seguido del engaño de la “insurrección” (la violación del edificio del Capitolio). Aunque es indiscutiblemente un acto ilegal, el evento del 6 de enero no puede ser clasificado como una “insurrección”, en ninguna circunstancia. Se trata de un ejemplo postmodernista de la negación de la verdad, de la tergiversación de los hechos y del uso fraudulento de la autoridad para construir narrativas que sirvan a fines ideológicos. Una figura conocida en este amenazante patrón de abuso de poder con el fin de alterar a Estados Unidos está de nuevo en ello.

El representante de California, Adam Schiff, ha manipulado las pruebas de una comunicación por mensaje de texto en la que participaron el inspector general del Departamento de Defensa, Joseph Schmitz, el representante de Ohio, Jim Jordan, y el ex jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows. La omisión de partes de la conversación de texto para construir un caso contra Meadows es un acto de fraude. Cualquier Corte americana reprendería seriamente al fiscal y/o al abogado defensor por este tipo de actividad. Teniendo en cuenta que Schiff realizó una hazaña similar durante el procedimiento de impeachment de 2019 contra Trump que implicaba la llamada telefónica con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, el congresista californiano e influyente demócrata debería ser inhabilitado (es abogado) y retirado del cargo público.

La Cámara de Representantes votó 222-208 el 14 de diciembre, declarando al último jefe de gabinete de Trump (Meadows) en desacato. Steve Bannon, estrecho colaborador del expresidente, se enfrentó a un destino similar el 21 de octubre. El problema de este procedimiento y su ruptura con el principio establecido de la separación de poderes, fue explicado de la mejor manera por el profesor emérito de la Escuela de Derecho de Harvard, Alan Dershowitz, en un artículo publicado en Gatestone Institute el 15 de diciembre.  

Teniendo en cuenta que el equipo legal de Trump está a la espera de que la Corte Suprema atienda el caso que el Tribunal de Apelaciones del Circuito de Washington, de tendencia izquierdista, decidió en contra del argumento del privilegio ejecutivo del 45º presidente, Dershowitz dijo que “el Congreso no puede simplemente obligar al ejecutivo a someterse a su voluntad cuando hay un conflicto entre los dos poderes elegidos, la tercera rama -el poder judicial- decide quién tiene la razón según la Constitución.”

La estratagema de los demócratas para incapacitar a Trump tiene consecuencias mucho mayores que simplemente jugar sucio para evitar que alguien a quien temen se presente a la presidencia. Se trata de una toma de poder en estricta conformidad de república bananera. El abuso de las instituciones democráticas, violando el debido proceso y la separación de poderes, y participando en la construcción de un régimen autoritario en connivencia con actores privados, como los medios de comunicación industriales y las empresas privadas. Esta es realmente la mayor prueba de la república americana.

Julio M Shiling, political scientist, writer, director of Patria de Martí and The Cuban American Voice, lecturer and media commentator. A native of Cuba, he currently lives in the United States. Twitter: @JulioMShiling // Julio es politólogo, escritor, director de Patria de Martí y The Cuban American Voice. Conferenciante y comentarista en los medios. Natural de Cuba, vive actualmente en EE UU.

Deja una respuesta

Total
56
Share