fbpx
Rothbard El American

In Memoriam de Murray Rothbard

Rothbard ya no está entre nosotros, pero su legado sigue influyendo en muchas mentes jóvenes para luchar por la preservación de la libertad, el libre mercado y los individuos soberanos

[Read in English

Murray Newton Rothbard nació el 2 de marzo de 1926. Es considerado por muchos como el libertario más influyente del siglo pasado e influyó en muchos libertarios para luchar por la preservación de la libertad, los mercados libres, los individuos soberanos y los valores culturales.


Muchos de los escritos que aportó Rothbard eran sobre economía, pero también tenía un conocimiento diverso en temas como filosofía, filosofía política, historia y mucho más. Nos recuerda la importancia de ser individuos y de apreciar los ideales del libre mercado y rechazar el colectivismo. Rothbard también apreció la contribución del cristianismo en la cultura occidental. Se le recuerda por decir que “todo lo bueno de la civilización occidental, desde la libertad individual hasta las artes, se debe al cristianismo”. De hecho, muchos de sus amigos pensaban que se convertiría al catolicismo, pero nunca lo hizo.


Una de las cosas que me interesó cuando leí a Rothbard fue lo acertado que estaba en varios temas de nuestro tiempo, como el feminismo. Escribió un libro titulado Egalitarianism as a Revolt Against Nature and Other Essays (El igualitarismo como rebelión contra la naturaleza y otros ensayos), y en un capítulo titulado “The Great Women’s Liberation Issue: Setting It Straight” Murray Rothbard habló sobre el feminismo. Recordó a sus lectores la falsa narrativa que decían las feministas sobre su liberación cuando muchas supuestamente luchaban por sus derechos.

“Las militantes femeninas afirman que el matrimonio es una institución diabólica por la que los maridos esclavizan a sus esposas y las obligan a criar a los hijos y a realizar las tareas domésticas”, escribió Rothbard. Conocía el argumento de las feministas de los años ’70, y creía que no les importaban los derechos de las mujeres ni su libertad. Rothbard citó a Rita Mae Brown, una prominente líder feminista de la década de 1970, y creía que a las mujeres se les había lavado el cerebro con la heterosexualidad y que debían practicar el lesbianismo.

Esencialmente, Rothbard señaló que en el “duro núcleo interno del Movimiento de Liberación de la Mujer yace un lesbianismo amargo, extremadamente neurótico, si no psicótico, que odia a los hombres”. Cuando los lectores modernos leen las opiniones de Rothbard sobre el feminismo, pueden ver fácilmente cómo previó la agenda destructiva de las feministas de hoy en día sobre las mujeres y los hombres. Habría que mirar a muchas naciones latinoamericanas, donde ahora está claro que odian a los hombres, destruyen estatuas, exigen derechos especiales y abolen su propia feminidad.


Murray Rothbard, con la ayuda de Llewellyn H. Rockwell Jr., elaboró un nuevo movimiento político llamado paleolibertarianismo que es una combinación de conservadurismo cultural y anarcocapitalismo. Rothbard escribió un artículo titulado “¿Por qué paleolibertad?” y en ese artículo mencionó su insatisfacción con el Partido Libertario.

Rothbard ecía: “Estoy dispuesto a conceder que, efectivamente, se puede ser un buen y duro libertario y seguir siendo un hippie, un agresivo antiburgués y anticristiano, un drogadicto, un gorrón, un tipo grosero e intolerable, e incluso un ladrón declarado… Pero la cuestión es que los paleos ya no estamos dispuestos a ser compañeros de movimiento con este tipo de gente”.

Rothbard criticaba a los “libertarios modales” por su hostilidad a la autoridad. Según Rothbard, “el ML es un adolescente rebelde contra todos los que le rodean: primero, contra sus padres, segundo contra su familia, tercero contra sus vecinos y, finalmente, contra la propia sociedad. Se opone especialmente a las instituciones de autoridad social y cultural: en particular a las normas y convenciones burguesas, y contra instituciones de autoridad social como las iglesias”. Ahora bien, Murray Rothbard no abogaba por una obediencia extrema a la autoridad, pero sí reconocía que para tener una sociedad libertaria son necesarias algunas instituciones para que los individuos puedan prosperar y ser felices en una sociedad de libre mercado con derechos de propiedad privada.


Lamentablemente, hoy en día, Rothbard ya no está entre nosotros, pero su legado sigue influyendo en muchas mentes jóvenes para luchar por la preservación de la libertad, el libre mercado, los individuos soberanos y los valores culturales.


Osvaldo de León es estudiante de Historia con un diplomado en Ciencias Políticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Uribe

Colombia: Uribe, el presidente perseguido por derrotar a las Farc

Next Article
bitcoin - criptomoneda - El American

¿Se rinde Wall Street ante el Bitcoin?

Related Posts
Total
1
Share