fbpx
Jen Psaki, El American

El idiota de la semana: Jen Psaki

La secretaria de Prensa de la administración demócrata parece no querer soltar el galardón y esta semana repite

[Read in English]

En esta ocasión, el galardón de El Idiota de la Semana de El American se lo lleva por segunda vez —y por partida doble— la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Por un lado, ha respondido de forma surrealista a una pregunta sobre los inmigrantes y el pasaporte COVID-19. Por el otro, ha intentado culpar a Boris Johnson por el hecho de que Joe Biden no respondiera a las preguntas de la prensa durante su comparecencia conjunta con el primer ministro británico.

idiota semana jen psaki
Jen Psaki. (EFE)

Ante la pregunta de un reportero de por qué a los inmigrantes ilegales no se les exigía certificado de vacunación, mientras que a los americanos sí, Jen Psaki respondió que los ilegales «no tienen intención de quedarse aquí por largo tiempo».

Esa fue la mejor explicación que se le ocurrió mientras rebuscaba entre sus papeles haciendo malabares retóricos. Además de responder de manera nerviosa, lo hizo de forma condescendiente. Supuestamente, quería explicar que a quienes tuvieran síntomas de COVID se les deportaría, pero… ¿y a los que no?, ¿acaso los americanos no vacunados asintomáticos disfrutan de ese privilegio para mantener sus empleos o acceder a un restaurante? ¿O un turista, digamos, europeo?

Su respuesta es tan inverosímil que uno no puede más que reírse y hacerse preguntas. Si los inmigrantes ilegales no tienen intención de quedarse en el país, ¿arriesgan sus vidas y recorren miles de kilómetros para sacarse un selfie en la Estatua de la Libertad, subirla a sus redes sociales, y volver a su país? ¿Quizás es que vienen a visitar Disneyland? ¿Acaso vienen a apostar en Las Vegas los pocos ahorros que les puedan quedar después de pagar al coyote? ¿Simplemente están de paso hacia Canadá? Es un misterio del que solo Jen Psaki sabe la respuesta.

Lo peor de todo es que si Jen Psaki estuviera en lo cierto, los pobres inmigrantes que se juegan la vida por esta visita estarían desperdiciando su estancia en los Estados Unidos acampando debajo de un puente en el desierto, con la de sitios mejores que hay para visitar.

Su respuesta, más que una explicación, parece una patética excusa, o peor aún, una burda mentira. Lo grave del caso es que la mayoría de la prensa agacha la cabeza y simplemente se la cree. Quizás Jen Psaki nos toma por idiotas, y a lo mejor algo de razón tiene, ya que parece que los demócratas pueden decir cualquier cosa impunemente sin ser cuestionados.

La próxima vez que te exijan el certificado de vacunación para entrar a un restaurante, puedes decir que no es tu intención quedarte en el local demasiado tiempo. Incluso si tu empresa de más de 100 trabajadores ha de exigirlo, puedes decir que tu idea es volver a casa pasada tu jornada laboral y no quedarte de forma permanente en el trabajo.

Con este doble rasero entre los inmigrantes ilegales y los americanos, da la sensación de que a este Gobierno realmente no le preocupa la pandemia, ni la salud de los americanos, sino más bien utilizarla como excusa para avanzar en su control autoritario de la sociedad. Con suerte, esta administración no ocupará la Casa Blanca durante largo tiempo.

Para Jen Psaki es culpa de Boris Johnson que Biden no responda preguntas

Por si lo de los inmigrantes ilegales no fuera suficiente, Jen Psaki reivindica su galardón de esta semana con una rocambolesca excusa para tratar de explicar por qué cortaron la rueda de prensa de Boris Johnson y Joe Biden de forma abrupta.

Biden está acostumbrado a comparecer sin tener que responder preguntas —y a la prensa no parece importarle—, pero cuando Johnson dijo a los periodistas que podían lanzar cuestiones, la Casa Blanca inmediatamente dio por terminada la rueda de prensa, dejando a uno de los periodistas con la palabra en la boca.

Al parecer, el presidente de los Estados Unidos no está capacitado para responder preguntas si previamente no se le avisa o, suponemos, si no están pactadas y preparadas las respuestas. Claro, según Psaki, el problema no es la incapacidad de Biden para responder, sino de Johnson por permitir preguntar. Da la sensación de que esto es como echarle la culpa al profesor por hacer exámenes sorpresa, y no al alumno por no haber estudiado.

Con estos sustos, a Biden un día de estos se le corta la digestión después de haber tomado demasiado helado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Memes, El American

Los mejores memes de la semana: la polémica de Nicki Minaj continúa

Next Article

María Corina Machado exige ante la ONU justicia para víctimas de la dictadura venezolana

Related Posts
Total
5
Share