fbpx
Saltar al contenido

La izquierda miente nuevamente: acusa a DeSantis de vigilar ideológicamente universidades de Florida

Available: English

[Read in English]

El martes, numerosos activistas liberales, personalidades de Twitter e incluso algunos medios progresistas criticaron al gobernador de Florida, Ron DeSantis, por haber firmado el proyecto de ley 233 de la Cámara de Representantes, afirmando falsamente que el gobernador republicano estaba ahora exigiendo a los profesores y estudiantes que registraran sus opiniones políticas en el estado. Lo acusan de ser “autoritario” y de atacar la libertad de expresión. La verdad, por supuesto, es muy diferente de esos ataques alarmistas.

El frenesí mediático se debe a la aprobación de la Ley 233 de la Cámara de Representantes, que autoriza al Consejo de Educación del Estado a exigir a cada universidad del Sistema Universitario de Florida que “realice una evaluación anual de la libertad intelectual y la diversidad de puntos de vista en esa institución”, la encuesta debe ser “objetiva, no partidista y estadísticamente válida” y medirá si los estudiantes y el profesorado se sienten “libres de expresar sus creencias y puntos de vista en el campus y en las aulas.”

En otras palabras, la ley solo exigirá a las universidades de Florida que realicen una encuesta, algo que no es anormal en las universidades de todo el país. Sin embargo, algunos medios y personalidades liberales presentaron el proyecto de ley bajo una luz mucho más siniestra.

surveillance-of-florida-colleges
El gobernador de Florida Ron DeSantis firmó esta semana el proyecto de ley HB233. (EFE)

No, DeSantis no está ordenando la vigilancia ideológica masiva de las universidades de Florida

Un artículo en Slate hizo una caracterización engañosa del proyecto de ley firmado por DeSantis, diciendo que la ley podría “causar estragos en la libertad de expresión y la libertad académica” de las universidades de Florida, diciendo además que estas universidades tenían su financiación estatal “en juego”, a pesar de reconocer más adelante en el artículo que tal amenaza nunca se declaró en la ley.

Salon también publicó una historia similar, repitiendo la mentira de que las universidades estatales perderían la financiación si las respuestas de la encuesta “no son satisfactorias para la legislatura dirigida por los republicanos”.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Estos temas de conversación fueron muy repetidos por personalidades liberales de los medios de comunicación a través de Twitter, a pesar de haber sido desacreditados como “falsos” por PolitiFact. El periodista de seguridad nacional de USA Today, Josh Meyer, dijo que el gobernador firmó un proyecto de ley “que obliga a los estudiantes y profesores de Florida a registrar sus opiniones políticas en el Estado” y citó el artículo de Salon.

El prolífico autor y famoso usuario de Twitter, Stephen King, también repitió como un loro el falso argumento, y se unió a la exsenadora y actual analista de MSNBC Claire McCaskill en difundir las mismas afirmaciones falsas, diciendo que el proyecto de ley era una “extralimitación autocrática y que aplasta la libertad del gobierno”.

Esto es, por supuesto, una completa mentira y una burda interpretación del texto real del proyecto de ley. El proyecto de ley no utiliza en ningún momento la palabra “obligatorio”, “registrado”, ni siquiera “ideología” al describir la encuesta anual. Por lo tanto, la afirmación de que DeSantis está imponiendo un registro estatal ideológico similar al de los estados autoritarios no tiene ninguna base en el texto real del proyecto de ley. El director interino de comunicaciones del Departamento de Educación de Florida dijo que las encuestas serán voluntarias y no preguntarán por ideologías políticas, la encuesta preguntará si pueden expresar libremente sus puntos de vista políticos en las aulas.

La otra parte de la afirmación, que las universidades podrían perder los fondos estatales si los resultados de las encuestas son considerados inaceptables por la Legislatura del Estado, no se encuentra en ninguna parte del texto del proyecto de ley que se convirtió en ley. La ley no establece ninguna sanción para las universidades que “fallen” la encuesta, ni siquiera dice que las universidades suspendan el estudio, solo pide a la Junta de Gobierno de cada universidad que publique el informe antes del 1 de septiembre de cada año.

A pesar de que los artículos son claramente erróneos y se consideran falsos, ni Salon ni Slate han publicado correcciones ni han retirado los artículos de sus sitios web. Funcionarios del Estado de Florida se han puesto en contacto con el autor del artículo para aclarar el contenido de la ley y pedir una corrección, pero no se ha hecho ningún cambio.

Total
0
Share