fbpx
Intel

Intel despierta en plena crisis mundial por la escasez de chips

Intel, el gigante americano ha producido chips únicamente para su propio uso durante 50 años, sin embargo, la guerra tecnológica con China y la crisis por la escasez de chips le obligaron a impulsar en el negocio de la fundición

[Read in English]

Intel enfocó su capacidad de producción para desarrollar sus propios productos, tales como las centrales de procesamiento insignia, los chips o semiconductores, servidores y otros componentes tecnológicos de la empresa.

Sin embargo, planea invertir 20,000 millones de dólares hasta el 2024 para construir dos instalaciones de chips en Arizona. La inversión viene acompañada de un cambio estratégico en el modelo de negocio del gigante americano, ya que se enfoca en la fundición de chips para otras empresas.

El mercado de la fundición de chips está liderado por Taiwán Semiconductor Manufacturing Co., que desde su creación, en 1987, crea chips y componentes tecnológicos para todo tipo de empresas, incluyendo Intel.

La apuesta de Intel se sincroniza con la apuesta del Gobierno americano en incentivar su propia producción de tecnología. La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, destacó en un comunicado de prensa la inversión de Intel en Arizona.

«Hoy celebramos la innovación y creación de empleo americana. La inversión de Intel ayudará a preservar la innovación y el liderazgo en tecnología de Estados Unidos, fortalecerá la seguridad económica y nacional americana, protegerá y desarrollará miles de empleos de alta tecnología y altos salarios», añade el comunicado de Raimondo.

La empresa aprovecha la grave escasez de chips que afecta la producción tecnológica y automotriz a nivel global y a su vez plantea un nuevo reto para China, si se tiene en cuenta que los líderes en la cadena de suministros de semiconductores y componentes tecnológicos de alta capacidad, como Intel, TSMC, FoxConn y Samsung, entre otros, tienen restricciones para proveer a Huawei y a otros gigantes chinos.

El retardo en la cadena de suministros de semiconductores superará el 2021 ya que la expansión de Intel, Samsung, FoxConn y TSMC, son a mediano plazo.
El retardo en la cadena de suministros de semiconductores no se resolverá en el 2021, ya que la expansión de Intel, Samsung, FoxConn y TSMC, es a mediano plazo (EFE)
Crisis global de semiconductores

El avance tecnológico, la pandemia del coronavirus (COVID-19) y la electrónica automotriz cambiaron el rumbo de la producción de chips. La demanda de semiconductores más pequeños y de alto rendimiento, ha obligado a los gigantes TMSC, Samsung y ahora a Intel a invertir millonarias sumas en la adecuación de nuevas plantas.

Por otro lado, la guerra comercial con China ha puesto a varios de los fabricantes de componentes tecnológicos a mudar sus fábricas, lo que implica un costo adicional que se refleja en los plazos de entrega de los productos.

La crisis ha afectado a General Motors, Ford y Volkswagen, y podría durar varios trimestres o hasta el próximo año, según un estudio de Bloomberg.

A lo anterior se suma el incendio en la fábrica de Renesas, el fabricante japonés de chips que domina cerca del 20 % del mercado de microcomputadoras, que controlan automóviles y maquinaria pesada.  

China, por su parte, anunció una fuerte inversión para la producción de semiconductores y hacer frente a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Pero la falta de experiencia y la carencia de tecnología de inversión propia pone los planes chinos a un plazo aún mayor. Con la producción de chips concentrada en el Indo-Pacífico, la región toma un valor económico y geopolítico de mucha relevancia.

La estabilidad de la región, así como un Indo-Pacífico libre y abierto, garantiza la cadena de suministro de semiconductores y demás componentes tecnológicos. En consecuencia, la inversión en casa de Intel alivia las esperanzas futuras de las empresas americanas y del la Casa Blanca, que también espera cooperar con la empresa para la producción de chips de defensa.

La unidad surcoreana de General Motors Co., suspendió la producción debido a la falta de chips semiconductores en febrero de 2021. (Efe)
En febrero de este año, la unidad surcoreana de General Motors Co. suspendió su producción debido a la falta de chips semiconductores. (EFE)
Pat Gelsinger, el director ejecutivo que desafía a China y a los competidores transparentes asiáticos

El director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, marca un cambio importante para la empresa con la llamada Intel’s IDM 2.0 Strategy, que durante años se ha enfocado en la producción de componentes para su propio uso y que ahora apunta a una expansión en el mercado.

Un modelo de negocio que le permitirá a la empresa americana competir contra TSMC y Samsung en el mercado de fundición de chips y se hará bajo Intel Foundry Services, una unidad dedicada únicamente a ese objetivo.

Aunque los desarrollos de Intel han marcado un fuerte liderazgo y capacidad científica, aún distan de la producción de alto rendimiento de TSMC, cuya tecnología de 3 nanómetros entrará en producción en masa para la segunda mitad del 2022. La empresa americana, por el contrario, ha retrasado su propia tecnología de producción 7 nanómetros más avanzada hasta al menos finales de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Canal de Suez

Bloqueo del Canal de Suez costó $9 mil millones diarios

Next Article
Florida

Miami tendrá un rascacielo de 100 pisos de la cadena Waldorf Astoria

Related Posts
Total
0
Share