fbpx

Jason Killmeyer sobre Biden: ‘Así se ve el fracaso de la política exterior’

“La doctrina Biden es la aspiración fallida del multilateralismo”, dijo Killmeyer a El American

[Read in English]

La administración Biden ha estado sumida en una crisis de política exterior, con una caótica huida de Afganistán, una relación agotadora con sus aliados y tensiones cada vez mayores con los adversarios de Estados Unidos. El American habló con Jason Killmeyer, experto en política exterior que trabajó durante doce años como jefe de Personal de Defensa Global, Seguridad y Justicia en Deloitte Consulting, para analizar la actuación de Biden ante las amenazas internacionales y los retos a los que se enfrenta Estados Unidos en un futuro próximo.

La administración llegó al poder prometiendo a sus socios, y también a sus enemigos, que Estados Unidos había vuelto, como dijo en el G7. ¿Cree que el presidente está cumpliendo esa promesa?

No, y creo que a medida que nos acercamos al comentario de fin de año sobre la política exterior, habrá un énfasis legítimo en Afganistán, y en la muestra de incompetencia, pero también en la duda y la discordia que sembró con nuestros aliados. Pero creo que hay una conclusión general más importante en relación con la política exterior de esta administración hasta ahora, que es que aceptaron la provocación y la agresión de Irán, de Rusia y de China, como el coste de avanzar, sus objetivos multilateralistas sobre el clima y la amenaza nuclear iraní.

Jason Killmeyer - El American
Hablamos con Jason Killmeyer, experto en política exterior, para evaluar la política exterior de Biden.

Así que hicieron una gran apuesta de que valdría la pena soportar esa agresión para avanzar en estas otras dos áreas, y parece que han fracasado en ambas.

Está claro que fracasaron en lo que se refiere a la conferencia de Glasgow, el presidente chino ni siquiera asistió, las resoluciones finales se diluyeron, la conferencia sobre el clima fue objetivamente un fracaso. Las negociaciones nucleares iraníes parecen ir en esa dirección y ni siquiera un acuerdo de “menos por menos” se acerca a mitigar la amenaza de Irán.

Si tuviera que definir la “doctrina Biden”, en pocas palabras, ¿cómo lo haría?

Diría que es la aspiración fallida del multilateralismo. La apuesta que hicieron, al apoyarse en estos dos mecanismos de negociación internacional no ha dado resultados, y los costes que soportaron para mantener ambos mecanismos viables no fueron insignificantes, yo diría que es un repliegue sin resultado.

Pero en realidad se trata de aspiraciones multilateralistas fallidas, están gobernando como si fuera 2015 —la última vez que estuvieron en el cargo— y no han actualizado su pensamiento al grado de amenaza moderno sin un ajuste importante en la política exterior. Este tipo de enfoque de la ONU y del multilateralismo primero va a conducir a la inestabilidad, ya que Rusia y China marcan el ritmo y el tono de los acontecimientos mundiales.

joe-biden-jason killmeyer
El presidente Biden hizo una apuesta por el multilateralismo que no ha dado resultado, según Killmeyer (EFE)

Jason, ¿quiénes crees que son las principales amenazas o actores que competirán con los intereses de Estados Unidos en los próximos 5-10 años? ¿Son China, Rusia o Irán y, en caso afirmativo, de qué manera suponen una amenaza para nuestros intereses nacionales?

Nuestros adversarios, China, Rusia e Irán, supondrán la mayor amenaza estratégica para nuestros intereses nacionales en los próximos cinco años y cada uno de ellos se está volviendo más audaz en sus acciones y, lo que es más preocupante, se están empezando a formar bloques.

En los últimos 15 años, Rusia ha tomado una soberanía de facto sobre cerca de dos millones y medio de personas más entre el territorio que capturó en Georgia y Ucrania. Y China se está preparando para capturar Taiwán. Rara vez las dictaduras, una vez que empiezan a capturar territorio, dejan de tener sed de más.

Y así, a corto plazo, lo que estamos viendo es que esos son los actores agresivos, Irán, que ha atacado la presencia de USA en Oriente Medio, planeó un secuestro aquí en los Estados Unidos, y financió una especie de milicias revolucionarias en toda la región; no se deja intimidar. Actores con base en Rusia han cerrado un importante oleoducto, la propia Rusia ha llevado a cabo ciberataques masivos que se acercan a un grado de subversión frente al típico espionaje, China de forma similar.

