fbpx
The North Face, El American

El idiota de la semana: ¿The North Face o Mumford & Sons?

Esta semana compiten por nuestro galardón de “El Idiota de la Semana” la muy progresista y comprometida empresa The North Face, y la banda de música fetiche de los hipsters de izquierda Mumford & Sons

[Read in English]

Esta semana compiten por nuestro galardón de “El Idiota de la Semana” la muy progresista y comprometida empresa The North Face, y la banda de música fetiche de los hipsters de izquierda Mumford & Sons. Tendrán que ser los lectores de El American quienes decidan quién merece el reconocimiento por su idiotez.

The North Face y su hipocresía ecologista

The North Face es una empresa de vestuario, calzado y equipo deportivo, especialmente destinado a escaladores, esquiadores, excursionistas y atletas de resistencia. Aunque ahora también, por sus cacareados y publicitados valores ecologistas y progresistas, se ha terminado convirtiendo en una marca de estatus para gente adinerada y progresista, que entiende que la mejor manera de demostrar lo mucho que se preocupa por la naturaleza y el medio ambiente es gastar más de lo normal en ropa con un logo para restregar en la cara de los que no son tan buenas personas, ni tan comprometidas con las más nobles causas como ellos.

the north face
Fuente: Flickr

Ya en 2017 quisieron dar un golpe de efecto publicitario al meterse en política y hacer campaña contra Trump y sus políticas medioambientales. En 2019, al parecer, los pillaron presumiendo de haber modificado las fotos de paisajes naturales de Wikipedia para colar publicidad gratuita de su marca y mejorar su posicionamiento en Google.

Recientemente, The North Face ha vuelto a perder el norte con sus idioteces woke. A pesar de su presunta falta de ética publicitaria, y haciendo gala de una actitud de sermoneador mojigato, al más puro estilo de Greta Thunberg, The North Face quiso demostrar al mundo lo moralmente superiores que son al resto de empresas y, sobre todo, si los comparan con malvadas empresas petrolíferas.

Según cuenta CBS Denver, The North Face se negó a vender 400 chaquetas a una compañía petrolera de Texas, porque no querían que se les asociara con una industria que no respeta el medio ambiente tanto como ellos. Sin embargo, tras este arranque de fariseísmo por parte de The North Face, la Colorado Oil and Gas Association los ha dejado en evidencia al otorgarles su Premio de Clientes Extraordinarios.

Según esta asociación, tres cuartas partes de los productos que vende The North Face contienen fibras artificiales, plástico, nylon, poliéster o poliuretano, que son derivados del petróleo, lo cual convierte a esta muy ecologista empresa de ropa en uno de sus principales clientes.

Para colmo, VF Corp., empresa matriz de The North Face, recientemente ha comprado una gran parcela del aeropuerto en Denver para construir un hangar donde alojar su flota de jets privados, los cuales -suponemos- se impulsan con lágrimas de unicornio y no con petróleo. Hay que aclarar que serían lágrimas de risa al hacerles cosquillas, no vayan a pensar que se aprovechan del sufrimiento de los unicornios.

Mumford & Sons y su falsa tolerancia

Mumford & Sons es una banda de folk rock británica que deleita a hipsters y social justice warriors de medio mundo, desde que se dieran a conocer en el Festival de Glastonbury en 2008, y ganaran un Grammy en 2010 por su tema Little Lion Man.

Desde el principio han querido dejar muy claro que son únicos y especiales, al igual que sus millones de fans. Como todo buen hipster, intentan esconder sus ínfulas de burgueses de clase media-alta vistiéndose como hombres de las montañas vírgenes de los Estados Unidos del siglo XIX, y te recuerdan a cada rato lo bohemios e intelectuales que son mostrando una obsesión fetichista por instrumentos vintage como los banjos, las mandolinas o los pianos de cabaret.

Sus canciones son todas iguales. Empiezan de forma lenta y cantando bajito una historia que te pone triste. Van subiendo poco a poco el ritmo, con el banjo ganando protagonismo, mientras hablan de cosas bonitas como esperanza o resiliencia. De repente, el banjo se vuelve loco, y se ponen a corear el estribillo. Recalcando. Cada. Palabra. De. Una. Frase. Inspiradora. Para luego, de repente -otra vez -, quedar en silencio total, antes de que el banjo se vuelva aún más loco, en un frenesí epiléptico ahora también con trompetas de fondo. Al final terminan repitiendo el estribillo sin casi instrumentos, pero esta vez despacito y alargando cada palabra, demostrando que son vitalistas y alegres, a la par que profundos y serios.

