fbpx
Navidad, misa, eeuu

Los hispanos y la primera misa de Navidad en América

Es imperativo que se haga honor a la verdad y que se recuerde el aporte hispano a esa ética de valores y morales judeocristianos que tan fundamental es a la fibra estadounidense

Un lecho impresionante de base cristiana está subyacentemente cosido en el tejido de los Estados Unidos Desde los documentos fundadores del “Pacto del Mayflower” hasta la Declaración de la Independencia y más allá, se refleja vivamente una relación estrecha y un sistema de creencias sólido entre los Estados Unidos y un orden trascendental superior.

Esta relación establecida ha influido y beneficiado a la democracia estadounidense y facilitando así la formación de una sociedad virtuosa, un componente vital de cualquier esquema de autogobierno. Tomando esto en cuenta, es imperativo que se haga honor a la verdad y que se recuerde el aporte hispano a esa ética de valores y morales judeocristianos que tan fundamental es a la fibra estadounidense. La Navidad es el momento perfecto para esta reflexión.

La primera misa de Navidad

Sesenta y ocho años antes de que se fundara Jamestown, Virginia, y más de ocho décadas antes del desembarco del Mayflower en Plymouth, Massachusetts, en un lugar llamado Anhaica, un asentamiento abandonado de la tribu india de los Apalaches en lo que hoy es Tallahassee, Florida, se celebró la primera misa de Nochebuena en América del Norte el 24 de diciembre de 1539.

Hernando de Soto, el legendario explorador español, doce sacerdotes católicos, más de seiscientos veinte hombres, algunos de ellos trayendo a sus familias, acompañados por nativos amistosos, observaron la misa en la estricta religiosidad de la Navidad, la celebración del nacimiento de Jesucristo.

Navidad, misa, eeuu
“La gran contribución de De Soto en la investigación antropológica y geográfica para comprender mejor el Nuevo Mundo, sólo es secundado por la contribución de España en la consolidación de la base cristiana de EE.UU.” (Flickr)

De Soto, comisionado por la corona española para explorar “La Florida” (actual Florida) y las partes inexploradas del sudeste de los Estados Unidos, dejó Cuba y desembarcó en el área de la bahía de Tampa en mayo de 1539 en nueve barcos con el séquito anteriormente mencionado. Siete meses y más de trescientas millas más tarde, después de dirigirse hacia el noroeste a través de las tierras vírgenes de Florida, los conquistadores españoles llegaron y se establecieron para pasar el invierno en Anhaica (Tallahassee). Los desafíos que enfrentaban, debido a la constante guerra de los Apalaches, aseguraban que la misa de Nochebuena sería una de gran acción de gracias.

Entre los platos por servir, los cerdos formaron parte de la cena de Nochebuena, la más emblemática de las fiestas hispanas para la ocasión. Rachel Porter, coordinadora de programas especiales del Departamento de Estado de Florida, confirmó que, durante un proyecto de excavación masivo en la zona en 1987, además de encontrar más de cuarenta mil artefactos de los conquistadores españoles, una moneda española acuñada en 1517, también se encontraron fragmentos de huesos y de mandíbula de cerdo. Porter destacó que “los españoles fueron los primeros en traer cerdos a Florida“, lo que respalda la autenticidad del sitio y la ocasión en el Tallahassee actual.     

El propósito del viaje de De Soto era la exploración de los territorios adyacentes a Florida. Esta gesta ambiciosa terminó siendo la más extensa exploración por tierra en América del Norte, cubriendo en un período de cuatro años, cuatro mil millas, los territorios de Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Tennessee, Alabama, Misisipi, Arkansas, Luisiana, así como Florida. Irónicamente, el primer europeo que descubrió y cruzó el poderoso río Misisipi, en esas orillas, murió de una enfermedad. La gran contribución de De Soto en la investigación antropológica y geográfica para comprender mejor el Nuevo Mundo, sólo es secundado por la contribución de España en la consolidación de la base cristiana de Estados Unidos.

La “Misión San Luís”, un asentamiento establecido en el hábitat donde se celebró aquella primera Misa de Nochebuena, más de 1.500 indios Apalaches y colonos españoles juntos, durante tres generaciones, cohabitaron pacíficamente y mantuvieron las tradiciones cristianas mucho después de que de Soto se fuera. Cabe señalar que la Misión San Luís, precedió a las establecidas en California por más de 150 años.

Mientras toda EE.UU. se prepara para celebrar la Navidad, es importante recordar el papel fundamental que España y la cultura hispana han jugado en el fomento del cristianismo, y el honrar de su Figura más importante. Por lo tanto, lo más apropiado es decir Feliz Navidad, así como Merry Christmas.    

Total
51
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
say no to socialism

No al socialismo: encuesta revela que estadounidenses prefieren el libre mercado

Next Article
Argentina

Argentina: de la “justicia social” a “la justicia menstrual”

Related Posts
Total
51
Share