fbpx
Saltar al contenido

El incentivo perverso de San Francisco para identificarse como transgénero

San Francisco’s Perverse Incentive to Identify as Transgender

Read in English

Por el doctor Jay W. Richards y Jamie Bryan Hall*.

Imagínate que una ciudad americano progresista creara un incentivo financiero para que los residentes hagan la “transición” de hombre a mujer o de mujer a hombre.

Eso es exactamente lo que acaba de hacer San Francisco con un programa llamado Ingresos Garantizados para Personas Transgénero, o GIFT.

Esto es como usar una manguera de incendios para rociar con gasolina un rascacielos en llamas.

¿Alguien quiere apostar a que, si este programa se amplía, el número de pobres de San Francisco que dicen identificarse como transgénero también aumentará?

Por supuesto, San Francisco ya es un laboratorio de malas ideas políticas. Pero dar un ingreso garantizado a los residentes de bajos ingresos que dicen identificarse como transgénero es sin duda una tontería de otro nivel.

El programa piloto GIFT “proporcionará a 55 residentes que reúnan los requisitos necesarios 1.200 dólares al mes durante 18 meses, así como atención sanitaria y asesoramiento financiero”, explica Los Angeles Times.

Este esquema fusiona una mala política fiscal con una mala política social. Y el conjunto será peor que la suma de sus partes.

Para ver por qué, veamos los detalles.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que este programa no proporciona la llamada renta básica universal. No se dirige a toda la población, ni siquiera a los más necesitados económicamente, sino a los que tienen mayor estatus en la jerarquía interseccional. En este caso, se trata de residentes, incluidos los menores, que viven en la intersección de la pobreza económica y la identidad transgénero.

El comunicado dice:

El programa dará prioridad a la inscripción de personas transgénero, no binarias, con inconformidad de género e intersexuales (TGI) que también sean negras, indígenas o de color (BIPOC), que experimenten falta de vivienda, que vivan con discapacidades y enfermedades crónicas, que sean jóvenes y ancianos, que hablen español de forma monolingüe y que sean vulnerables desde el punto de vista legal, como las personas TGI indocumentadas, que se dediquen al trabajo sexual de supervivencia o que hayan sido encarceladas.

Para evitar que este regalo de 1.200 dólares al mes obstaculice la posibilidad de acogerse a otros programas, San Francisco alega que se trata simplemente de un programa piloto de investigación. Sin embargo, es probable que se trate de una treta, ya que el tesorero de la ciudad afirma que “no hay necesidad de replicar pilotos o estudios de investigación de base amplia para saber si funcionan”.

De hecho, San Francisco pretende centrarse “en la investigación cualitativa que pueda contar las historias humanas de las personas que reciben la renta garantizada”, según se desprende de la letra pequeña. “La narración de historias y el cambio de narrativa son esenciales para construir la voluntad pública y desacreditar las falsas narrativas sobre la pobreza y el merecimiento”.

En otras palabras, el propósito del programa piloto GIFT es conseguir historias conmovedoras que puedan servir para una campaña publicitaria para ampliar el programa. Podemos suponer, pues, que San Francisco evitará el tipo de evaluación científica rigurosa que podría exponer los fallos del programa. Y podemos suponer que se ampliará.

Por supuesto, ya tenemos pruebas de que este plan no reducirá la pobreza en San Francisco. Durante más de una década, el gobierno federal financió la investigación sobre los planes de “ingresos garantizados”. Apoyó ensayos aleatorios y controlados en seis estados realizados entre 1968 y 1980.

¿Sabes qué descubrió el gobierno de EE.UU.? Que la motivación de los beneficiarios para trabajar disminuyó, independientemente de su sexo, estado civil o condición de padres. De hecho, por cada dólar en pagos de transferencias, los ingresos se redujeron en 66 centavos.

A ese ritmo, se necesitarían tres dólares del dinero de los contribuyentes para aumentar los ingresos netos de un beneficiario en un dólar. Estos resultados fueron un desastre para los partidarios de la renta mínima garantizada, la renta básica universal, el impuesto negativo sobre la renta o una transferencia incondicional de efectivo con cualquier otro nombre.

Pero estos hechos no se interponen en el camino de Aria Sa’id, directora ejecutiva del Distrito Transgénero de San Francisco, legalmente reconocido. Tras conocer el programa GIFT, la activista transgénero anhelaba más.

“Mi sueño”, dijo Sa’id, “es tomar un camión de bomberos con millones de dólares en efectivo y tener un soplador de viento y decir: ‘Tomen’.”

Afortunadamente, la mayoría de los americanos tiene más sentido común que repartir billetes de veinte dólares por las calles de la ciudad. Más del 90% del público está de acuerdo en que “a los adultos sanos que reciben dinero en efectivo, alimentos, vivienda y asistencia médica se les debe exigir que trabajen o se preparen para trabajar como condición para recibir esas prestaciones del gobierno.”

Esta falta de apoyo público es, sin duda, la razón por la que los políticos nacionales no impulsan estos planes de “renta garantizada” con mucho entusiasmo. Los votantes de San Francisco, sin embargo, están muy a la izquierda del votante medio americano. Por tanto, los políticos de esa ciudad responden a incentivos diferentes.

Sin embargo, el mal resultado de esta política sigue siendo fácil de prever.

El número de personas que se identifican como transgénero, no binarias, etc. se ha disparado en los últimos años, especialmente entre los jóvenes. Este crecimiento ha sido tan alarmante que llevó a la Dra. Lisa Littman, médica e investigadora, a sugerir un nuevo diagnóstico en 2017 que denominó “disforia de género de inicio rápido“.

Esta pandemia entre los jóvenes se ha agravado mucho en los últimos cinco años. Por ello, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido se ha visto desbordado y ha optado recientemente por poner en pausa los tratamientos hormonales y las cirugías correspondientes en menores.

Cualquiera que estudie el auge de la ideología de género en las escuelas, la cultura y los medios de comunicación social está obligado a sospechar que estamos ante un nuevo contagio social, no ante la rara disforia de género del siglo anterior.

La transición de género es ahora, para muchos menores, una moda.

Pero ocurre que esta tendencia, a diferencia del punk o el grunge, lleva a hormonas esterilizantes y a cirugías de desfiguramiento.

El perverso incentivo de San Francisco para identificarse como transgénero
Golden Gate bridge” de [email protected] tiene licencia CC BY 2.0.

Jay W. Richards, Ph.D. – Director del Centro DeVos para la Vida, la Religión y la Familia.

Jamie Bryan Hall – Investigador del Centro de Políticas de Salud y Bienestar.

Este artículo forma parte de un acuerdo entre El American y The Heritage Foundation.

Total
0
Share