fbpx
Historias de la trágica inundación que tomó por sorpresa a la costa este de Estados Unidos y golpeó fuertemente a New York

Historias de la inundación que tomó por sorpresa a la costa este de Estados Unidos y golpeó fuertemente a Nueva York

Entre New York, New Jersey, Pensilvania y Connecticut hubo, al menos, 43 personas que murieron. La situación fue bastante desesperante para miles de ciudadanos

[Read in English]

Caía la noche del miércoles 1 de septiembre, una gran parte de los ciudadanos de New York se movilizaban hacia sus casas, algunos iban en auto y otros usaban los medios de transporte público, pero de pronto empezó una pesadilla que duraría horas: la inundación a causa de los remanentes del huracán Ida.

Las trágicas imágenes, difundidas por toda Internet, muestran cómo el agua inundó hogares, cerró calles, dejó a gente atrapada en autos, hizo que colapsaran las estaciones de metro e impidió que vuelos o cualquier servicio de transporte público o privado pudiera operar.

En los barrios de alta densidad poblacional como el Bronx, Queen y Brooklyn, se pasó un momento terrorífico cuando se vieron especialmente perjudicados por las fuertes tormentas.

43 muertos y cientos de residentes varados en el metro

De acuerdo con The New York Times, de las 43 muertes oficiales, «se sabe que quince personas murieron en New York, trece de ellas en la ciudad de NY, la mayoría de las cuales fueron encontradas en casas de Queens y Brooklyn y tenían edades comprendidas entre los 2 y los 86 años».

La gran tormenta tomó por sorpresa a cientos de ciudadanos y se desató una desesperación lógica por llegar a casa. Durante las fuertes lluvias, docenas de latinos decidieron cruzar el puente Ed Koch Queensboro desde Manhattan hacia Queens, cuya distancia es de aproximadamente un kilómetro.

Un residente de Queens, que tuvo que caminar por el puente en medio de la tormenta, le dijo a El American que no podía pagar «$150 por un Uber para llegar a su casa» y que «los autobuses no estaban pasando». Básicamente, había que arriesgarse para poder llegar a un lugar seguro.

Otras personas tuvieron un poco más de suerte, pues Ida los tomó desprevenidos, pero al menos en casas seguras. «La verdad es que anoche nos sorprendió la tormenta, llovió bastante y por varias horas, pero al menos estábamos por la casa en ese momento y ahí comencé a ver que muchos conocidos estaban publicando vídeos y fotos de la tormenta mientras ellos estaban por la calle y me di cuenta que estaba realmente complicada la situación», dijo a El American Christian, un joven paraguayo que lleva años viviendo en New York, en la mañana del jueves 2 de septiembre.

«La situación sigue difícil, hay muchas carreteras que están inundadas y tuvieron que ser cerradas, sigue siendo un peligro en varios puntos del estado, por lo que mi familia y yo decidimos resguardarnos el día de hoy y no ir a trabajar por miedo a que nos quedemos estancados en algún punto, o que no podamos volver por falta de servicio de tren… lo único que podemos hacer es esperar a ver cómo está la situación con el correr de las horas», agregó Christian, quien ya pudo asistir a su trabajo como albañil el 3 de septiembre, una vez la emergencia se calmó.

 Historias de la trágica inundación que tomó por sorpresa a la costa este de Estados Unidos y golpeó fuertemente a New York
Los coches quedan varados en el agua de la inundación bajo un puente después de que los remanentes del huracán Ida produjeran fuertes lluvias y causaran inundaciones generalizadas en la ciudad de New York, Estados Unidos, 02 de septiembre de 2021. (EFE)

Algunos intentaron salvar vidas, pero en muchos casos no pudieron

No todos corrieron con la suerte de tener casas protegidas. Hubo historias trágicas y descorazonadores. El Times reveló una de ellas en uno de sus artículos sobre las inundaciones.

«En Flushing, Queens, Deborah Torres dijo que escuchó las súplicas desesperadas desde el sótano de tres miembros de una familia, incluido un niño pequeño. Mientras el agua entraba en el edificio sobre las 10 de la noche del miércoles, la Sra. Torres dijo que oyó a la familia llamar frenéticamente a otra vecina, Choi Sledge», se lee en el artículo. «La Sra. Sledge suplicó a la familia que huyera. Sin embargo, en pocos momentos la cascada de agua era demasiado potente, y también impidió que alguien intentara bajar a ayudar».

La familia no pudo sobrevivir, era imposible salvarlos, dijo el Times.

Hubo otro caso similar que también fue revelado por la «gray lady»: «Darlene Lee, de 48 años, estaba en el sótano de un apartamento que pertenecía al encargado de un condominio en Central Parkway, Queens. La inundación atravesó una puerta corrediza de cristal del apartamento y lo llenó rápidamente con unos dos metros de agua turbia».

Allí estaba la señora Lee, atrapada entre las puertas y sin poder escapar, entonces llegó «Patricia Fuentes, la administradora de la propiedad, que acababa de salir del trabajo cuando oyó a la Sra. Lee gritar pidiendo ayuda y la encontró atrapada. La Sra. Fuentes corrió al vestíbulo para pedir ayuda, y Jayson Jordan, el ayudante del portero, y Andy Tapia, un operario, saltaron a través de la puerta de cristal rota para llegar hasta la Sra. Lee».

No hubo suerte. «La Sra. Lee quedó atrapada y el Sr. Tapia trató de ayudarla a mantenerse por encima del agua hasta la barbilla. Finalmente, los hombres pudieron sacarla de la puerta, pero ya era demasiado tarde, dijo el Sr. Jordan».

