fbpx
Saltar al contenido

La curiosa historia del periodista que narra las luchas de los ticos en Estados Unidos

Read in English

[Read in English]

La población mundial actual se estima en 7.8 billones de habitantes. De esa cifra, solo 5 millones de personas somos costarricenses, lo que ni siquiera representa un 1%. De ese minúsculo número se estima que si acaso un 2 % hemos salido de nuestro país.

Entre esos intrépidos está Elías Alvarado, un joven periodista originario de la zona sur de Costa Rica. Migró a Estados Unidos hace 7 años y acá ha construido una vida en familia y una carrera bastante particular: es taxista y periodista.

Vive en New Jersey, pero trabaja en New York. Es corresponsal de Teletica, canal en el que, además de dar noticias, se ha dedicado a resaltar las historias de lucha de los ticos en Estados Unidos.

Mientras conversamos, Elías está en su carro, al que llama su “oficina”, pues sirve como taxi, camerino y cabina de producción.

Lleva consigo un termo con café de Costa Rica (ese que el papa Francisco reconoce como “el mejor café del mundo”) y cuando le pregunto cuántos ticos hay en este país me responde que “no hay un dato oficial. Lo he consultado varias veces. El cónsul estima que hay alrededor de 80,000 ticos entre New York, New Jersey y Connecticut. Se supone que donde más ticos hay es en New Jersey, que ya se conoce como la octava provincia”.

Según me comenta Elías, el motivo por el que tantos ticos se han mudado al “estado jardín” es por las similitudes que hay con Costa Rica: “es un estado muy verde. Es cómodo y tranquilo para vivir”.

A diferencia de personas de otras nacionalidades que suelen formar grupos numerosos de convivencia —cubanos, dominicanos o puertorriqueños—, Alvarado asegura que los ticos “somos una comunidad dispersa porque no somos muchos y cada quién está en lo suyo. Las reuniones ticas normalmente se dan en septiembre, el mes de la Independencia”.

La curiosa historia del periodista que narra las luchas de los ticos en Estados Unidos

Desde que asumió su trabajo como corresponsal de Teletica en New York —figura bastante inusual para la televisión costarricense—, Alvarado se ha esforzado por mostrar que los ticos somos personas trabajadoras, que migramos para brindar progreso a los lugares que nos acogen.

“Los ticos aquí me tratan muy bien. Están muy contentos de que he podido visibilizar a los que estamos fuera de Costa Rica, pues estábamos un poco en el olvido. Existimos ticos en todo el mundo realizando nuestros sueños. Nos pueden encontrar en los trabajos más humildes o en puestos prestigiosos en universidades, laboratorios o grandes empresas. He tratado de visibilizar a esa comunidad costarricense y eso ha sido bien recibido. Me ha tocado contar las historias de los ticos que han dejado atrás a sus familias y el drama de los migrantes”.

Elías es indocumentado. Está a la espera de que se resuelva el trámite por medio del que sus hermanos —ciudadanos americanos— solicitaron su permiso para que permanezca en le país. Desde que migró, hace siete años, no ha regresado a Costa Rica.

“El tiempo pasa muy rápido. No hay tiempo para pensar en volver a Costa Rica. Hay que vivir el hoy, no desvelarse por el mañana. La pandemia nos lo demostró. Yo vivo el hoy. Si regresara a Costa Rica mañana lo haría con todo el gusto. Vivo orgulloso de donde vengo. Pienso que cada día falta menos. Nunca he cometido delitos y todo saldrá en el momento oportuno”, asegura.

El periodista se muestra optimista sobre el futuro de los migrantes indocumentados en el país y siente que esta sigue siendo una nación de oportunidades. Después de todo, ha logrado una estabilidad que para muchos en Costa Rica sería impensable. Todo lo ha hecho desde su taxi.

La curiosa historia del periodista que narra las luchas de los ticos en Estados Unidos
Elías afirma que su carro es su “oficina”, pues sirve como taxi, camerino y cabina de producción. (Elías)

“El taxi es lo que me da de comer a mí, a mi esposa y a mi bebé. Es algo honrado y para nada me avergüenzo de lo que hago. Soy taxista en New York, trabajo de 12 a 15 horas al día. Lo hago con mucho amor. En la noche llego, me quito la ropa de trabajo, me pongo saco y corbata y doy las noticias. Soy tanto el taxista como el reportero, el esposo, el papá, el hermano… Todo eso. Sigo siendo yo sin cambiar de actitud”, cuenta con orgullo.

Cuando converso con Elías me doy cuenta de que él representa perfectamente la idea que yo tengo de nosotros los ticos. Es un hombre honrado, padre de familia, profesional, trabajador. Ciudadano de bien que busca crecer sin dañar a nadie. Ese es el tico que debe representarnos en el mundo.

“Tenemos la oportunidad de hacer las cosas de la mejor manera para dejar el nombre de nuestro país en alto y que siempre tengan cosas buenas qué decir de nosotros”, afirma Elías convencido.

Él lo ha hecho a cabalidad.

1 comentario en «La curiosa historia del periodista que narra las luchas de los ticos en Estados Unidos»

  1. Excelente. La historia de Elías la vivimos diariamente miles de ticos y por eso es que este artículo conecta inmediatamente con las fibras del inmigrante. Me llama poderosamente la atención tu análisis final que habla de los ticos que nos representan en el extranjero, poniendo el nombre de nuestro país en alto. Han sido muchas las personas que al saber que soy costarricense me dicen que solo conocen ticos buenos, todos sabemos que eso no es cierto, pero sí la gran mayoría es como Elias, como nos describes. Gracias, como decía Elias una vez: “a veces los sueños se cumplen”.

Deja una respuesta

Total
46
Share