fbpx
Saltar al contenido

Hábitos saludables: ¿qué son y cuáles puedes adoptar?

Persona comiendo un desayuno saludable y leyendo un libro

Contenidos

Estar satisfechos y felices con nuestra vida es algo que todos esperamos alcanzar y que nos permitirá conseguir nuestros objetivos para lograr una vida plena, por lo tanto, adoptar hábitos saludables es de gran importancia para mejorar la salud y el bienestar que tanto queremos.

Sin embargo, muchas veces no sabemos cómo añadir a nuestra rutina pequeños cambios para llevar un estilo de vida saludable. ¡Aquí te enseñamos cómo!

¿Qué son los hábitos saludables?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social», por lo tanto, si hablamos de hábitos saludables, entendemos que es un conjunto de elementos que engloban comportamientos y costumbres que ayudan a que las personas mantengan un buen estado físico, mental y emocional. 

Al poner en práctica en nuestro día a día hábitos saludables, la calidad de vida puede mejorar significativamente, ya que, además de causar satisfacción y tener un impacto positivo en la vida cotidiana, nos impulsan a plantearnos y cumplir metas, tanto a largo como a corto plazo.

Los hábitos saludables aluden a los siguientes aspectos de la vida cotidiana:

Do you believe Brittney Griner deserves the sentencing she received?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Dieta sana

Cuidar lo que comemos es fundamental para nuestra energía y bienestar físico. Una dieta equilibrada compuesta por comida saludable, que siga los requerimientos diarios de consumo, brinda los aportes necesarios de nutrientes para que tanto el cuerpo como la mente tengan mejor rendimiento. 

Tampoco te olvides de hidratarte, el consumo de agua es importante para que tus órganos cumplan sus funciones y puedan eliminar de una manera más fácil los productos de desecho. Sin embargo, es muy común olvidar que tenemos que tomar agua, por lo que un consejo es tener siempre un termo cargado donde la puedas llevar y guardar en tu bolso para que nunca te falte. 

Evitar hábitos y productos tóxicos

Mantener un consumo de alcohol excesivo, tabaco y drogas lleva a repercusiones importantes sobre la salud

Evitar su consumo previene múltiples problemas de salud que traen como consecuencia la aparición de enfermedades crónicas y mentales, así como el desarrollo de adicciones por estas sustancias. 

Abandonar estos hábitos regula los estados emocionales, aumenta la autoestima, disminuye la ansiedad y el estrés, así como millones de beneficios más.

Ejercicio físico

Si quieres llevar una vida sana, tan solo 30 minutos al día te pueden dar múltiples beneficios a largo plazo, ya que, el ejercicio, además de que puede ayudar a conseguir cambios físicos positivos, mejora el ánimo, la concentración, la memoria, el sueño y la autoestima. Todo esto aunado a la prevención de un sinfín de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y mentales. 

Así que si todavía no lo haces, siempre es un buen momento para incluir este buen hábito y darle a tu cuerpo la actividad física necesaria para mantener e incrementar su vitalidad. 

Higiene

Sentirnos bien con nosotros mismos aumenta la confianza y cambia de manera positiva la actitud con la que queremos afrontar el día. A pesar de lo estresante que puede ser la rutina diaria, apartar un tiempo para ti como limpiarse, arreglarse y cuidarse, no solo a ti mismo, sino también al ambiente donde vives, tiene un efecto enriquecedor en la salud mental y física, ¡no te descuides! 

Bienestar mental

El bienestar emocional y psicológico es necesario para mantener una buena salud. La felicidad resulta clave para la salud emocional, incluso ayuda a potenciar las funciones del sistema inmunitario, retrasar el envejecimiento y a prevenir enfermedades.

Este bienestar es necesario para mantenernos activos y alertas para afrontar nuevos retos personales y mantener relaciones sociales sanas.

Actividad social

Los seres humanos por naturaleza somos seres sociales y necesitamos del contacto con otros para favorecer la estimulación y desarrollo de nuestro cerebro. Tomarse un descanso del trabajo o las clases para compartir con amigos ayuda a liberar el estrés y a sentirnos acompañados y a gusto, por lo que también mejorará el ánimo significativamente.

20 hábitos saludables que puedes adoptar

A continuación, te dejamos una lista de 20 hábitos saludables que, desde El American, te recomendamos implementar en tu rutina diaria: 