Se trata de acciones ofensivas específicas llevadas a cabo contra Estados Unidos fuera del ámbito del espionaje tradicional o del robo de información. La era del conflicto activo ha comenzado, sólo que tiene un aspecto diferente al de antes. Así que no estamos en guerra con Rusia o China, pero tampoco diría necesariamente que estamos en paz con ellos.

Vladimir Putin ha desarrollado una política exterior agresiva este año (EFE)

Una de las promesas del presidente fue arreglar las relaciones con nuestros aliados occidentales. Sin embargo, durante su mandato, Francia rompió las relaciones diplomáticas con Estados Unidos por un acuerdo de submarinos. ¿Tiene el actual presidente una estrategia coherente para restaurar una alianza occidental adecuada al siglo XXI?

No, pero se trata menos de los pasos en falso a corto plazo. Y esto es lo que quiero decir. El estallido diplomático de Francia es una señal de incompetencia, ese fue un error evitable, y una vergüenza innecesaria después de la vergüenza de Afganistán.

La realidad es para las percepciones europeas es que están felices de que Trump se haya ido, al igual que estaban felices de que Bush se haya ido, al igual que estaban felices cuando Reagan se fue, pero esa percepción, que tiene un impacto real en las relaciones entre los Estados Unidos y Europa y nuestros aliados de la OTAN, a menudo no palidece en comparación con la realpolitik de que la agresión contra Europa tiende a ser más pronunciada cuando los demócratas están en el cargo.

Las afirmaciones de Biden de que hemos recuperado nuestra posición se basan en lo mismo que las afirmaciones de los demócratas, que es que a los europeos les gusta más cuando los demócratas están en el poder, que pueden ir y hacer su especie de gira de bienvenida, pero la verdad es que la fuerza de la alianza no está en mejor forma, y si acaso, yo sugeriría que los aliados europeos están nerviosos por lo que están viendo desde Washington.

Como ha dicho, cuando los demócratas están en el poder, los europeos se sienten más amenazados. Hoy, con miles de tropas rusas rodeando Ucrania, ¿cuál cree que es el objetivo final de Biden con Putin? ¿Va a apaciguar a Putin para triangular a China o se lo está inventando sobre la marcha?

No creo que el apaciguamiento sea porque quiera triangular, pero sí creo que habrá apaciguamiento. Lo que la administración Biden quiere hacer es desprenderse internacionalmente de nuestra fuerte posición en el mundo y lo que buscan son equilibrios de poder razonablemente aceptables para las áreas en las que nos involucramos menos.

Lo que quieren es una Europa que pueda mantenerse por sí misma, sin que tengamos que estar tan involucrados como siempre. Lo que buscan es una situación en Oriente Medio que no sea buena, sólo que no sea catastrófica, pero que nos permita quitarnos de en medio. Están tratando de despojar a Estados Unidos de gran parte de su responsabilidad en el mundo y, de nuevo, eso no es descabellado si se puede encontrar un conjunto de condiciones sostenibles en las que podamos aceptar los resultados aunque sean imperfectos. Pero lo que estamos viendo es que los cálculos que están haciendo no están funcionando bien.

Un ejemplo de eso es que dejaron Afganistán, pensaron “sabemos que va a ser peligroso, creemos que podemos manejar las amenazas desde el aire, pero es mejor que estar allí durante otros 20 años” Algo con lo que la mayoría de los americanos probablemente están de acuerdo, el problema es que en realidad no tienen un plan real para contrarrestar la amenaza terrorista, no tienen una forma efectiva de proyectar poder, así que es lo mismo que se está viendo con Rusia, es lo mismo que se está viendo con el giro hacia Asia, que es más sobre la retórica que cualquier compromiso real de hombres, material o dinero.

Miles de tropas rusas rodean la frontera ucraniana (EFE)

Así que la razón por la que van a apaciguar a Putin no es que quieran triangular a China o intentar pasar a esas nuevas prioridades. Es porque incluso si hicieran eso, simplemente no tienen ganas de participar en el conflicto que Putin probablemente está dispuesto a participar.

