fbpx
El idiota de la semana: Corporate Wokeness

El Idiota de la Semana: Corporate Wokeness

El galardón de El Idiota de la Semana de El American va para el fenómeno del “Corporate Wokeness”

[Read in English]

En la última semana de junio hemos decidido entregar el galardón de El Idiota de la Semana de El American a todas aquellas empresas que, especialmente durante este mes, se han mostrado orgullosamente serviles al dictado de la política. Llamaremos a este fenómeno “Corporate Wokeness“. 

Aunque todo parece indicar que si las empresas se vuelven woke, quiebran —“get woke, go broke”— y sin embargo, pocas han podido resistirse a los cantos de sirena de una minoría de Twitter muy vociferante.

corporate wokeness
(Know Your Meme)

El mes de junio es para los wokes, social justice warriors y progresistas en general como la época de celo de los gatos. Entran en un estado lisérgico, y han conseguido contagiar a cientos de empresas que se esmeran por intentar demostrar que son las más wokes de las wokes.

En una especie de carrera armamentística de lo progre, cada empresa presume de tener la mayor y más incondicional adherencia a todos los postulados izquierdistas imaginables. 

Gillette quiere ser tan feminista, que está dispuesta a insultar a los hombres, sus principales clientes. Coca-Cola quiere parecer tan antirracista, que alecciona a sus empleados para que sean menos blancos. Si el relato dice que el capitalismo impone unos cánones de belleza inalcanzables para las mujeres feministas de carne y hueso (generalmente con mucha más carne que hueso), pues Victoria’s Secret fulmina a sus ángeles y las sustituye por activistas de izquierda.

La MLB, NBA, NFL y casi toda competición deportiva existente se arrodilla ante los designios de BLM. Lejos de quitarle el apoyo, si un deportista dice que su intención es quemar la bandera de USA, sus empresas patrocinadoras anunciarán que le van a regalar los fósforos.

Y, por supuesto, ahora todas las empresas inundan todo de los colores del arcoiris. Bueno, todo no. En sus mercados de, por ejemplo, Arabia Saudí o Turquía no muestran tanto atrevimiento cromático. Justo en los sitios donde mostrar su apoyo tendría un impacto real y necesario, es donde el corporate wokeness brilla por su ausencia. Eso requeriría cierto valor y agallas. Una cosa es el postureo y otra jugarse el tipo.

Corporate wokeness: repite con nosotros, eres un rebelde anti-sistema

El corporate wokeness quiere hacer caja con la política, tratando de proyectar una imagen de rebeldía e incluso anti-sistema, con la esperanza de así vender más. Son idiotas. Primero, porque intentan contentar a una minoría que no tiene intención de darles su dinero, sino de destruir el capitalismo. Y segundo, porque lo woke de rebelde tiene poco. Solo se suman a la ola de la moda cultural que trata de imponer la izquierda mediante el control de la narrativa y de las masas.

Las empresas woke que hoy se creen tan especiales, son las que de haber estado en Alemania hace 90 años hubieran vestido colores pardos y ondeado la bandera con la esvástica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
«Que Mala por el tráfico de personas»: manifestantes en Texas reciben a Kamala Harris con protestas

«Que Mala Harris por el tráfico de personas»: manifestantes en Texas reciben a VP con protestas

Next Article
informe sobre OVNI, El American

Gobierno publicó informe sobre OVNI y dice que no tiene explicación para avistamientos

Related Posts
Total
42
Share