fbpx
Saltar al contenido

¿Convertirán los hispanos a Florida en un estado republicano?

Esta entrada también está disponible en: English

[Read in English]

La noche de las elecciones del 2000, Tim Russert, de la NBC, escribió en una pizarra blanca que la totalidad de las elecciones se reducirían a: “Florida, Florida, Florida” cuando se hizo evidente que cualquiera de los candidatos requería ganar en dicho estado para obtener la Casa Blanca. Al final, luego de largos recuentos de votos y de una decisión controvertida de la Corte Suprema, Bush ganó en este estado por 537 votos. Desde entonces, Florida se ha balanceado de un partido al otro y ya es casi la típica definición de un estado fluctuante.   

Pero 2021 no es 2000 y actualmente el Partido Republicano controla todas las ramas del gobierno estadal y tiene dos senadores. De hecho, la última elección a nivel estadal que ganaron los demócratas en Florida fue hace nueve años. Así pues, luego de ser uno de los estados más próximos a la nación, ¿Se está convirtiendo Florida en un estado rojo?

A primera vista, la pregunta puede sonar ridícula, aunque Trump ganó en dicho estado, tanto en 2016 como en 2020, pero lo hizo con un margen estrecho, venciendo a Hillary Clinton por un punto en 2016 y a Biden por tres en 2020. Es más, los otros dos republicanos que ganaron las elecciones a nivel estadal en 2018 lo hicieron con  un margen aún más estrecho, con el senador Rick Scott que le extrajo una victoria con 10,000 votos al entonces senador Bill Nelson, y con el gobernador Ron De Santis, convertido ahora en favorito del movimiento conservador y quién derrotó a Andrew Gillum con menos de 35,000 votos. 

El estado cuenta con gran diversidad (que lógicamente debería favorecer a los demócratas) con la población hispana (26,5 % de la población total) que constituye una parte distintiva de la identidad del estado y los afroamericanos son el 15 % de la población total. 

desantis, florida, ron, comunismo, china
Gobernador DeSantis. (Imagen: Ron DeSantis| Gage Skidmore| CC BY-SA 4.0 Flickr| )

Florida es por 7 puntos más republicana que el resto del país

Sin embargo, es un hecho que durante años los demócratas han luchado enormemente en el estado y el Partido Republicano ocupa la mansión del gobernador desde hace más de veinte años. Mas recientemente hasta la Asociación de Gobernadores Demócratas anunció no seguir dando ayuda económica significativa para las elecciones del próximo año, decisión adoptada luego de anunciarse que habría más electores republicanos inscritos que demócratas por primera vez en la historia del estado.     

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Un análisis de FiveThirtyEight sobre las tendencias partidistas de cada estado mostró que Florida es 7,6 % más republicana que la totalidad de la nación. Para situarlo en perspectiva, Maine, Colorado y Nuevo México son el 7 % menos demócratas que el resto del país, pero todos estos estados se han considerado desde ya algún tiempo como mas cercanos a ser demócratas que los estados fluctuantes.

De hecho, según la misma información, una victoria demócrata en la contienda por gobernadores del año que viene sería una derrota mayor que la de Terry McAullife por Youngkin puesto que Virginia sólo es 4,6 % más demócrata que el resto de la nación. 

Aunque los demócratas han proclamado a los cuatro vientos durante años que una mayor diversidad en los Estados Unidos les daría constantes victorias electorales, pareciera que Florida, estado extremadamente diverso, se está saliendo de su visión electoral.

El Partido Republicano ha penetrado significativamente en el crucial voto latino

Si los demócratas ya han fracasado durante nueve años en ganar elecciones significativas a nivel estadal, para el comisionado de agricultura Nikki Fried, consternado por lo poco conocido que es su planteamiento, los resultados en 2020 serían el peor de los augurios puesto que los demócratas perdieron terreno significativo en un sector demográfico crucial: el voto hispano.

Desde 2020, el único modo en que los demócratas han tenido una oportunidad realista en Florida ha sido por lograr márgenes enormes en uno de los condados más latinos del estado: Miami-Dade el cual es 68 % hispano. Barak Obama venció en el condado con márgenes del 16 % y 23,7% en 2008 y 2012 respectivamente, ganando en el estado en ambas ocasiones.

Florida ha sido durante décadas un estado fluctuante, pero pareciera convertirse, cada vez más, en un bastión republicano
 Participantes en la manifestación “Latinos con Trump” marchan en apoyo al Presidente Donald Trump en el parque Tamiami. (EFE).

Esto no significa que ganar en Miami-Dade con amplio margen asegura la victoria demócrata, pues Hillary Clinton ganó con más de 30 puntos y aún así perdió en el estado por un solo punto, pero si quiere decir que es una condición necesaria para  ganar. De hecho, en tres de las cuatro oportunidades en que los demócratas han perdido en el estado desde 2020, los republicanos han obtenido más del 45 % de los votos en el condado. 

El año pasado Donald Trump se las ingenió para incrementar su parte de la votación a 33,8 % en contra del 46 % de Clinton, cambio significativo que también  estuvo acompañado con fuerte desempeño del Partido Republicano en la población latina por todo el país. En la actualidad, los hispanos se han vuelto cada vez más críticos de Biden y Youngkin pareciera haber obtenido resultados significativos con los votantes hispanos en las elecciones para la gobernación de Virginia de la semana pasada. Si los republicanos se las ingenian para cimentar esta apertura política, no sólo Florida podría tornarse  en rojo rubí, sino que definitivamente, sería casi imposible que los demócratas ganaran en el estado.    

Así como la clave de la elección en el 2000 fue “Florida, Florida, Florida”, la clave para evitar que los demócratas ganen en el Estado del Sol es “Miami-Dade, Miami-Dade, Miami-Dade”.

Daniel is a Political Science and Economics student from the University of South Florida. He worked as a congressional intern to Rep. Gus Bilirakis (FL-12) from January to May 2020. He also is the head of international analysis at Politiks // Daniel es un estudiante de Cs Políticas y Economía en la Universidad del Sur de la Florida. Trabajo como pasante legislativo para el Representate Gus Bilirakis (FL-12) desde enero hasta mayo del 2020. Daniel también es el jefe de análisis internacional de Politiks.

Total
1
Share