Ucrania es de Putin si lo quiere, él lo sabe, el mundo entero lo sabe, nuestras declaraciones y nuestra pequeña ayuda, los pocos miles de millones que hemos enviado en términos de ayuda no van a detener a un enemigo ruso decidido que sabe que no hay disuasión real por parte de Estados Unidos.

Ahora seguimos con el tema central de China. En primer lugar, ¿existe una política coherente hacia China? La segunda cuestión tiene que ver más con la competencia. Estados Unidos demostró su incompetencia en Afganistán, un país en el que llevamos 20 años. Si Estados Unidos no fue capaz de gestionar Afganistán, ¿será capaz de resistir y enfrentarse al mayor desafío para la política exterior americana desde la Unión Soviética? ¿Es Estados Unidos competente para enfrentarse a China?

Si Estados Unidos decide serlo, puede. Y por eso creo que a menudo lo que falta es que nos hayamos puesto en una situación muy mala en este momento, debido a las decisiones que tomamos en Afganistán y a la incompetencia y falta de voluntad mostradas. Pero seguimos siendo dramáticamente más poderosos que China, nuestro ejército, a pesar de que China tiene casi paridad y en ciertas cuestiones en su teatro local, sigue siendo absolutamente más poderoso en general que el de China.

Así que es una cuestión de con estamos eligiendo en las exhibiciones, como la forma en que salimos de Afganistán, estamos eligiendo para hacer el conflicto más probable. Estas muestras de debilidad, estas muestras de incertidumbre son lo que hace más probable el conflicto con China.

Así que sí, Estados Unidos puede seguir haciendo lo que necesite y quiera en el Pacífico. No considero que China sea un elemento disuasorio importante para unos Estados Unidos comprometidos, pero esa palabra comprometida es muy importante.

Si Estados Unidos opta por seguir el consenso de Biden en materia de política exterior, muchas de esas cosas quedan en entredicho.

Estados Unidos sigue gastando menos en defensa como porcentaje del PIB en los últimos años, al igual que lo hizo no sólo durante toda la Guerra Fría, sino durante todos los años del dividendo de paz, salvo uno o dos más bajos, en los años 90. Así que cada una de estas situaciones en las que estamos mal posicionados frente a nuestros adversarios extranjeros son el resultado de decisiones internas, principalmente en Washington, y no necesariamente un reflejo exacto del equilibrio de poder entre un país como Estados Unidos y un país como China.

China está tomando medidas amenazantes contra Taiwán (EFE)

¿Cuáles deberían ser las prioridades del gobierno americano en política exterior? ¿En qué debería centrarse cualquier dirigente americano competente en los próximos 5-10 años?

En realidad existe un consenso sobre de dónde proceden las amenazas, existe un consenso entre ambos lados del pasillo y, en general, dentro del amplio ámbito de la política exterior. Existe un consenso sobre el origen de las amenazas: es China, es Rusia, es el programa nuclear iraní.

Ese consenso está ahí, pero hay una ausencia igualmente importante, que es la constatación de que sin un cambio importante de postura. Sin que Estados Unidos se vuelva un poco más activista en la escena mundial, sin que tomemos algunas decisiones incómodas, y nos pongamos un poco más al frente, nos dirigimos hacia la catástrofe.

Las grandes piezas del ajedrez van a empezar a moverse a menos que seamos más agresivos, el desenredo es algo que Estados Unidos puede elegir, pero ¿qué aspecto tiene eso?

Al mismo tiempo, los demócratas están en una herramienta de la caja de herramientas de la política exterior —la diplomacia del multilateralismo— e intentan obtener resultados exagerados con esa única herramienta, la historia nos dice que eso no funcionará.

Lo más importante es que, a menos que Washington saque la cabeza de la arena y empiece a responder de forma más agresiva y eficaz a estas amenazas, es mucho más probable que se produzca un conflicto real y feo de Estado a Estado, y estamos viendo los comienzos de lo que parece en un sentido moderno, con la agresión de la zona gris y los actos de sabotaje y subversión de países como China y Rusia en la actualidad.

Esta entrevista ha sido editada por razones de longitud y claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Iraní, El American

¿Podrá impedir Biden que la teocracia iraní llegue al umbral nuclear?

Next Article
Ley, El American

Marco Rubio presentará proyecto para negar fondos públicos a ciudades que le den voto a no ciudadanos

Related Posts
Total
0
Share