fbpx
William Burns, jefe CIA, Biden

Jefe de la CIA designado por Biden tiene cercanías preocupantes con Irán

William Burns, diplomático de carrera, es el designado por Joe Biden para ser jefe de la Agencia Central de Inteligencia. Durante la era Obama llevó adelante conversaciones secretas para lograr el pacto nuclear y condenó la muerte de Soleimani calificándola como un «importante revés estratégico».

[Read in English]

En plena transición de poder, empiezan a designarse nombres para las principales agencias gubernamentales del país, y una de las más importantes es, por supuesto, la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Para dicha oficina, ya hay un nombre designado por el presidente electo, Joe Biden. Su nombre es William Burns, un diplomático de carrera de amplia trayectoria que ha servido a administraciones demócratas y republicanas.

El dato curioso de la designación de Burns es que ha demostrado tener preocupantes cercanías con Irán, sobre todo en su enfoque de política exterior hacia la teocracia. Por ejemplo, criticó severamente la misión donde se dio de baja al terrorista Qasem Soleimani calificándola como un «importante revés estratégico». Al mismo tiempo, su posible presencia como jefe de la CIA —el Senado tiene que aprobar su designación— inquieta por el papel que desempeñó en el acuerdo nuclear con Irán.

¿Quién es el jefe de la CIA designado por Biden?

De acuerdo con el perfil de The Indian Express, Burns sería el primer diplomático de carrera que se haría con el cargo de jefe de la CIA.

«Burns se retiró del Servicio Exterior de USA en 2014 y tiene el rango más alto en el servicio —el de un diplomático de carrera», dice el perfil del periódico. «En la actualidad, Burns es el presidente de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, un centro de estudios de asuntos internacionales y ha sido anteriormente secretario de Estado adjunto de los Estados Unidos. Burns ha servido a cinco presidentes de Estados Unidos (tanto demócratas como republicanos) en sus más de 30 años de carrera diplomática».

Como se puede leer, el hombre es un veterano, pero con un enfoque hacia Irán que ha sido dañino para los intereses de los Estados Unidos.

«Significativamente, Burns encabezó la delegación que mantuvo conversaciones secretas con Irán sobre el acuerdo nuclear, que culminó en 2015 y que se conoce oficialmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA)», reza The Indian Express.

Como es conocido, con la aceptación y firma del Plan de Acción Integral Conjunto, Irán aceptó limitar su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos, las Naciones Unidas y la Unión Europea. Eso en el papel y en la teoría, sonaba bastante justo para todas las partes y, de hecho, fue uno de los máximos logros en política exterior de Obama. Pero el «Irán deal» resultó ser un fracaso.

El analista de seguridad hemisférica y director del Centro de Estudios para una Sociedad Libre y Segura, Joseph Humire, conversó con la periodista de El American, Sabrina Martin, señalando las preocupaciones de que Biden vuelta a llevar adelante una política exterior que perjudique a Estados Unidos, tal y como sucedió en la era Obama.

Humire afirmó que “el problema no era firmar un acuerdo con Irán, sino, cómo llegar a un acuerdo justo. La forma en que se llegó a ese acuerdo con Obama fue muy mala e irresponsable, con muchos vacíos, entregando muchos privilegios a Irán y sacando muy poco provecho y sin ninguna garantía”.

“Si Biden quisiera retomar ese acuerdo lo tiene que hacer mejor que en los años anteriores, porque el último solo llevó a más fracasos”, explicó.

No son pocas las voces que están preocupadas por las elecciones de Biden para su gabinete y las agencias gubernamentales. En el New York Post, Michael Goodwin, publicó un artículo donde manifiesta el problema de que Biden esté muy enfocado en las cosas antiguas, como el acuerdo nuclear con Irán o el acuerdo climático de París. Ambos enterrados por la administración saliente de Donald Trump.

Por ejemplo, Biden otorgó a John Kerry el Consejo de Seguridad Nacional. El funcionario es el artífice del defectuoso acuerdo con Irán y el responsable de firmar el acuerdo climático de París. Dos grandes errores del Gobierno de Obama que Biden aspira revivir, según sugieren sus designaciones.

«El pacto con Irán mimó y financió a los mulás asesinos y sus brigadas de terror mientras allanaba el camino para que obtuvieran armas nucleares. Biden, tal vez inconsciente de los cambios en Oriente Medio durante los últimos cuatro años, ha hablado de querer volver a él», escribe Goodwin en su artículo.

Hoy, con la noticia de que William Burns es el designado para jefe de la CIA, resurgen las palabras del diplomático en una entrevista concedida al Foreign Service Journal en 2019: fue un «error histórico» retirarse del JCPOA con Irán.

El artículo de Washington Examiner

Si bien el mero perfil de Burns es ciertamente inquietante, la profundización del periódico Washington Examiner confirma las cercanías del jefe de la CIA con Irán.

Según el periódico, «Un libro de 2019 de Burns, The Back Channel: A Memoir of American Diplomacy and the Case for Its Renewal, contenía un capítulo entero sobre “Irán y la bomba”: Las conversaciones secretas”».