Latinos atrapados en el metro

Prácticamente todo el servicio del metro y transporte publico de New York se detuvo. De acuerdo con información de CNN, «la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) describió los problemas el jueves temprano: el sistema de metro se inundó en 46 ubicaciones, alrededor de 65 autobuses fueron bloqueados o atascados y dos trenes de la Línea Norte de Metro quedaron varados. Además, todo el servicio ferroviario de New Jersey Transit, excepto la Atlantic City Rail Line, fueron suspendidos debido a las inundaciones».

Javier Guzmán, un trabajador en la ciudad de New York le dijo a El American que «nadie informó que los transportes públicos no iban a funcionar. Estuvimos esperando desde las 11:00 pm hasta las 4:00 am hasta que llegamos a casa. Al principio, el Uber nos quería cobrar entre $150 y $180, pero más tarde bajó un poco el precio y por eso pudimos llegar a casa».

Guzmán criticó al Gobierno de la ciudad por la falta de prevención y advertencia: «Creo que a pesar de los recursos que tiene a ciudad, el alcalde y el gobernador no se centran en lo más esencial que es cuidar la ciudad y mantener todos los avisos suficientes ante cualquier emergencia».

Un cocinero, quien prefirió no dar su identidad, le dijo a El American que tuvo que caminar desde la calle 40 hasta el South Bronx, aproximadamente 3 horas y más de 10 kilómetros.

Decenas de personas no tuvieron otra opción que dormir en las estaciones del tren. Maria Medina, una cocinera que trabaja en Manhattan, dijo a El American que «cuando venía otra vez [a Manhattan], en la calle 42, en la Grand Central donde se agarra el tren 4,5, y 6, había mucha gente durmiendo, porque no había trenes para el Bronx. Los Ubers estaban por el cielo y la gente se tuvo que quedar a dormir ahí».

Vista de un coche dañado por un árbol derribado después de que los remanentes del huracán Ida produjeran fuertes lluvias y causaran inundaciones generalizadas en Nueva York, Estados Unidos. (EFE)

Estado de emergencia en Nueva York

La ciudad de New York declaró el estado de emergencia por las inundaciones el jueves a la madrugada, pero para ese momento, muchos neoyorquinos ya se encontraban varados en las estaciones del metro.

«Camilla Akbari abordó a las 7:43 p.m. el miércoles por la noche el tren de New Jersey Transit desde la estación Penn de New York con la esperanza de llegar a la casa de su madre en Princeton, Nueva Jersey. Es un viaje que generalmente dura aproximadamente una hora», relató CNN. «Este viaje, sin embargo, tomó alrededor de 14».

Camila, quien tiene 24 años y estudia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, fue una de las decenas de cientos de personas que quedaron atrapadas en trenes sin agua, comida y electricidad durante largas horas y con la incertidumbre de no saber con exactitud qué estaba pasando debido a la falta de información. «Estuvimos literal y figurativamente en la oscuridad durante horas», dijo Camila a CNN.

Nueva Jersey también fue afectada

CNN contó la historia del NJ Transit donde quedaron, aproximadamente unas 200 personas atrapadas. El medio pudo conseguir los testimonios no solo de Camila Akbari, sino también de Ian Wolsten, Ilia Rivera y Alexandra Patiño, que «se encontraban entre los pasajeros a bordo y describieron un viaje angustioso que se hizo más frustrante por la falta de información».

Cuando empezaron las inundaciones, el tren se detuvo por fallos mecánicos y se explicó a los pasajeros que otro tren iba a llegar a socorrerlos, pero nunca llegó la unidad y las horas transcurrieron sin tener mayores noticias.

«Estoy sentada literalmente junto a la ventanilla, y veo el agua casi a mi nivel», dijo a CNN Ilia Rivera, quien tiene 30 años y trabaja en el sector de la moda. «Me digo: ‘¿Voy a tener que salir nadando de aquí?’».

CNN dijo que, luego de «varias horas de espera, se cortó la electricidad, sin luces, sin aire acondicionado, sin ventilación, y sin ventanas ni puertas abiertas debido a la lluvia torrencial. Los pasajeros acabaron reconociendo que se quedarían atrapados durante la noche e intentaron dormirse».

Wolsten, un pasajero de 27 años que se dirigía a su casa en East Brunswick (Nueva Jersey), comentó al medio que un principio se estaba «divirtiendo», pero una vez se fue la luz empezó a tener pánico y a desesperarse por la oscuridad mientras aun no sabían qué estaba pasando exactamente.

Por su parte, Alexandra Patiño, quien se encontraba viajando desde Queens para ver a su novio en Edison, Nueva Jersey, manifestó frustración «por la falta de información de los conductores de los trenes». «Las actualizaciones eran terribles, y nadie nos informaba realmente de lo que estaba ocurriendo», dijo la mujer a CNN.

Un portavoz del NJ Transit le dijo a CNN que había servicios de emergencia y del personal del Departamento de Bomberos de Newark listos en el lugar con dos vehículos de rescate en altura para interceder ante cualquier eventualidad, sin embargo, «decidieron que los pasajeros y la tripulación estarían más seguros en el tren» ya que los vagones estaban más arriba de los niveles de agua. Al final, todos los pasajeros llegaron sanos y salvos a sus casas.

Los relatos son claros: a todos los ciudadanos los golpeó por sorpresa los remanentes de Ida. Las autoridades de cada estado deberán tomar esto como una advertencia y estar atentos a futuros desastres y tragedias. De momento, New York y el resto de los estados de a poco vuelven a la normalidad y empiezan a respirar calma tras la tormenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

El blockchain como antídoto a la ruina económica: el caso hindú

Next Article
Conservador, El American

¿Qué significa ser conservador en el siglo XXI?

Related Posts
Total
14
Share