fbpx

Comisión de Diseño Público, El American

El idiota de la semana: Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York

El galardón de El Idiota de la Semana de El American se lo lleva la Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York, que ha decidido cancelar a Thomas Jefferson

[Read in English]

El galardón de El Idiota de la Semana de El American se lo lleva la Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York que, en su frenesí por apuntarse a la moda de la cultura de la cancelación, ha decidido retirar la estatua de nada más y nada menos que uno de los Padres Fundadores, Thomas Jefferson.

Sinceramente no sabemos muy bien a qué se puede dedicar una Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York, más allá de cobrar de los contribuyentes por deliberar sobre cuestiones con mucho diseño y muy públicas. Al parecer, ellos tampoco deben saber muy bien cómo justificar su sueldo, y han decidido que lo mejor que podían hacer era votar por unanimidad la retirada de una estatua de Thomas Jefferson.

Esta medida acaba con uno de los problemas más acuciantes de la ciudad de New York, pero seguro que también contribuirá resolviendo dificultades que aquejan a todo el país, como la inflación desbordada. Quién sabe, quizás el efecto reparador de esta medida se extienda hasta la frontera sur del país y ayude a solucionar las cosas allí abajo también.

idiota semana comisión de diseño publico del ayuntamiento de New york
No han decidido retirar la estatua para evitar que sea vandalizada, sino para complacer las exigencias de los vándalos. (EFE)

Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York: “No Más Jefferson”

Thomas Jefferson fue uno de los mayores detractores de la esclavitud y dijo de ella que era una “depravación moral” y una “mancha horrible” en la historia del país, ayudando a sembrar el terreno para su eventual abolición. Sin embargo, la comisión recuerda que Jefferson tenía hasta 600 esclavos —como era práctica habitual en la época—.

A pesar de su contribución al desarrollo de las libertades en el país —y en todo el mundo— desempeñando trabajitos como el de tercer presidente del país, o redactando el grueso de la Declaración de Independencia, para la comisión esto son nimiedades y no vale para perdonarle a Jefferson que no hubiera luchado más fuerte contra el racismo. Nunca salió a romper cristales, ni a quemar propiedad pública y privada con el puño derecho en alto, ni se pronunció sobre el privilegio blanco, ni el capitalismo inherentemente esclavista. Tampoco a Jefferson se le conoce manifestación alguna de apoyo al movimiento MeToo, ni por los derechos de los más de 72 —por ahora— tipos de género posibles.

Definitivamente hay que cancelarlo, concluyeron los de la Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York, asesorados —cómo no— por un grupo de profesores universitarios. Es como si para ellos, Thomas Jefferson fuera “No más Jefferson”, ya que no representa los valores que todo americano ha de tener para no ser despreciado por los demócratas.

El día que estos profesores universitarios se dediquen a enseñar la verdadera historia del Partido Demócrata con la esclavitud, quizás nos llevemos alguna sorpresa, pero mientras tanto, desconocemos cuál será su siguiente paso.

No sabemos si se conformarán con solo retirar la estatua del padre fundador para que no dañe los sensibles ojos de quien por allí pudiera pasar, o si aparte van a seguir deliberando para sustituirla por otra que, según esta comisión, encarne mejor los valores de América, como por ejemplo, la de Karl Marx.

Mientras los de la Comisión de Diseño Público del Ayuntamiento de New York lo piensan, les otorgamos el premio de El Idiota de la Semana de El American. También por unanimidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Venezolano, El American

Departamento de Justicia acusa a exgobernador venezolano por trama de lavado y corrupción

Next Article
EcoHealth Alliance, El American

Fauci desmentido: los Institutos Nacionales de Salud admiten que financiaron la ganancia de función a través de EcoHealth Alliance

Related Posts

Volvamos al Logos

La racionalidad es una exigencia interior del ser humano, que lleva consigo una sed por el infinito, por lo intangible, por aquello que le sobrepasa y que al mismo tiempo le habla directa y personalmente.
Total
0
Share