fbpx
Saltar al contenido

Israel celebró “El día de Jerusalén”, uniendo política, historia y religión

El día de Jerusalén, El American

Contenidos

Available: English

[Read in English]

Bajo el cielo azul de un día caluroso, este domingo más de 50,000 israelíes celebraron de El día de Jerusalén y participaron en la tradicional “Marcha de las Banderas”. Festejaron así los 55 años de haber recuperado su capital bíblica.

Marcharon a través del sector antiguo amurallado, para culminar en el Muro Occidental, lugar sagrado que formó parte del II Templo hebreo. Fue imposible ver calles sin banderas a la vista, fuera cubriendo a los participantes, en ventanas, columnas de luz y automóviles. Azul y blanco por todas partes.

La celebración comenzó en 1968. La mayoría de quienes van a la caminata lo hacen por patriotismo y para reafirmar la soberanía israelí sobre la ciudad sagrada. Pintarlos —como hacen algunos medios— de “ultraderechistas” es ignorancia o mala fe. Medios que, como CNN, The New York Times o TVE de Madrid, nunca utilizan el término ultra terrorismo —ni siquiera terrorismo— para describir a Hezbollá, Hamás o la Yihad Islámica de Gaza.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El momento de mayor tensión se dio en la Puerta de Damasco, por donde parte de la gente ingresó a la Ciudad Vieja. Finalizaron con bailes y plegarias ante el Muro.

Mientras miles marchaban cantando, pequeños grupos gritaron frases islamofóbicas. Este hecho inaceptable es matizado —en opinión de algunos— por la ola de terrorismo que envolvió a Israel en los últimos meses, con el asesinato de 20 personas, incluyendo un refugiado ucraniano y un policía árabe-israelí. Lógico que el argumento no es de recibo, porque lo lógico sería gritar contra Hezbollá, Hamás y la Yihad Islámica, todas organizaciones asesinas. Lo apropiado es centrarse, como sostiene la enorme mayoría, en el patriotismo y cantos positivos. 

Cabe destacar que Israel es un Estado judío y democrático, donde vive un importante número de ciudadanos musulmanes, como también drusos y cristianos. Claro que estas dos últimas comunidades se identifican con el país, realizan servicio militar, y no viven las contradicciones inherentes a los musulmanes. 

Hechos históricos claves 

Tres religiones monoteístas tienen lugares sagrados en la Ciudad Vieja de Jerusalén y en zonas cercanas. Hay que saber que de estos sitios algunos son históricamente exactos; otras cuestiones de fe y tradición. Para el cristianismo hay sitios fundamentales. La Iglesia del Santo Sepulcro —donde estuvo el cuerpo de Jesús— la Iglesia de Santa Ana, la Catedral de Santiago, el Sepulcro de María, el Jardín de Getsemaní y la Basílica de la Natividad. Para el judaísmo el sitio más sagrado es el Muro Occidental, el Monte del Templo y el cementerio del monte de los Olivos. 

Los judíos tienen una historia de más de 3,000 años con Jerusalén. Fue y es centro político, religioso y cultural. La ciudad alojó al Primer y Segundo Templo. En el mismo se encontraba el Arca de la Alianza, que contenía los mandamientos recibidos por Moisés en el Sinaí. Su destino es un misterio de la historia. Una teoría sostiene que fue escondida por sacerdotes en una cueva subterránea, para protegerla.

Durante el mandato británico la ciudad fue sede de las principales instituciones hebreas, como la Agencia Judía y la Organización Sionista. Tras la invasión árabe, el triunfo militar israelí y el cese de hostilidades, el gobierno declaró a Jerusalén su capital. Después de la guerra del 67 se reunificó. En 1980, reafirmó su soberanía y la declaró “capital eterna” del pueblo judío, garantizando el respeto a todas las religiones. 

Para comprender los cruzados reclamos sobre Jerusalén, hay que conocer su cronología histórica, más allá de dudas sobre las fechas más antiguas. 

Tras la unificación del reino hebreo, alrededor del 1000 aC, el rey David eligió a Jerusalén como su capital.

970 aC: el rey Salomón construye el Primer Templo, centro religioso y espiritual de la nación. 

922 aC: el reino se divide en dos; Israel al norte y Judea al sur. Jerusalén es la capital del segundo. 

586 aC: Babilonia conquista Judea, destruye el Templo y destierra a la mayoría de su población.

538 aC: Ciro de Persia autoriza a los judíos regresar y reconstruir el Templo. 

332 aC: Alejandro Magno conquista Jerusalén y respeta las tradiciones religiosas.

163 aC: tras la rebelión de los macabeos, Jerusalén vuelve a la soberanía hebrea. 

63 aC – 313 EC: dominio Romano

28-30: prédica de Jesús en tierras de Israel y Jerusalén. 

70: Roma derrota la rebelión judía y destruye el II Templo. 

132-135: Bar Kojba se rebela contra el Imperio Romano, controlando Jerusalén durante tres años. 

313 – 636: dominio del Imperio Bizantino

325-335: se construye la Iglesia del Santo Sepulcro.

636 – 1099: dominio Islámico

690: se construye la mezquita de Al-Aqsa 

691: el califa Abd al-Málik construye el Domo de la Roca, en el Monte del Templo, frente a Al-Aqsa. 

1099 -1291: dominio Cruzado

1291 – 1516: dominio Mameluco

1517 – 1917: dominio del Imperio Otomano

1860: se construye el primer barrio fuera de las murallas.

1918 – 1948: dominio Británico

1948: Israel declara su independencia tras el aval de la ONU, y la consolida rechazando la invasión árabe. Jerusalén vivió dividida por barreras. Israel controlaba la zona occidental y Jordania la oriental, la cual incluía la Ciudad Vieja con los principales sitios religiosos. El Mufti, líder palestino y ex aliado de Hitler, huye a Egipto.

1949: el gabinete israelí aprueba trasladar las instituciones oficiales de Tel Aviv a Jerusalén. 

1967: “Jerusalén de Oro” se convierte en la canción símbolo de la ciudad. 

1967: el Parlamento israelí extiende las fronteras municipales y la soberanía sobre toda Jerusalén; una anexión de 70 km². 

1980: la Knesset aprueba que “Jerusalén es la sede de la Presidencia, Parlamento y Corte Suprema…  capital eterna”. Los “lugares sagrados se protegerán…  se prohíbe todo acto que impida el libre acceso de los miembros de cualquier religión a sus sitios de culto o que viole su sensibilidad religiosa”.

2017Trump reconoce Jerusalén como capital israelí: “He determinado que es el momento de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”.

Eduardo Zalovich, Uruguayan-Israeli, is a history professor and journalist. He has written for several media, such as La Vanguardia, El Confidencial, Vozpopuli, Búsqueda and Correo de los Viernes. Zalovich analyzes, from the Middle East, the reality of the region and international politics. // Eduardo Zalovich, uruguayo-israelí, es profesor de Historia y periodista. Ha escrito para varios medios, como La Vanguardia, El Confidencial, Vozpopuli, Búsqueda y Correo de los Viernes. Analiza, desde el Medio Oriente, la realidad de la zona y la política internacional.

Total
8
Share