El relato de Burns explicó parte de los primeros esfuerzos de Barack Obama para llegar a Irán e incluso llegó admitir que «este impulso vacilante… se detuvo abruptamente cuando las elecciones presidenciales iraníes de junio se convirtieron en un baño de sangre», puesto que el régimen iraní suprimió la oposición del Movimiento Verde de Irán en 2009. Al mismo tiempo, dijo que «la respuesta pública de la Casa Blanca fue inicialmente tibia» y que «en retrospectiva, deberíamos haber… sido más agudos en nuestras críticas públicas desde el principio».

De acuerdo con el Examiner, «Burns dijo que “Omán envió a la nueva administración de Estados Unidos una serie de propuestas discretas sobre su disposición a establecer un canal con Irán” durante años», explicando que, cuando John Kerry tomó el relevo de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, luego del triunfo de Obama en 2012, se decidió que Burns «dirigiría el equipo estadounidense» con el futuro asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, que sería una especie de “alter ego” para empezar a negociar en secreto con los iraníes a partir de marzo de 2013 en Omán.

Según el medio, «Burns dijo que Obama convocó reuniones en febrero de 2013 para elaborar su enfoque y que “en todas mis tres décadas en el gobierno, este fue —junto con la redada de bin Laden en 2011— el esfuerzo más firme”».

Obama, CIA; William Burns
Expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Un viejo conocido de William Burns, jefe de la CIA designado por Joe Biden. (EFE).

Luego de esto, Burns reveló de Barack Obama que «el secreto ayudaría a evitar que los oponentes de ambas capitales asfixien la iniciativa en su cuna —pero acarrearía costos futuros, alimentando las críticas y puñaladas por parte de algunos de nuestros socios más cercanos, en particular los israelíes, saudíes y emiratíes».

Luego, el actual jefe de la CIA —a falta de confirmación por el senado— dijo que Obama subrayó que debería «centrar las conversaciones por la vía de atrás en la cuestión nuclear» y recordó que el expresidente «estaba convencido de que nunca llegaríamos a un acuerdo con los iraníes sin alguna forma limitada de enriquecimiento interno». Todo esto según la información del Examiner.

Las fuertes críticas al acuerdo nuclear

Además del levantamiento de las sanciones, hay severos cuestionamientos a la efectividad del acuerdo en torno al enriquecimiento de uranio por parte de Irán.

Por ejemplo, en 2018, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu anunció que Israel había obtenido miles de «archivos nucleares secretos de Irán» que revelaban «nuevas y concluyentes pruebas del programa secreto de armas nucleares que Irán ha estado ocultando durante años a la comunidad internacional».

Trump se hizo eco de los documentos de Israel cuando sacó a los Estados Unidos del acuerdo en mayo de 2018.

«Ninguna medida adoptada por el régimen ha sido más peligrosa que su búsqueda de armas nucleares y los medios para lanzarlas (…) En teoría, el llamado ‘acuerdo con Irán’ se suponía que protegía a los Estados Unidos y a nuestros aliados de la locura de una bomba nuclear iraní (…) De hecho, el acuerdo permitió a Irán continuar enriqueciendo uranio y, con el tiempo, llegar al borde de una explosión nuclear», dijo el presidente Trump. «El acuerdo levantó las paralizantes sanciones económicas sobre Irán a cambio de límites muy débiles en la actividad nuclear del régimen, y ningún límite en absoluto en su otro comportamiento maligno, incluyendo sus siniestras actividades en Siria, Yemen y otros lugares de todo el mundo».

En una anterior entrega de El American, se menciona el caso del Proyecto Cassandra y cómo la Administración Obama jugó un papel preponderante en la expansión global del grupo terrorista Hezbollah.

El gobierno de Obama torpedeó constantemente una operación de la DEA contra Hezbollah —aliado de Teherán— para que esta no influyera negativamente en las negociaciones del acuerdo nuclear.

Burns sobre la muerte de Soleimani

Que la designación de Biden para jefe de la CIA haya sido pieza clave en las negociaciones para el acuerdo nuclear no es lo único que preocupa, su enfoque, en general, sobre el caso de la teocracia iraní es excesivamente crítica con la política de la Administración Trump en Medio Oriente y bastante más complaciente con sus resultados en la era Obama.

«Burns también ha criticado las políticas de la administración Trump y condenó el asesinato del General de División Qassem Soleimani, comandante de la Guardia Revolucionaria iraní y jefe de la Fuerza Quds durante mucho tiempo. Soleimani era considerado un adversario mortal por los Estados Unidos y sus aliados, y fue asesinado en un ataque de los Estados Unidos al aeropuerto internacional de Bagdad en enero de 2020. Burns se refirió a su muerte como un “importante revés estratégico” en una entrevista que dio al Irish Times», señaló The Indian Express.

Más allá de cómo resulte el caso puntual de Burns y si se termina confirmándose su jefatura en la CIA, las designaciones de Biden indican que, muy probablemente, se verá una política exterior 2.0 de la era Obama.

Total
18
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
de blasio - trump

Dañar NY por golpear a Trump: de Blasio pondrá fin a 3 contratos con la Organización Trump

Next Article
tucker, child porn

Tucker Carlson: ¿Cuánto porno infantil se ha enviado por Google? ¡Mucho!

Related Posts
Total
18
Share