fbpx
Saltar al contenido

Israel conmemoró Iom Hashoá, “Día del Holocausto y el Heroísmo”

Israel conmemoró Iom Hashoá, "Día del Holocausto y el Heroísmo"

Available: English

En la mañana del pasado jueves, exactamente a las 10, todo Israel se detuvo durante dos minutos. Una sirena se escuchó en cada rincón del país dando inicio a Iom Hashoá (Día del Holocausto y el Heroísmo), la jornada mundial en recuerdo de las víctimas y luchadores judíos asesinados por el nazismo.

Tanto paseantes como vehículos se detuvieron en el lugar donde estaban e hicieron un total silencio en honor de los caídos. Se calcula en 70 millones las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos seis millones de judíos europeos. Un dato menos conocido es que alrededor de 1.5 millones de hebreos combatieron en los ejércitos aliados y en la resistencia.

Tras la sirena comenzó una ceremonia oficial en el museo Yad Vashem (remembrance), con la presencia del premier Naftalí Bennett, el presidente Isaac Herzog y sobrevivientes del Holocausto. A lo largo del día hubo diferentes actos alusivos en escuelas, liceos, municipios y bases militares.

Iom Hashoá es una de las ocasiones más solemnes del calendario israelí. Todos los sitios de entretenimiento cierran, la radio y televisión transmiten documentales sobre la tragedia y entrevistan a historiadores. La bandera nacional flamea a media asta.

El Holocausto es un hecho histórico muy presente en la memoria del pueblo judío. El Estado de Israel se fundó en 1948, tres años después del final de la guerra. Se transformó de inmediato en refugio para cientos de miles de sobrevivientes que convirtieron al país en su nuevo hogar. Aún viven 170,000 de ellos.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La fecha elegida para Iom Hashoá coincide, según el calendario hebreo, con el levantamiento del gueto de Varsovia en 1943. Fue uno de los actos de resistencia judía más importantes. Resistió más que varios estados europeos.

Las más altas autoridades del Gobierno participaron el jueves de la ceremonia anual “Toda persona tiene un nombre”, en el Salón Chagall de la Knesset (Parlamento) para honrar la memoria de las víctimas.

El premier Naftalí Bennett contó la historia del abuelo de su esposa Gilat, quien perdió a su padre y emigró a Israel en 1957.

El presidente Herzog leyó los nombres de familiares asesinados en el Holocausto y contó en pocas palabras sus historias. “En su memoria. En memoria de los 10,000 judíos del gueto de Lomza en Polonia asesinados, masacrados y exiliados a Auschwitz en enero de 1943… Lomza fue el lugar de nacimiento de mi abuelo, el rabino Isaac HaLevi, y donde una gloriosa comunidad judía había florecido durante siglos”, expresó.

El presidente contó luego la historia de una prima de su padre. “En memoria de Annette Goldberg, Herzog de soltera, de 21 años, de París. Annette fue capturada en la frontera entre la Francia ocupada y la Francia de Vichy y encarcelada en el campo de internamiento de Drancy, cerca de París, en agosto de 1942.

Al mes siguiente fue cargada en un vagón de ganado a Auschwitz, donde fue asesinada. Tiró del carruaje una carta, garabateada a lápiz, para su madre, la tía Esther, escondida en París. Los granjeros encontraron la carta y se la pasaron de contrabando a su madre. Annette terminó su carta con las palabras: ‘No te desesperes, madre, no te vuelvas adicta al dolor. Estoy llena de coraje y esperanza. Hay miles como yo. Espérame, mi querida madre’. La tía Esther esperó y esperó por ella, creyendo que volvería, hasta el día de su muerte. Que sus recuerdos sean una bendición”.

El líder opositor Benjamín Netanyahu dedicó su discurso a la familia de su suegro que pereció íntegramente en el genocidio nazi. “Mi suegro, el difunto Shmuel Ben-Artzi, era un hombre de letras, un educador y un gran maestro. Era un estudioso de la Biblia, escritor y poeta”, contó. Después se puso una ofrenda floral en el monumento conmemorativo de Yad Vashem.

La presidente del Bundestag alemán, Bärbel Bas, quien se encuentra de visita oficial, participó en el acto de encendido de velas en Jerusalén. Pidió que su vela fuera en nombre de Irma Natan. Ella vivió en Duisburgo, ciudad natal de la presidente, y era la jefa del comité de bienestar de la comunidad judía, hasta que fue deportada con su marido en 1942 al campo de concentración de Izbica, donde fueron asesinados.

Bas dijo que “la responsabilidad de Alemania” en la lucha contra el antisemitismo “no ha terminado”. “Inclino mi cabeza con humildad y vergüenza ante las víctimas del Holocausto”. “No debemos olvidar, y no olvidaremos. De nuestra culpa, viene nuestra responsabilidad”, dijo. “Las lecciones del Holocausto exigen de nosotros que jamás toleremos el surgimiento y la difusión del antisemitismo”, escribió Bas en el libro de oro del Knesset. “Estamos junto a Israel”, agregó.

Total
0
Share