fbpx

Janet Yellen, una secretaria del Tesoro moderada que podría frenar a los progresistas

El partido republicano deberá apoyar a Yellen en que mantenga la neutralidad política de su cargo, y no haga compromisos que podrían afectar la estabilidad del Tesoro americano.

Con el nombramiento de Janet Yellen, Biden se juega una carta de popularidad nombrando una secretaria del Tesoro con suficiente apoyo de académicos vinculados a la izquierda para satisfacer a los progresistas de su partido, pero con la suficiente independencia intelectual como para no levantar preocupaciones entre los republicanos.

Aunque los círculos de izquierda han aceptado la decisión de Biden de nombrarla secretaria del Tesoro, Yellen, afortunadamente, está lejos de ser un adepta al Corán del progresismo, y algunos líderes y grupos del Partido Demócrata han comenzado a darse cuenta de ello.

Yellen ha manifestado que tiene que haber una intervención más activa por parte del Gobierno para ayudar a los más desfavorecidos, también se ha mostrado preocupada por los elevados déficits de Estados Unidos. De hecho Yellen es miembro de la junta del Comité Por un Presupuesto Federal Responsable, donde en diferentes ocasiones se pronunció a favor de un gasto responsable. En un discurso antes de que Donald Trump fuera nombrado presidente, Yellen dijo que: “No es obvio que la política fiscal sea necesaria para proporcionar un estímulo que nos ayude a volver al pleno empleo”.

Aunque su postura ha cambiado ante la magnitud de la pandemia y se ha manifestado a favor de un mayor gasto fiscal para atender a las personas afectadas por los cierres, Yellen podría apoyar un estímulo mucho más moderado del que los demócratas intentan pasar en el Senado.

Una visión que entra en conflicto con el lobby progresista

Maurice BP-Weeks, co-director ejecutivo del Centro de Acción sobre Raza y Economía afirmó que: “No nos hacemos ilusiones de que nosotros, como izquierdistas o progresistas, somos tan poderosos que somos la fuerza en el gobierno estadounidense. Vamos a tener que empujar, haciendo el mayor ruido posible, para que ella nos responda a nosotros y no a Wall Street”.

Varios grupos activistas buscan tener la oportunidad de reunirse con Yellen para hablar de áreas claves, según ellos como la asistencia de la pandemia, comercio, regulaciones financieras, deudas estudiantiles. La mayor prioridad de todos los grupos de presión es la aprobación de un nuevo paquete de ayuda por parte del congreso, negociaciones dentro de las que Yellen tendrá un rol clave por su cargo.

Jesse Van Tol, presidente de la Coalición Nacional para la Reinversión en la Comunidad expresó que Janet Yellen también deberá enfocarse en facilitar el acceso a vivienda entre las personas más pobres, haciendo clara inferencia para que Yellen interfiera en el funcionamiento de dos entidades hipotecarias subrogadas al Tesoro, Fannie Mae y Freddie Mac. La petición viene en un momento donde la vivienda alcanza precios históricamente altos, al tiempo que la demanda se está desacelerando.

Un tema en el que Yellen parece coincidir con los progresistas es en el campo de la deuda estudiantil. En la actualidad la deuda estudiantil asciende a más de 1,4 billones de dólares, y más del 54 % de los estudiantes asumen algún tipo de préstamo para financiar sus estudios. Según Yellen los elevados costos de la educación secundaria en los Estados Unidos ha llevado a los estudiantes a asumir cuantiosas deudas que les puede estar impidiendo hacer otro tipo de inversiones como la compra de una vivienda.

Aunque esperanzados por las promesas de Biden los más progresistas se podrían llevar una sorpresa con Yellen quién no solo ha mostrado preocupación por los deficits en la economía estadounidense, sino que también ha favorecido ideas que la izquierda normalmente ve desfavorable como el libre comercio. Ya en el pasado cuando era asesora de Bill Clinton afirmó que el libre comercio no genera grandes pérdidas de empleo como tradicionalmente se cree.

El ala moderada de los demócratas, así como el partido republicano deberá apoyar a Yellen en mantener la neutralidad política de su cargo, y tendrán que estar atentos para intentar evitar que haga compromisos que podrían afectar la estabilidad del Tesoro americano debido a deudas que tenga Joe Biden con quienes lo ayudaron a llegar a la presidencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Fracking

El fracking, que convirtió a EEUU en potencia energética, está en peligro

Next Article
comunicaciones biden obama

Equipo de Comunicaciones de Biden: cinco mujeres de la era Obama

Total
0
Share