fbpx
Saltar al contenido

Lluvia de empleados públicos para el IRS: duplicará en tamaño al FBI y a la Patrulla Fronteriza

Contenidos

Esta entrada también está disponible en: English

Tras meses de negociación, Chuck Schumer finalmente se dio la mano con Joe Manchin y Kyrsten Sinema para pasar la Ley de Reducción de la Inflación por el Senado. Con todos los republicanos en contra y todos los demócratas a favor, fue la vicepresidente Kamala Harris quien emitió su voto para romper el empate. Además, de aumentar los impuestos y burocratizar la producción energética, el proyecto inyectará una tropa de empleados públicos en el Servicio de Impuestos Internos​ (IRS, por sus siglas en inglés).

El organismo se encarga particularmente de hacer cumplir e interpretar las leyes fiscales de carácter federal. Actualmente, cuenta con estimado de 78,661 empleados de tiempo completo, pero la mencionada legislación le proveerá un fondo de $80 mil millones para contratar otros 87,000 empleados adicionales durante los próximos diez años.

Semejante ejército de personas colocaría a la IRS como una de las agencias gubernamentales más grandes. Para muestra un botón, tendría más empleados que una improbable fusión entre el Pentágono, el Departamento de Estado, el FBI y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

El dinero asignado para la contratación de empleados implicará un aumento del presupuesto para el organismo de un 600 %, en comparación con el 2021. Un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso, encontró que las nuevas contrataciones generarían más de $200 mil millones en ingresos adicionales para el estado, durante la próxima década.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Según la narrativa demócrata, este volumen de nuevos empleados será necesario para combatir y los millonarios que ocultan ingresos. Sin embargo, un estudio realizado por el Comité Conjunto de Impuestos (no partidista), arrojó que solo entre el 4 % y el 9 % del dinero recaudado provendrá de quienes ganen más de $500,000 al año.

A una enmienda de distancia, el intento de Ted Cruz de eliminar los nuevos fondos para la IRS

Uno de los legisladores que levantó la mano, se opuso al incremento de empleados públicos e incluso propuso una enmienda para evitarlo, fue el senador Ted Cruz. Sin embargo, sus colegas demócratas bloquearon su agregado que hubiese eliminado los fondos para las nuevas contrataciones.

“Hay muchas cosas malas en este proyecto de ley. Pero pocos son peores que la propuesta de los demócratas en este proyecto de ley para duplicar el tamaño del IRS y crear 87.000 nuevos agentes del IRS. Y no se crean para auditar multimillonarios o corporaciones gigantes. Están siendo creados para auditarte”, redactó el texano en un comunicado.

“Creo personalmente que deberíamos abolir el IRS. Pero como mínimo, no deberíamos hacer que el IRS sea más grande que el Pentágono, el Departamento de Estado, el FBI y la Patrulla Fronteriza juntos. Que es lo que los demócratas están proponiendo aquí. Es una idea terrible”, agregó.

La Ley de Reducción de la Inflación no le hace honor a su nombre

Los republicanos señalaron con ferocidad el carácter orwelliano del nombre del proyecto de ley, argumentando que, provocaría aún más inflación.

Al respecto, la Tax Foundation analizó la legislación y concluyó que “al reducir el crecimiento económico a largo plazo, el proyecto de ley empeora la inflación al restringir la capacidad productiva de la economía”.

“En la medida en que los recaudadores de ingresos se consideren fuentes de ingresos duraderas, el proyecto de ley reduce la inflación, pero los ingresos proyectados no son seguros y pueden ser menores de lo que pronosticamos. Al aumentar el gasto, el proyecto de ley empeora la inflación, especialmente en los primeros cuatro años, ya que los recaudadores de ingresos tardan en aumentar y el déficit aumenta. Encontramos que los déficits presupuestarios aumentarían de 2023 a 2026, lo que podría empeorar la inflación”, añadieron.

Sin embargo, parece haber luz al final del camino. “En la medida en que la durabilidad de las disposiciones del proyecto de ley esté en duda, es decir, debido a la falta de apoyo bipartidista, puede tener poco impacto en las expectativas sobre las perspectivas fiscales y, por lo tanto, sobre la inflación”, concluyeron.

Joaquín Núñez es hincha de Racing Club de Avellaneda y licenciado en comunicación periodística por la Universidad Católica Argentina. Se especializa en el escenario internacional y en la política norteamericana // Joaquín Núñez is a fan of Avellaneda's Racing Club and has a degree in journalistic communication from the Universidad Católica Argentina. He specializes in the international scene and American politics.

Total
0
Share