  1. Cuida lo que comes: mantener una alimentación saludable es vital para llevar una vida saludable, ¡no la descuides!
  2. Mantente bien hidratado: consumir al menos 2 litros de agua al día es indispensable para todas las funciones del organismo y contribuye a una dieta saludable.
  3. Haz ejercicio regularmente: evita el sedentarismo. Hacer ejercicio diariamente, que esté adaptado a tus necesidades, contribuye a disminuir la tensión arterial y a fortalecer los huesos.
  4. Evita el estrés: recibe estímulos naturales como el aire fresco y el sol. Despéjate cada tanto para mantener la mente fresca, sin duda te ayudará a mejorar el estado de ánimo.
  5. Evita el consumo de drogas y el consumo excesivo de alcohol: elimina estos malos hábitos que generan adicción y dependencia.
  6. Duerme el tiempo necesario: dormir es fundamental para que nuestro cuerpo descanse y tenga la energía requerida para el resto del día.
  7. Acude al médico con cierta regularidad: ir al ginecólogo, urólogo y al médico internista regularmente es fundamental para detectar ciertas anomalías a tiempo y poder tratarlas de una manera más eficaz, a tiempo y satisfactoria. Recuerda controlar tu presión arterial y priorizar tu salud física.
  8. Cuida tu piel: recuerda todos los días aplicar protector solar, así no salgas de tu casa o el día esté nublado. También es importante protegerse del frío, contaminación y productos tóxicos. ¡Tu piel te lo va a agradecer!
  9. Mantén buenas relaciones interpersonales: es fundamental relacionarse de una buena manera con las personas que nos rodean, ya sean compañeros de trabajo, amigos o familia.
  10. Sigue las leyes y las normas de la sociedad a la que pertenezcas: cumple con las medidas expuestas por la ley y evita problemas laborales y sociales.
  11. Cuida tu visión y audición: protege tus ojos de la luz de los dispositivos electrónicos y en las actividades cotidianas, aún más si tu trabajo es de alto riesgo. Asimismo, recuerda no escuchar música muy alta y evitar, en lo posible, el uso de auriculares e hisopos.
  12. No te automediques sin consultar a un especialista: es importante evitar la resistencia frente a los medicamentos, por lo que es mejor consultar un especialista, y que este te evalúe y recete según tus signos y síntomas.
  13. Rodéate de un entorno saludable: evita los ambientes cargados de humo y contaminación. Pueden provocar y empeorar algunas enfermedades respiratorias.
  14. Gestiona tus vacaciones correctamente: si solo tienes pocos días de vacaciones al año, puedes optar por tomarte 15 días a la vez, esto ayuda a que la incorporación al trabajo no sea tan forzosa. 
  15. Organiza tu tiempo: la organización es clave para poder descansar y cumplir con todas nuestras responsabilidades. Establece horarios y rutinas para tener una vida más tranquila.
  16. Disfruta tus pasatiempos: úsalos para despejarte y olvidarte un poco de la rutina y el estrés. Aprovecha al máximo el tiempo al aire libre y rodéate de naturaleza.
  17. No temas al cambio: los cambios a lo largo de la vida son inevitables, acéptalos con gracia y seguridad para que siempre venga algo mejor. 
  18. No descuides tu vida sexual: mantener relaciones sexuales con protección favorece al bienestar físico y psicológico, además tienen impacto positivo sobre el sistema nervioso y el metabolismo. 
  19. Busca nuevas metas: para mantenerse motivado y activo es importante buscar nuevos retos y metas a lo largo de la vida. Siempre es un buen momento para buscar un nuevo propósito en qué enfocarse.
  20.  Cuida tu aspecto: sentirse bien con uno mismo aumenta las endorfinas, la confianza y la autoestima.

Hábitos adicionales para abandonar un estilo de vida poco saludable

Estar estresado todo el tiempo, ser sedentario, vivir amargado, entre otros comportamientos, denotan a una persona que lleva un estilo de vida opuesto a lo considerado saludable. Los siguientes hábitos de vida saludable pueden ayudar a estas personas a darle un nuevo rumbo a sus vidas:

Caminar

Caminar es una de las actividades más fáciles y que se puede realizar a casi todas las edades. Lo puedes realizar tanto acompañado como solo, mientras disfrutas de la vista, de un podcast o de buena música. Si deseas ejercitarte de esta manera, mantén una velocidad constante que te permita acelerar tu ritmo cardíaco para que trabajes el corazón y el resto de los músculos del cuerpo.

Subir escaleras

¡Evita el ascensor! Si eres una persona sedentaria y quieres empezar por crear pequeñas rutinas, esta sin duda se adapta a ti. Para mover un poco más el cuerpo y quemar calorías extra. En vez de montarte en el ascensor, sube por las escaleras. Si lo haces a una buena velocidad, puede llegar a ser un ejercicio intenso y efectivo.

Saltar la cuerda

Este es uno de los ejercicios que más quema calorías, además que cuenta de múltiples beneficios, ya que ejercita la mayoría de los músculos del cuerpo. Saltar la cuerda diariamente mejora el balance, la coordinación y, sin duda, la resistencia.

Meditar

Practicar la meditación diariamente puede cambiar tu vida. Es un entrenamiento de la mente para aprender a ser más consciente de las sensaciones y emociones que sentimos y, de esta manera, liberar los pensamientos obstructivos. Ayuda a mejorar la concentración y la memoria, reducir el estrés, mejorar el sueño, favorecer el estado de ánimo y un sinfín de beneficios más.

Practicar taichí

El taichí es un tipo de ejercicio suave y de estiramientos que implica una serie de movimientos realizados de forma lenta, concentrada y acompañado por respiraciones profundas. En las prácticas cada postura fluye a la siguiente, sin pausa, asegurando que el cuerpo esté en constante movimiento. Es un ejercicio seguro y apto para todas las edades y niveles de estado físico, ya que ejerce un esfuerzo mínimo sobre los músculos y las articulaciones.¿Te interesa descubrir más tips e información sobre un buen estilo de vida? Puedes suscribirte al newsletter para recibir más contenido como este.

Total
0
Share