fbpx
Izquierda, eleccion, El American

La izquierda confiesa sus pecados electorales

Los ejecutores de esta aberración horrorífica organizada y tramada contra la democracia de Estados Unidos, están ahora en la tercera fase: criminalizar a la oposición

[Read in English]

Donald J Trump se quedó muy corto. La hipótesis que él y sus partidarios expusieron sobre cómo la izquierda y sus cohortes estaban conspirando para hacer malabares con las elecciones presidenciales de 2020, no acataron con precisión. Subestimaron gravemente la diligencia de los conspiradores y la profundidad de su complot. 

Molly Ball, en unas 6,500 palabras en su ensayo de Time, falsificó la premisa de la izquierda de que la propuesta de “amañar” las elecciones era sólo una teoría de conspiración. El complot de la izquierda para “influir en las percepciones, cambiar las normas y las leyes, dirigir la cobertura de los medios de comunicación y controlar el flujo de información” demostró ser una formidable hazaña de connivencia llevada a cabo por las élites para elegir al candidato de su preferencia.

La corresponsal de política nacional de la revista y biógrafa de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue clara cuando escribió: “Había una conspiración desarrollándose entre bastidores […]”. Ball la calificó como una “cábala bien financiada de gente poderosa” en la que participaban más de “150” organizaciones de izquierdas, así como grandes empresas, sindicatos y la oligarquía tecnológica. Su “trabajo”, relata Time, “tocó todos los aspectos de las elecciones”.

Esta es, en efecto, una descripción veraz de lo que ocurrió. Si hubiera habido audiencias judiciales reales sobre las “alegaciones” que el bando de Trump estableció, Ball habría sido un testigo excelente para los republicanos trumpistas, junto con el ensayo de Time como prueba convincente de que las elecciones de 2020 no fueron justas, y en su injusticia, se interpretaron como un proceso electoral no libre o parcialmente libre (en el mejor de los casos). 

Los pecados contra la democracia de Estados Unidos, que el trabajo de Ball establece claramente, dejan al descubierto el más audaz abuso de las instituciones de la nación para maniobrar a través de las fisuras legales que permitieron un cúmulo de ocurrencias que, aun siendo lícitas, fueron flagrantemente inmorales y corrompieron una elección presidencial. Hubo dos fases de la trama para negar la reelección a Trump.

izquierda, Time,
U.S. President-elect Donald Trump poses for photographer Nadav Kander for the cover of Time Magazine after being named its person of the year, in a picture provided by the publication in New York December 7, 2016. Time Magazine/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS – THIS PICTURE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. THIS PICTURE WAS PROCESSED BY REUTERS TO ENHANCE QUALITY. AN UNPROCESSED VERSION HAS BEEN PROVIDED SEPARATELY. EDITORIAL USE ONLY. NO RESALES. NO ARCHIVE.
La izquierda y sus artimañas

En primer lugar, estaba la faceta preelectoral. Esta parte era fundamental. Sin ella, el esquema de voto por correo cargado de relajación que se necesitaba, no podía materializarse. Esta tarea implicaba cambiar las leyes electorales y los sistemas que generaban. Por supuesto, no podía ser llevada a cabo por los agentes exclusivos designados constitucionalmente, los legisladores estatales, ya que la mayoría de los estados clave estaban en control republicano. Tuvo que hacerse, principalmente, por medio de decretos ejecutivos de gobernadores y secretarios de estado demócratas, así como a través de demandas en los tribunales estatales.

La parte preelectoral de la conspiración de la izquierda para influir en el resultado de la contienda presidencial tenía otro componente. Necesitaba mucho dinero para financiar esta tarea draconiana. Dado que las leyes de financiación de las campañas establecen límites a las donaciones, se buscó la forma de conseguir el capital para la anticipada explosión del voto por correo. La forma en que esto fue resuelto por la cábala, fue haciendo que los gobiernos estatales y locales cuidadosamente seleccionados, junto con las juntas electorales locales, recibieran dinero privado. 

El Centro para la Tecnología y la Vida Cívica del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y el Centro para la Innovación e Investigación Electoral aportaron un total de 419 millones de dólares para este fin. Otras organizaciones, como “The Democracy Fund”, “New Venture Fund”, “Skoll Foundation” y “Knight Foundation”, también contribuyeron. Este tipo de elusión de las leyes federales de campaña pudo llevarse a cabo, dada la cobertura que recibieron para acomodar el voto masivo por correo que se esperaba. El choque ético principal con esto fue que los beneficiarios principales de estos fondos fueron los bastiones demócratas en los estados indecisos.    

