fbpx

Joe Manchin, el rey del Capitolio

“No hay que seguir dando limosnas. La gente tiene la percepción de que los demócratas sólo quieren regalar todo. No es así. No me han educado así. Te ayudaré si estás en la ruina. (…) pero, por Dios, si puedes contribuir, mueve el c*lo y ponte a trabajar”

[Read in English]

Si alguien preguntara quién es la persona más poderosa del Capitolio, vendrían inmediatamente a la mente dos nombres: Nancy Pelosi y Chuck Schumer, los líderes de la mayoría de ambas cámaras del Congreso.

Incluso podríamos pensar en Kamala Harris, que, como vicepresidente, tiene el voto de desempate en un Senado dividido 50/50.

Pero ninguno de ellos es la persona más poderosa del Capitolio.

¿Les suena Joe Manchin? Probablemente no, está muy lejos de ser un nombre conocido, pero en un país cada vez más polarizado y en un Partido Demócrata enormemente radicalizado, su especie está en extinción: el demócrata moderado de un estado rural.

Esto le convierte en el hombre más poderoso del Capitolio. En un Senado dividido, el Partido Demócrata necesita su voto para poder aprobar leyes y Joe Manchin ya se ha negado a seguir la posición de su partido en varias cuestiones.

¿Quién es Joe Manchin?

Joe Manchin fue un gobernador muy popular en Virginia Occidental que ahora está en su tercer mandato como senador.

Ha sobrevivido la transformación de su estado en uno plenamente republicano. Cuando era gobernador, su estado tenía una legislatura demócrata, el gobernador, ambos senadores eran demócratas y dos de los tres representantes eran demócratas. Avancemos a 2021, y él es el único político de nivel nacional de Virginia Occidental del Partido Demócrata, los tres Representantes son republicanos, la legislatura es republicana, y el Partido Demócrata no ha ganado el estado en las elecciones presidenciales desde 1996 (y perdió por más de 40 puntos en 2020).

¿Por qué ha sobrevivido Manchin? Aparte de su popularidad, por su moderación.

Eso no convierte a Joe Manchin en una especie de republicano de corazón, pero es difícil de clasificar y, en general, imprevisible. En 2015, votó para eliminar la financiación federal de Planned Parenthood, pero luego, en 2017, votó para preservarla. Votó para confirmar a la mayoría del gabinete de Donald Trump y a Brett Kavanaugh como juez del Tribunal Supremo. Sin embargo, votó en contra de la reforma fiscal de Trump de 2017. Se opuso a las políticas migratorias de Obama, pero también a la separación de familias en la frontera de Trump. Durante la presidencia de Trump, votó el 50.4 % de las veces a favor de sus propuestas, más de 10 % por encima de cualquier Congresista actual en ambas cámaras del Congreso.

Y se hizo más conocido en los últimos meses porque, cuando el Partido Demócrata esperaba una gran victoria en el Senado, se manifestó en contra de muchas de las propuestas institucionales demócratas más radicales: abolir el filibuster y aumentar el número de jueces en el Tribunal Supremo; y también se opuso a algunas de las propuestas sociales radicales, como el “Medicare for All” y desfinanciar la policía.

¿Qué hará Joe Manchin con su poder?

Joe Manchin - El American

Sin duda, Joe Manchin ayudará a los republicanos a evitar algunas de las propuestas más radicales del Partido Demócrata en el Senado. Según el Charleston Gazzette Mail, un medio local de Virginia Occidental, dijo: “Voy a estar en una posición muy singular debido a mi patrón de voto durante [los últimos] 10 años”.

Por ejemplo, en relación con uno de los temas más discutidos en estos momentos, el paquete de estímulo del COVID-19, no se opuso a otra ronda de estímulo, pero dijo que prefería una ayuda a sectores más específicos. Así, su voto será vital para que los demócratas aprueben una de las mayores promesas de campaña de Biden.

Ha echado por tierra los sueños de los miembros más radicales del Partido Demócrata de aumentar el número de jueces de la Corte Suprema y eliminar el filibuster en el Senado y de convertir al DC y Puerto Rico en estados (lo que les daría a los demócratas cuatro puestos fáciles en el Senado y algunos en la Cámara) al menos durante los próximos dos años. 

Antes de las elecciones, muchos senadores y representantes se declararon partidarios de aumentar el número de jueces en el Tribunal Supremo, en un esfuerzo por cambiar el equilibrio actual, ya que el Tribunal se inclina hacia los conservadores. Y algunos también querían eliminar el filibuster, una regla parlamentaria que permite al partido en minoría retrasar e incluso bloquear la legislación. ¿Cómo? Porque el Senado necesita 60 votos para cerrar el debate para votar una propuesta (que sólo necesita una mayoría simple para ser aprobada).

Los nombramientos para puestos del gabinete y judiciales solo necesitan una mayoría simple, lo que significa que si Manchin considera que uno de los candidatos de Biden es demasiado radical, los demócratas lo tendrán difícil.

