fbpx
manchin-infrastructure

Joe Manchin asesta un duro golpe al proyecto demócrata de 3 billones de dólares

El senador Joe Manchin (demócrata de Virginia) ha asestado un duro golpe a los planes de los progresistas de aprobar un enorme proyecto de ley de 3 billones de dólares en el Congreso

[Read in English]

El senador Joe Manchin (demócrata de Virginia Occidental) asestó un golpe significativo a las posibilidades de los demócratas de conseguir que su proyecto de ley de reconocimiento de 3 billones de dólares sea aprobado por el Congreso, al publicar un artículo de opinión en el Wall Street Journal titulado “Por qué no apoyaré el gasto de otros 3,5 billones de dólares“. Dejando muy clara desde el principio su posición actual sobre las negociaciones en curso en el Congreso entre los demócratas sobre el proyecto de ley de reconciliación de gastos que los progresistas quieren que se apruebe junto con el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras.

El senador de Virginia Occidental, que ha gozado de una importante influencia debido a la composición paritaria del actual Senado, dijo que, dado que la nación se enfrenta a una serie de retos y posiblemente a una crisis en el futuro, el actual Congreso debería “hacer una pausa estratégica en la legislación de reconciliación presupuestaria”. De este modo, criticó a sus colegas en el Congreso, que parecen creer que existe “un suministro infinito de dinero” para hacer frente a cualquier problema o crisis y que ese gasto masivo no causaría ningún efecto negativo.

Manchin, un demócrata moderado que representa a uno de los estados con mayor inclinación republicana de la nación, sostiene que la actual tendencia inflacionista de la economía americana ha exigido un “impuesto a la inflación”. Este afecta en gran medida a la clase media americana y que, antes de aprobar cualquier gasto federal extragrande, el Congreso debería esperar a ver si la trayectoria de la pandemia de COVID sigue empeorando o si la inflación se desvanece o llega para quedarse.

Criticó a quienes han presionado para que el presupuesto de reconciliación se apruebe inmediatamente, diciendo que “tomar decisiones presupuestarias bajo plazos políticos artificiales nunca conduce a una buena política o a decisiones sólidas”. Manchin asegura que “no apoyará un proyecto de ley de 3.5 billones de dólares” sin una explicación clara de por qué el Congreso decide “ignorar los graves efectos que la inflación y la deuda tienen sobre los programas gubernamentales existentes”.

El senador también argumenta que, aunque está de acuerdo en que el Gobierno federal debe hacer un gasto social, cree que se debe hacer un análisis sólido de las prioridades políticas antes de establecer un gasto máximo en el proyecto de ley de reconciliación, y no al revés. Manchin reprendió a los políticos que están “convencidos de que podemos añadir billones de dólares más a nuestra deuda de casi 29 billones de dólares sin repercusiones”.

Biden-$3 trillion-spending
El presidente Biden llegó a un acuerdo con un grupo bipartidista de senadores a principios de año. (EFE)

Dentro de la guerra civil demócrata por el proyecto de ley de reconciliación de 3 billones de dólares

Los demócratas han librado una lucha feroz y aparentemente infinita en torno al proyecto de ley bipartidista de infraestructuras aprobado por el Senado hace unos meses. La legislación, que muchos en Washington D.C. esperaban que fracasara estrepitosamente, destinaba 1 billón de dólares a proyectos de infraestructuras en todo el país. El proyecto de ley fue aprobado con un amplio apoyo bipartidista, a pesar de que algunos medios de comunicación progresistas decían que los republicanos intentarían obstruir al presidente Biden constantemente.

Aunque esto parecería una victoria del presidente Biden, la administración tuvo que enfrentarse ahora al obstruccionismo no del GOP sino de los miembros más radicales de su propio partido. La representante Alexandra Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York) ha dicho abiertamente que la única manera de que ella y el ala más progresista del partido demócrata voten a favor del proyecto de ley bipartidista de infraestructuras es que el Senado también se esfuerce por aprobar el amplio proyecto de ley de reconciliación de 3.5 billones de dólares que ha redactado la Cámara.

Las escasas mayorías del Partido Demócrata en ambas cámaras del Congreso hacen que la presidenta Pelosi (demócrata de California) y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York), tengan que apaciguar tanto a las alas moderadas como a las radicales de su partido para conseguir algo. Esto es especialmente cierto en el Senado, donde los demócratas dependen de que todos sus senadores voten de la misma manera para permitir que la vicepresidente Kamala Harris emita el voto de desempate, lo que significa que los demócratas tienen que hacer que radicales como el senador Bernie Sanders (I-VT) y moderados como la senadora Kyrsten Sinema (D-AZ) se pongan de acuerdo, lo cual es algo muy difícil de hacer.

El pasado mes de agosto, los progresistas de la Cámara de Representantes acordaron una distensión, ya que la presidenta Pelosi negoció que la Cámara de Representantes dejara de lado los últimos detalles sobre el proyecto de ley de reconciliación antes de que el proyecto de ley de Infraestructura se sometiera a votación a finales de septiembre.

Nancy, Pelosi, representante
Pelosi tiene la tarea de poner de acuerdo a demócratas radicales y moderados en el proyecto de ley de Infraestructuras. (EFE)

Los progresistas mantienen como rehén el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras

Sin embargo, la tregua se romperá con toda seguridad cuando se acerque la fecha límite sobre el proyecto de ley bipartidista. Los progresistas afirman que votarán en contra del proyecto de ley de infraestructuras si no se aprueba primero el paquete de reconciliación, mientras que los demócratas moderados han argumentado que querrían que el proyecto de ley de infraestructuras (un proyecto emblemático del presidente Biden) se convirtiera en ley a pesar del destino del paquete de reconciliación.

El compromiso de Manchin de votar en contra del gigantesco proyecto de ley de 3 billones de dólares es un obstáculo importante que los progresistas tendrían que superar. El voto de Manchin es crucial para que el paquete de reconciliación se apruebe en el Senado, sin él el proyecto de reconciliación sería probablemente una ilusión (a menos que un republicano vote a favor) y los demócratas tienen pocas o ningun arma para presionar a Manchin para que se someta, ya que su constante desafío a Pelosi, Schumer y Biden probablemente le hace ganar más elogios que críticas en un estado profundamente republicano como West Virgina.

Los progresistas tendrán que pensar ahora cómo actuar si Manchin se pone en evidencia y vota en contra del paquete de reconciliación ¿Cumplirán su palabra y derrotarán un proyecto emblemático de su propio presidente? ¿Dando a los demócratas pocos logros en el Congreso durante su año de gobierno unificado, o se tragarán sus amenazas y aprobarán el proyecto de ley bipartidista sin el proyecto de reconciliación?

Cuando los demócratas llegaron al poder a principios de 2021, muchos advirtieron a Biden de que el principal objetivo del GOP sería obstruirle en el Congreso. Sin embargo, parece que el mayor obstáculo de los demócratas para conseguir algo son ellos mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
cámara jubilados, el american newsroom puerto rico

Presidente de la Cámara de Puerto Rico reiteró su defensa sobre legislación de pensiones de jubilados

Next Article
biden-aborto

Biden promete hacer frente al proyecto de ley sobre el aborto en Texas

Related Posts
Total
1
Share