El resultado de esta primera fase de la conspiración que expone Time, según el ensayo, reveló que casi el 50 % del electorado votó por correo, el 25 % votó anticipadamente y el 25 % votó en persona el día de las elecciones. Dadas las anomalías generalizadas en estados clave evidenciadas en las elecciones de 2020, se apoya la premisa de que el esfuerzo por “influir en las percepciones, cambiar las reglas y las leyes, dirigir la cobertura de los medios de comunicación y controlar el flujo de información”, que la escritora de Time documentó tan hábilmente, apoya la afirmación hecha todo el tiempo por Trump.

La segunda fase de la conspiración de la izquierda fue inmediatamente después de las elecciones de 2020 y consistió en numerosos frentes y estrategias. Entre ellas, la principal fue la supresión tanto de la información como de la libertad de expresión. Estas tácticas fueron seguidas por una maniobra de movilización de masas agresiva por parte de las organizaciones de izquierda que buscaban influir en las autoridades públicas y electorales en los estados clave.

Estos grupos, con la cooperación genuflexa de los medios de comunicación industriales, desnaturalizaron las cuestiones raciales y diseñaron una narrativa de desinformación convincente para vincular los disturbios de “Black Lives Matter” (BLM) y “Antifa”, con los reparos sociales a la expresión de los votantes que favorecían al candidato demócrata.

izquierda, racismo
“La parte preelectoral de la conspiración de la izquierda para influir en el resultado de la contienda presidencial tenía otro componente. Necesitaba mucho dinero para financiar esta tarea draconiana”.

Mark Zuckerberg, nos informa el ensayo de Time, invitó a cenar a su casa a un alto cuerpo de los conspiradores en el mes de noviembre posterior a las elecciones. Vanita Gupta, presidenta y consejera delegada de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos, así como la candidata a fiscal general asociada de la administración Biden, encabezó el encargo de reclutar al fundador de Facebook para que aplicara “normas rigurosas y de obligado cumplimiento” a los contenidos informativos y a la expresión que cuestionaban la integridad de las elecciones, a pesar de las visibles anomalías que se produjeron de forma incuestionable, dada la abrupta puesta en marcha de un proceso básico de voto universal liberalizado por correo, que fue testigo de una participación popular sin precedentes, así como de un alto nivel de irregularidades y de impugnaciones estadísticas con base empírica.

Jack Dorsey, de Twitter, recibió un esfuerzo de reclutamiento similar por parte de la cábala izquierdista. Concurrentemente, la conspiración izquierdista consiguió que Big Tech amplificara su censura y controlara las noticias. 

El “apretón de manos” y la consiguiente declaración conjunta posterior a las elecciones, a la que se refiere el artículo de Ball, entre la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la AFL-CIO, parece sugerir que el “acuerdo implícito” alcanzado entre las empresas y los sindicatos fue un compromiso alcanzado en la creencia de que el levantamiento marxista del verano se calmaría con una victoria de Biden. En otras palabras, tanto el capital como las uniones parecen asociar a los grupos de terror comunistas con un nivel de coalescencia con el Partido Demócrata. Además, el plan seguido para intimidar a los funcionarios electorales de los estados clave para certificar los votos electorales, se hace eco de la estratagema victimista de BLM.         

“Fue una elección tan calamitosa que no se pudo discernir ningún resultado”, así afirmó Time. Sí, la elección fue ciertamente una “calamidad” y difícil de “discernir” resultados claros, dadas las peculiaridades de las leyes electorales “cambiadas” y el recién probado proceso de voto universal por correo. Por lo tanto, fue una toma de poder que esta conspiración de la izquierda, bien documentada por Time, llevó a cabo e impactar los resultados de las elecciones.

Los ejecutores de esta aberración horrorífica organizada y tramada contra la democracia de Estados Unidos, están ahora en la tercera fase: criminalizar a la oposición. Manténgase en sintonía para el próximo artículo de Time, en otra confesión sin remordimientos.     

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tiroteo, Minnesota, Alina, El American

Múltiples heridos deja tiroteo en una clínica en Minnesota

Next Article
Biden, migración, El American

Juez extiende suspensión del plan de Biden para detener las deportaciones

Related Posts
Total
97
Share