“La minoría es tan importante como la mayoría”, dijo Manchin.

En otra entrevista con el New York Times, dijo que el fin del filibuster “acabaría con el Senado”.

“Ya hemos perjudicado bastante al Senado (…) haciendo nombramientos vitalicios basados en una mayoría simple. La minoría debe participar, ese es el propósito del Senado. Si eliminas el filibuster para la legislación, no tendrás Senado. Será una Cámara glorificada. Y yo no haré eso”.

“Si tienes que hacer volar el Senado para hacer lo correcto, entonces tenemos a la gente equivocada en el Senado, o tenemos gente que no quiere hablar entre sí”.

Por qué los demócratas radicales odian a Joe Manchin

Por supuesto, esta posición moderada y reflexiva le ha valido muchas críticas a Joe Manchin. 

En un tuit en noviembre, dijo “¿Desfinanciar a la policía? Desfinancien mi trasero. Soy un demócrata orgulloso de Virginia Occidental. Somos el partido de los hombres y mujeres trabajadoras. Queremos proteger los trabajos y la salud de los Americanos. No tenemos una agenda socialista loca y no creemos en quitarle fondos a la policía”.

En una entrevista, explicó además por qué no es viable el Medicare para todos, uno de los lemas del ala más radical del Partido Demócrata, que incluye a Alexandria Ocasio-Cortez, Bernie Sanders y otros. 

“No somos capaces de hacernos cargo del Medicare para algunos que se lo han ganado. Dije, Dios mío, quieres Medicare para todos, mejor cuida a los que ya lo deben”.

Y también se mostró partidario del bipartidismo para encontrar una vía intermedia en salud: “Trabajemos y limpiemos el Obamacare. Consigamos que algunos republicanos nos ayuden a conseguir realmente un buen proyecto de ley de salud. Algunas personas quieren saber qué defendemos, estas son las cosas que siempre hemos defendido”.

Por supuesto, esto no gustó a muchos demócratas radicales que no creen en la construcción de consensos y no saben hacer otra cosa que demonizar a la mitad del país.

Una de ellas fue, como era de esperar, la Rep. Alexandria Ocasio Cortez (D-NY), que rápidamente atacó a Manchin respondiendo a su tuit con una foto de ella mirándole con displicencia (pero luego borró la imagen).

Joe Manchin - AOC - El American
La foto que AOC tuiteó y luego borró (Twitter)

El enfoque realista de Joe Manchin es rechazado por muchos demócratas, especialmente para los izquierdistas radicales que son representantes y senadores de distritos o estados seguros, como AOC o Bernie Sanders. Gente que no necesita realmente competir para ganar sus elecciones más allá, quizás, de las primarias. Así, pueden llevar todas las quimeras que quieran porque en sus distritos el candidato puede ser un sillón azul, y le ganaría a cualquier candidato republicano.

En la citada entrevista con el New York Times, al ser preguntado por el papel que jugará en este Senado, dijo “soy bastante independiente. Si tiene sentido, voy a casa y lo explico. Si no tiene sentido, no lo hago. A veces es un tema demócrata muy fuerte con el que están muy contentos, y a veces es un tema republicano con el que están contentos. Creo que soy más moderado o centrista —en cuanto a voto centrista— que cualquier otro en el Congreso”.

Lo que gente como AOC no parece entender es que planteamientos como el suyo solo funcionan con las élites urbanas, que es en lo que se está convirtiendo cada vez más el Partido Demócrata.

“Somos el partido de los trabajadores y trabajadoras, y nos olvidamos de cómo hablar de eso de forma significativa”, dijo en una entrevista con el Washington Examiner.

Pero lo que ocurre, en el fondo, es que muchos demócratas odian a Manchin porque no cree en un Papá Estado que se ocupe de todo, que es, básicamente, lo que ellos manifiestan apoyar.

“No hay que seguir dando limosnas. La gente tiene la percepción de que los demócratas sólo quieren regalar todo. No es así. No me han educado así. Te ayudaré si estás en la ruina. (…) pero, por Dios, si puedes contribuir, mueve el c*lo y ponte a trabajar”.

Los próximos dos años, al menos, serán bastante entretenidos. Los demócratas esperaban una revolución que transformara por completo el sistema político estadounidense. Ahora, tendrán que luchar a capa y espada para convencer a un testarudo ranchero de Virginia Occidental de que al menos apruebe algunas de sus propuestas.

El Capitolio tiene un rey, y su nombre es Joe Manchin III. ¡Larga vida al rey!

Total
3
Shares
1 comment
  1. Excelente recabar toda esa información en un solo artículo.
    Joe Machin debería leerlo. También otras personas que han perdido la esperanza en el Sistema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
bitcoin, criptomonedas

«El bitcoin y otras criptomonedas pueden ser el nuevo Bretton Woods del mundo»

Next Article

El récord de Trump

Related Posts
Total
3
Share