fbpx

La importancia del Memorial Day

La promoción y preservación —con sangre americana— de la libertad en todo el mundo fue posible gracias a aquellos a los que el Día de los Caídos honra

[Read in English]

Recordar y honrar a todos los soldados de los Estados Unidos que murieron en la guerra es, en términos generales, el objetivo del Día de los Caídos (Memorial day). Originalmente llamado Día de la Decoración, no fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que la referencia al nombre actual cobró impulso nacional. La mayoría de los países celebran versiones para honrar a sus muertos de guerra.

En el caso de Estados Unidos, dada su adhesión fundacional al principio de libertad con su modelo republicano constitucional concurrente y una innata adhesión a vivir dentro de un orden trascendental cristiano, la solemnidad y autoidentificación de esta ocasión especial sitúa al Día de los Caídos entre las celebraciones más relevantes de Estados Unidos.    

El general de la Unión John A. Logan, antiguo congresista, comandante nacional del Gran Ejército de la República (una organización fraternal compuesta por veteranos de la Guerra Civil de la Unión) y posterior senador por Illinois, emitió el 5 de mayo de 1868 la Orden General No. 11. Esta proclamación establecía el 30 de mayo de ese año como día de conmemoración para honrar a los que dieron su vida por su país en la Guerra Civil americana. “El 30 de mayo de 1868”, decía la Orden, “se designa con el propósito de sembrar con flores o decorar de otro modo las tumbas de los camaradas que murieron en defensa de su país durante la última rebelión, y cuyos cuerpos yacen ahora en casi todos los patios de iglesias de ciudades, pueblos y aldeas del país”.

En esa primera celebración solemne “oficial” en el Cementerio Nacional de Arlington, tres años después de que la guerra hubiera concluido, participaron más de 5,000 asistentes que depositaron flores en las tumbas de más de 20,000 soldados de la Unión y de la Confederación. Aunque esta cifra representa sólo una parte de los más de 650,000 militares que murieron en la Guerra Civil, fue un momento adecuado para hacer un justo hincapié en su sacrificio. El futuro 20º presidente y entonces congresista de Ohio, James A. Garfield, pronunció un conmovedor discurso en honor a los caídos y acorde con la coyuntura histórica.

“Con las palabras”, expresó elocuentemente Garfield ante la emotiva multitud, “hacemos promesas, prometemos fe, alabamos la virtud. No sabemos una promesa que estos hombres hayan hecho, una promesa que hayan dado, una palabra que hayan pronunciado; pero sí sabemos que resumieron y perfeccionaron, mediante un acto supremo, las más altas virtudes de los hombres y los ciudadanos. Por amor a la patria aceptaron la muerte, y así resolvieron todas las dudas, e hicieron inmortal su patriotismo y su virtud”.

memorial day
El mayor sacrificio de los mejores de la nación, ha sido por muchas razones y causas nobles. (EFE)

Las celebraciones no oficiales en honor a los muertos de la guerra, precedieron a la del Cementerio Nacional de Arlington, pero todas ellas se realizaron dentro del marco temporal de la Guerra Civil y en diferentes lugares. Mary Logan, la esposa del general Logan, relató en sus memorias, Reminiscencias de la esposa de un soldado (1905), cómo mientras estaba en el cementerio Blandford de Petersburg, Virginia, en marzo de 1868, observó las coronas y las banderas que adornaban las tumbas de los soldados confederados y recalcó a su marido la moral urgencia de dicha conmemoración nacional. Dos meses después, se emitió la Orden General No. 11.

En 1873, Nueva York se convirtió en el primer estado en designar oficialmente la fiesta. En 1890, todos los estados del norte habían validado la celebración. La Primera Guerra Mundial amplió el enfoque del Día de los Caídos (entonces Día de la Decoración). Se estableció un nuevo curso en el que, a partir de entonces, se honraría a todos los que dieron su vida mientras servían a los Estados Unidos durante la guerra. La Ley de Vacaciones Nacionales de 1971 incluyó esta emblemática festividad en el calendario nacional, aunque para entonces ya era una práctica habitual.

Desde 1775, con el inicio de la Guerra de la Independencia americana, hasta la guerra contra el terrorismo islámico, más de 1,300,000 soldados americanos han muerto un uniforme. Si bien estos actos honorables han servido a los Estados Unidos, esto no pinta el cuadro completo. El mayor sacrificio de los mejores de la nación, ha sido por muchas razones y causas nobles.

La promoción y preservación —con sangre americana— de la libertad en todo el mundo fue posible gracias a aquellos a los que el Día de los Caídos honra. Los desafíos beligerantes a las amenazas tiránicas como el comunismo, el fascismo y el islamismo han tenido un alto coste y las fuerzas de combate americanas han respondido generosa y repetidamente a la llamada moral del deber. Cuando un soldado de Estados Unidos ha muerto sirviendo a Dios, a la patria y a la libertad, lo ha hecho por todas las personas de buena voluntad en todas partes. ¡Gracias soldado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
huracanes

Gobierno asegura estar preparado para cualquier emergencia por temporada de huracanes

Next Article

¿Por qué las empresas americanas se están quedando sin empleados y cierran?

Related Posts
Total
69
Share