fbpx
Saltar al contenido

En sus propias palabras: Cómo la inflación afecta a los hispanos

Read in English

“Puedes citarme: F*ck this”, fueron las primeras palabras de Andreína, una venezolana de 26 años que vive en Miami cuando El American le preguntó cómo ha afectado la inflación a su pequeño negocio.

Desde el 2020, Andreína tiene su propia tienda de ropa, llamada Rosa y Menta.

Pero las mismas dificultades que ha enfrentado Andreína gracias a la inflación, se replican a través de toda la comunidad hispana y en mayor o menor medida, a través de todos los Estados Unidos.

En una encuesta de CNN, 9 de 10 votantes dijo que la economía era un tema muy importante para determinar por quién votarían en las midterms y el 51% dijo que la economía y la inflación era el tema más importante en su voto, muy por encima de cualquier otro tema.

Y para los votantes hispanos, la situación se replica. En una pregunta abierta de Pew Research, 80% de los hispanos (75% de los demócratas y 90% de los republicanos) dijo que la economía era muy importante para determinar su voto en las midterms.

Y el por qué detrás de la razón por la que los hispanos votan con el bolsillo es muy sencilla: la inflación afecta a los hogares de ingresos más bajos porque gastan una mayor proporción de sus ingresos en bienes que se ven más afectados por la inflación, como comida y transporte. Y los hispanos, en promedio, tienden a pertenecer a hogares de menores ingresos en Estados Unidos.

“La inflación afecta a distintas personas en diferentes grados porque no todos los bienes y servicios cambian de precio igualmente. Esto es lo que llamamos un efecto heterogéneo en economía. A los que afecta más fuerte es tanto a aquellos que compran bienes más inflacionarios como a aquellos que ahorran. En cambio, los que deben dinero se benefician de la inflación porque erosiona el valor de su deuda”, dijo Daniel Di Martino, estudiante de doctorado en economía en Columbia a El American.

“Me afectó de la peor forma posible: en el bolsillo. La gente estaba muy confundida al comienzo, pero uno como venezolano sabe que la inflación no viene de la nada y ya está más o menos preparado para manejarse”, contó Eloy, un venezolano en Orlando, que lleva cinco años en USA, a El American. “Ahora gasto más en servicios, en mi carro, en gasolina, en la compra de alimentos. Ahora tengo que trabajar más horas y tengo 3 trabajos para poder costear lo mismo que antes”.

“Ahora, es incierto cómo afecta a los latinos”, dice Di Martino. “Usando promedios por grupos étnicos a nivel nacional se puede inferir que como tienen menos ingresos gastan más en categorías de bienes y servicios que han aumentado más de precio, como la comida y gasolina. Sin embargo, no es 100% seguro ya que los latinos viven más concentrados en ciertos estados que son afectados de forma distinta por la inflación”.

“Los proveedores aumentaron, el precio por empleado aumentó, también los costos de publicidad y presencia en pop ups. Tenía dos empleados y ahora estoy yo sola con la empresa”, Andreína dijo a El American.

“Personalmente no me gusta tanto el ángulo de decir que a los latinos los afecta más la inflación porque eso no es obvio. Sin embargo, podrías decir que políticamente les importa más el tema económico y por lo tanto la inflación los puede impulsar a votar republicano o no votar demócrata”, concluyó Di Martino.

Aunque no se tenga certeza plena de cómo afecta a los hispanos la inflación, la percepción que ellos mismos tienen de la inflación y la economía es clara: la situación es insostenible y por ello, un buen porcentaje no piensa votar por los demócratas.

“Una encuesta reciente mostró que el 71% de los hispanos cree que el país va en mala dirección, con 26% eligiendo la inflación y aumento de precios como el principal problema y el 12% escogiendo la economía y el empleo”, dijo a El American César Ybarra, vicepresidente de políticas de FreedomWorks. “Los demócratas gastaron billones de dólares de los contribuyentes en programas de beneficencia a través de las “America Rescue Plan Act” e “Inflation Reduction Act”. Estas leyes no hicieron nada para atacar la inestabilidad económica que los americanos se enfrentan a diario”, agregó Ybarra.

“En la pandemia nos fue bien porque ofrecemos servicios a Amazon en su cadena de suministros”, cuenta José Ochoa, un empresario mexicanoamericano a El American. “Con los cheques gubernamentales y la pandemia, la gente compraba mucho en línea y nos fue bien. Pero sin esos incentivos y la inflación, bajó mucho el volumen de negocios. A la gente no le alcanza el dinero para estar comprando en línea. También, lo típico que escuchas, si antes hacías una compra con $150, ahora gastas 30% o 40% más”, agregó Ochoa.

“Ya no puedo salir tanto como antes y tengo que pensar mejor qué voy a comprar en el supermercado. Si veo el lado positivo, la inflación me ha hecho más responsable con mis cuentas”, Eloy le dice a El American entre risas.

“Pero siento que puedo disfrutar menos mi vida porque trabajo más horas. Antes trabajaba 40 o 50 horas a la semana, ahora son 60 o 70 y el dinero igual me rinde menos”, agregó.

“Tengo 5 años trabajando duro en Estados Unidos sin quejarme, pero por primera vez siento que estoy en “Esclavos Unidos”, me siento como un esclavo porque la gente que nos gobierna sigue cometiendo errores y decepcionando a los que votaron por ellos”, dijo Eloy.

Sin embargo, no es casualidad que los hispanos tengan mayores tasas de emprendimiento que la media en Estados Unidos. A pesar de las dificultades presentadas por la inflación, oportunidades inesperadas se presentan.

“Fue difícil por un tiempo porque me quedé sola con todo el trabajo y sin el capital para invertir con la misma intensidad que antes. Me tocó reinventarme como small business porque mi modelo de negocio, como lo había concebido, ya no era rentable para mí”, dijo Andreína.

“Se abrió un mercado de ropa de segunda mano y de más flujo de dinero en Miami. Entonces cuando me activé, vendí”, agregó.

“Algo que poco se menciona de la inflación son los efectos secundarios: como necesitas trabajar más, entonces tienes menos tiempo para tu familia, ahora casi no veo a mi hermanita o a mi mamá por tanto trabajo. También te retrasa proyectos. Por ejemplo, quiero empezar a estudiar computer science y tengo muy poco tiempo. Igual voy a comenzar, pero me voy a tardar mucho más. La inflación no es solo tener menos dinero, también te retrasa planes y proyectos”, dijo Eloy.

“La inflación te hace sentir que te estancas”, concluyó.

Edgar is political scientist and philosopher. He defends the Catholic intellectual tradition. Edgar writes about religion, ideology, culture, US politics, abortion, and the Supreme Court. Twitter: @edgarjbb_ // Edgar es politólogo y filósofo. Defiende la tradición intelectual católica. Edgar escribe sobre religión, ideología, cultura, política doméstica, aborto y la Corte Suprema. Twitter: @edgarjbb_

Deja una respuesta

Total
2
Share