fbpx
Saltar al contenido

El lamento de Juan Carlos López, de CNN, ante suspensión de la “Junta de Desinformación” de Biden

El triste lamento de Juan Carlos López, de CNN, ante suspensión de la “Junta de Desinformación” de Biden

Contenidos

Uno de los principios básicos del periodismo —y tal vez el más importante— es el de la independencia. Los periodistas deben ser inequívocamente libres para poder hablar con franqueza y honestidad, sin importar su tendencia política-ideológica o línea editorial. Sin embargo, a la cadena de noticias CNN en Español y a su jefe de corresponsalía, Juan Carlos López, aparentemente, se les olvidó este principio por completo.

Juan Carlos López en defensa de Nina Jankowicz

Seguro usted ya se enteró que la “Junta de Desinformación” impulsada por la administración Biden, que estaba liderada por la polémica autora Nina Jankowicz, una “experta en desinformación”, se suspendió apenas tres semanas después de haber nacido. No duró nada, fue fracaso absoluto. Y fue un fracaso porque la enorme mayoría de las personas sabe perfectamente que los expertos en “desinformación” que ostentan cargos políticos en realidad no están allí para combatir las fake news o los contenidos manipulados que corren por Internet, sino para estigmatizar y desacreditar las historias que pueden ser negativas para los intereses de sus propias ideas o proyectos políticos.

Un claro ejemplo es la laptop de Hunter Biden y sus polémicos negocios en el extranjero, cuyo contenido, a pesar de ser fidedigno, fue tildado como “desinformación rusa” e ignorado por los políticos demócratas y gran parte de la prensa progresista.

Por ello, una “Junta de Desinformación” articulada por un gobierno tremendamente impopular, que mira cómo las elecciones de medio término pueden afectar el resto de su mandato y que nota cómo el país afronta diferentes crisis bajo su gestión, es definitivamente una idea sin buenas intenciones. Y el periodismo debería, sin importar su tendencia, denunciarla.

¿Qué hizo CNN en Español y Juan Carlos López tras darse a conocer la suspensión de esta “Junta de Desinformación”? Lagrimear y lamentarse.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Juan Carlos López, de la CNN, lamenta la suspensión de la “Junta de desinformación” de la administración Biden. // Vídeo vía Jorge Bonilla, director de MRC Latino.

En lugar de celebrar la suspensión de una junta que tiene todas las características de un “Ministerio de la verdad” diseñado para controlar narrativas y estigmatizar a adversarios políticos ante la opinión pública, López prácticamente destacó la intención de la administración Biden de combatir la desinformación, ensalzando la figura de Nina Jankowicz. Además, sugirió que la mala imagen de la junta se debió a las críticas de la derecha.

“Antes de irnos a la pausa, una noticia que generó controversia: dentro del Departamento de Seguridad Nacional crearon un departamento, una junta, para estudiar la desinformación. Desinformación que es muy común”, dijo Juan Carlos López. “Esta mujer fue designada como directora, es una experta en el tema de la desinformación y cómo combatirla, se llama Nina Jankowicz”.

“Pues, generó muchas críticas su nombramiento por parte de figuras de la derecha, del Partido Republicano, y de aquellos que trafican desinformación. Porque decían —citando a George Orwell y su libro 1984— que esta junta (…) era el equivalente a un Ministerio de la Información para regular y para censurar. No era eso, pero esa fue la narrativa”, afirmó cínicamente López.

El triste lamento de Juan Carlos López, de CNN, ante suspensión de la “Junta de Desinformación” de Biden
En imagen Nina Jankowicz. // EFE

“Pues hoy el Departamento de Seguridad Nacional decidió suspender la implementación de esa junta asesora y Jankowicz, quien fue criticada por algunos comentarios que publicó en redes sobre el hijo del presidente Hunter Biden y sobre otros temas polémicos, renunció a la junta”, siguió el presentador. “Les ha pedido a dos importantes exfuncionarios que analicen el proceso y que determinen cómo se puede hacer para analizar la desinformación, que es muy común y que es herramienta política de ambos partidos, pero que en este caso llevó a semanas de desinformación por parte de quienes decían que aquí había motivos ulteriores”.

“No habrá junta, pero tampoco era lo que decían que era. Se quejaron de la lucha contra la desinformación, con desinformación”, sentenció López.

CNN promoviendo la versión oficial sin descaro

Por muy desvergonzado que parezca, el segmento de Juan Carlos López tiene el mismo enfoque que la entrevista que dio Jankowicz a la CNN este pasado jueves.

El anterior zar de la desinformación de Biden aseguró a la cadena de noticias que su renuncia se debió a la desinformación política de la derecha y a la “gente que aparentemente quiere poner nuestra seguridad nacional detrás de sus propias ambiciones políticas personales”.

Asimismo, se obviaron, tanto en la entrevista como en el segmento, todas las polémicas que los críticos de Jankowicz detallaron en las últimas semanas. Por ejemplo, no se analizaron los comentarios de la autora sobre la computadora de Hunter Biden o la desacreditada colusión entre Rusia y Trump. López tan solo mencionó este detalle por un momento, sin profundización alguna.

Básicamente, lo que hicieron Juan Carlos López y CNN en Español fue promover la versión oficial sin ningún tipo de cuestionamiento intentando vender al público la narrativa de que los republicanos “desinformadores” están en contra de “la lucha contra la desinformación” poniendo en “riesgo” la seguridad nacional. Es decir, actuaron como un brazo de propaganda de la “Junta de Desinformación” de Nina Jankowicz y la administración Biden.

Gracias a este tipo de comunicadores y cadenas de noticias, es que el periodismo de Estados Unidos atraviesa una crisis de confianza sin precedentes. La mayoría de independientes y una gran parte de los republicanos ya no confían en los medios de prensa tradicionales e, incluso, un 56 % de los americanos considera correcta la afirmación de que “los periodistas y reporteros intentan engañar a la gente a propósito diciendo cosas que saben que son falsas o grandes exageraciones”.

No obstante, la gente no es tonta, y por ello la propia CNN está pagando muy caro su evidente activismo político con ratings cada vez más bajos y una plataforma de streaming que se convirtió en un estrepitoso fracaso.

Total
0
Share