Su éxito, más bien, se debe a sus energéticas actuaciones en directo, donde se intercambian los instrumentos entre ellos e interactúan con el público, en plan vodevil. Son especialistas en festivales de verano al aire libre, donde su público, jóvenes urbanitas progresistas y adinerados, pero con pintas de pioneros de las montañas, se creen que por aguantar un par de días a la intemperie en una tienda de campaña con una pulserita de acceso VIP, ya son como Leonardo DiCaprio en The Revenant.

Sin embargo, a la luz de los últimos acontecimientos, parece que ni ellos ni sus fans, son tan fortachones como quieren aparentar. Resulta que el guitarrista de la banda, Winston Marshall, se ha visto obligado a abandonar la formación después de que uno de sus tweets hiriera los sentimientos tanto de sus fans, como de los compañeros de su grupo.

En el insoportable tweet – ya borrado, al igual que el resto de su timeline-, Winston Marshall felicitaba y llamaba hombre valiente a Andy Ngô, tras haber leído su libro “Unmasked”, en el que el periodista explica los planes radicales de la organización “Antifa” para destruir la democracia. En un acto de crueldad ilimitada para con sus fans, además adjuntaba una foto de la portada del libro.

mumford & sons
Captura de pantalla del tweet ya borrado

Las reacciones de la aguerrida izquierda no se hicieron esperar. Capaces de quemar ciudades y destruir negocios y propiedades, pero incapaces de soportar un tweet tan desgarrador, la izquierda emprendió una campaña de acoso y derribo contra Winston Marshall por haber osado leer un libro de un periodista conservador, y encima tener la desfachatez de compartirlo en Twitter y felicitarlo.

Winston ha borrado todos sus tweets y en su cuenta ahora sólo puede verse un comunicado en el que pide perdón desconsoladamente.

Según Page Six, una fuente cercana a la banda ha dicho que el cantante y líder del grupo, Marcus Mumford, dijo que “siempre será un defensor de su derecho a la libertad de expresión, pero que ese tweet fue la gota que colmó el vaso”. Vamos, lo típico de un paladín de la libertad de expresión, ofenderse porque alguien publica un tweet diciendo que ha leído un libro.

Según esta misma fuente, la decisión de apartarlo del grupo “ha sido enormemente difícil”, pero sus ideas conservadoras “estaban afectando enormemente a la imagen del grupo”.

Hay que recordar que Mumford & Sons se jacta pretenciosamente de la influencia literaria en sus canciones, asegurando que se inspiran nada menos que en Shakespeare, La Odisea de Homero y el mito de la caverna de Platón; compararon pomposamente sus giras con aventuras de Steinbeck, cuando recibieron un prestigioso galardón en la Universidad de Stanford; y montaron su propio club de crítica literaria, que arrancaron haciendo sesudos análisis sobre Cormac McCarthy.

Una lástima que en este fino y elegante club de lectura, formado por gente tan intelectual, tolerante, solidaria y comprometida, no tengan cabida los libros de Andy Ngô cuestionando a “Antifa”, ni quienes se atrevan a leerlos.

1 comment
  1. Hay una canción de Mumford and sons que me gusta mucho. Creo que es también la más conocida: I will wait.
    No sabía, sin embargo, que eran ingleses. Y no me había enterado del asunto por el que lo propones como idiota de la semana.
    Es flipante. El guitarrista elogia en un tuit un libro en el que se cuenta la verdad de los Antifa; los socialistas lo machacan en twitter; el grupo lo expulsa de la banda; y el guitarrista acaba pidiendo perdón… ¿Por leer el libro o por elogiarlo? Por el dolor causado a la gente de twitter al mencionar ese libro…
    Sin ninguna duda, mi voto es para los tarados de Mumford and sons…
    Y gracias por esta información, Ignacio. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Políticos, Washington, Biden, García, California

Rep. García: «Políticos de Washington quieren exportar políticas de California a nivel nacional»

Next Article
Cancelación, Cultura, El American

Antigüedad, “cultura” de cancelación y edición de la verdad

Related Posts
Total
124
Share