fbpx
Saltar al contenido

Graves hallazgos sobre el sancionado avión venezolano de tripulantes iraníes retenido en Argentina

avión venezolano

Contenidos

Estados Unidos está en alerta ante los vínculos de países de la región con el terrorismo iraní. Un avión venezolano sancionado por la justicia estadounidense fue retenido en Argentina con tripulantes iraníes y venezolanos que levantaron sospecha. Ahora, autoridades investigan presuntas irregularidades y la posibilidad de que exista vinculación con el terrorismo.

Se trata de un Boeing 747 de la aerolínea venezolana Emtrasur, que fue retenido por las autoridades argentinas el 8 de junio tras quedar varado por falta de combustible.

El vuelo provenía de México y, supuestamente llevaba a Buenos Aires autopartes para la empresa Volkswagen. La compañía de origen alemán negó ser la receptora de ese cargamento.

El avión había arribado a Buenos Aires el día 6 y dos días más tarde tenía previsto ir a Montevideo, pero Uruguay le denegó acceso a su espacio aéreo, por lo que debió regresar al aeropuerto argentino.

El vuelo llevaba solo a 14 tripulantes de nacionalidad venezolana, varios de ellos relacionados con el servicio de inteligencia Sebin, y 5 iraníes a quienes se les retuvo el pasaporte mientras son investigados.

Do you think trading Brittney Griner for the russian arms dealer is a fair swap?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

A medida que pasan los días se descubren algunas irregularidades que ponen en alerta a Argentina y al mundo: el avión fue recientemente registrado como parte de la flota de la aerolínea, pero antes perteneció a la compañía iraní Mahan Air vinculada con el terrorismo.

Emtrasur es una compañía filial del estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), y tanto Conviasa como Mahan Air están sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros y Sanciones del Departamento del Tesoro (OFAC).

Estados Unidos acusa a Mahan Air de transportar cargas militares en aviones civiles, y en 2011 impuso sanciones para quienes operen con la aerolínea iraní.

Las irregularidades del avión venezolano

Además de las sospechas sobre el avión, en Argentina también se investiga por qué había cinco iraníes entre la tripulación.

La prensa argentina ha señalado que a las autoridades de ese país les llamó la atención el hecho de que la tripulación de la aeronave era “más del doble” de lo requerido.

Este lunes, el ministro de Seguridad de Argentina, Aníbal Fernández, informó en declaraciones a la emisora radio Perfil que el nombre de uno de los tripulantes iraníes, Gholamreza Ghasemi, “coincide” con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.

Entre otras irregularidades, se conoció que el legislador argentino, Gerardo Milman, denunció al diario La Nación que la aeronave “apagó el transponder, que es como un GPS del avión, en su vuelo Córdoba-Buenos Aires”.

Además, afirmó que el avión venía de hacer escala en Ciudad del Este, “donde había 29 pasajeros y 10 se quedaron en esa ciudad”.

“Estos aviones llevan 4 o 5 personas, son de carga. Con 30, como tenía en Ciudad del Este, o 19, como llegó a Buenos Aires, van a pérdida. No hay casualidades; habría una operación de la inteligencia venezolana y la inteligencia iraní en territorio argentino”, afirmó el legislador.

El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, dijo este lunes que al momento de ingresar a Argentina inicialmente no existían alertas rojas ni ningún tipo de medida similar en contra de ninguno de los tripulantes, pero posteriormente el gobierno argentino recibió información de organismos internacionales que advertían sobre “la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con las Fuerzas Quds”, una división de la Guardia Revolucionaria Islámica.

El viernes pasado se autorizó la devolución de los pasaportes a los venezolanos, quienes están en libertad para “subirse a un avión de línea e irse sin ningún inconveniente”, según el ministro Fernández. Sin embargo, los iraníes siguen retenidos.

¿Cuál sería el objetivo de los tripulantes?

Joseph Humire, especialista en inteligencia y seguridad internacional, ha explicado a El American que por más de 35 años, Irán ha construido el potencial para tener presencia militar en la región con negocios que a simple vista parecen lícitos.

El especialista ha señalado que Irán tiene una industria de autos en Venezuela que a simple vista es un negocio legítimo, “pero cuando hace los envíos de autopartes, puede ocultar otro material como explosivos, minerales o materia prima para armas”.

«Irán ha construido una infraestructura de doble uso, construye empresas como fachada, que a primera vista son legítimas pero detrás de eso hay usos encubiertos», señaló.

Antecedentes de vuelo y más sospechas

Hace un mes, la aeronave que está inmovilizada en Ezeiza transportó una carga de cigarrillos desde Paraguay hasta Aruba. Ese vuelo se llevó a cabo el 13 de mayo, desde Ciudad del Este hasta la isla.

La aeronave salió desde Venezuela y aterrizó en el aeropuerto Guaraní y según reportes, la tripulación también estaba integrada por 11 venezolanos y 7 iraníes.  

De los 7 iraníes, apenas dos coinciden con los tripulantes del vuelo a Ezeiza y uno de ellos es accionista y miembro de la junta directiva de la aerolínea iraní Qeshm Fars Air, sancionada por Estados Unidos.

¿Qué hacía un alto ejecutivo de una aerolínea iraní como tripulante en un vuelo de autopartes y de carga de cigarrillos?

Además hay otro dato que llamó la atención, la aseguradora de la aeronave venezolana es la empresa iraní: Razi Insurance CO; situación por la que Paraguay emitió un alerta a a sus pares de la región, pero también a Estados Unidos e Israel.

Total
10
Share