fbpx
Saltar al contenido

Investigadores de Harvard descubren que el consumo de aceite de oliva reduce la mortalidad prematura

Investigadores de Harvard descubren que el consumo de aceite de oliva reduce la mortalidad prematura

Investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard asocian por primera vez una mayor ingesta de aceite de oliva con un menor riesgo de mortalidad total y por causas específicas.

El estudio, titulado “Consumo de aceite de oliva y riesgo de mortalidad total y por causas específicas en adultos americanos” y publicado en la revista Journal of the American College of Cardiology (JACC), también revela que la sustitución de otras grasas por una cantidad equivalente de aceite de oliva reduce la mortalidad prematura.

La investigación se desarrolló usando datos de los estudios más conocidos y solventes en nutrición, que son la cohorte de las enfermeras, con 60.582 mujeres participantes, y la de los profesionales sanitarios, con 31.801 varones voluntarios.

“Los trabajos están dirigidos desde la Universidad de Harvard y cuentan con un seguimiento de 28 años, durante los que se verificaron más de 36.000 fallecimientos y se identificó su causa”, afirmó el profesor Martínez-González, investigador del CIBEROBN, y uno de los autores del trabajo.

Según explica, “podrían surgir dudas al pensar que el hecho de consumir aceite de oliva fuese solo un marcador global de vida sana. Sin embargo, la abundante información recogida de estos participantes cada dos años, que incluye una extensa valoración nutricional repetida cada 4 años, así como los muchos otros aspectos de la dieta y el estilo de vida estudiados, permiten identificar con validez cuál es el efecto propio a largo plazo del consumo de aceite de oliva, una vez que se equiparan los participantes por edad y por una multitud de otros factores”.

Se comparó el consumo de aceite de oliva en distintas categorías y se observó que, a igualdad de las otras características, quienes más aceite de oliva consumían presentaban reducciones relativas del 19 % en mortalidad cardiovascular, del 17 % en mortalidad por cáncer, del 29 % por enfermedad neurodegenerativa y del 18 % por mortalidad respiratoria.

Martínez-González añade que “además, se observó que la sustitución de 10 gramos al día de otras grasas, como la margarina, la mantequilla, la mayonesa o las grasas lácteas, por aceite de oliva, se asociaba a un riesgo entre un 8 y un 34 % menor de mortalidad total y por causas específicas”.

Aunque otros estudios previos ya permitían recomendar el aceite de oliva y la dieta mediterránea para la prevención cardiovascular, “no pudieron identificar una relación tan directa a largo plazo entre consumo de aceite de oliva y reducción de mortalidad prematura”, asegura el doctor.

“Los nuevos resultados resultan decisivos para confirmar los efectos preventivos a más largo plazo sobre la mortalidad prematura. Al ser un trabajo tan robusto ayudan, sin duda, a afianzar los consejos nutricionales que venimos dando”, añade.

Deja una respuesta

Total
10
Share