fbpx
Texas y Mississippi: pilares de libertad y responsabilidad

La Junta Nacional de Escuelas Públicas lucha por el marxismo

Los supervisores de la educación pública en los Estados Unidos están buscando la represión de los padres que están desafiando una embestida socialista en el plan de estudios

[Read in English]

Se podría decir que “los socialistas están llegando”, pero eso sería inexacto. Están aquí y en posiciones de alto poder, controlando instituciones de enorme ascendencia sobre la sociedad americana. No son sólo el equipo Biden-Harris, el Congreso, el Partido Demócrata de Obama, las Big Tech, los medios de comunicación industriales y los sumisos capitalistas woke. Los supervisores de la educación pública en los Estados Unidos están buscando la represión de los padres que están desafiando una embestida socialista en el plan de estudios. La entidad estructural más importante de las juntas escolares públicas a nivel nacional está luchando por el marxismo.

La Asociación de Juntas Escolares Nacional (National School Boards Association, NSBA) es una organización sin ánimo de lucro fundada en 1940. Afirma representar a 90,000 miembros de consejos escolares que tienen jurisdicción sobre 14,000 distritos escolares públicos locales del país y controlan la educación de 50 millones de escolares en toda Estados Unidos. La NSBA emitió una carta al presidente Joe Biden el jueves 29 de septiembre, solicitando la represión de los padres en todo el país que están ejerciendo su derecho constitucional y la responsabilidad cívica de expresar sus inquietudes sobre la aplicación de la Teoría Crítica de la Raza (TCR) del neomarxismo.

La misiva, firmada por la presidenta de la NSBA, Viola M. García, y por Chip Slaven, su director ejecutivo interino, afirma que “las escuelas públicas de Estados Unidos y sus líderes educativos están bajo una amenaza inmediata”. La noción de una “amenaza inmediata” para las juntas escolares del país no se sustenta en los hechos. Cuando uno considera que la NSBA ha servido expresamente como apologista de la insurrección violenta socialista de seis meses de Black Lives Matter/Antifa de 2020, cualquier preocupación válida de “amenaza”, se limita al ámbito de la ideología.

Sí, los padres y los ciudadanos preocupados han expresado activamente su oposición a la alimentación forzada de los derivados de la Teoría Crítica marxista como la CRT, la Ideología de Género y la Teoría Crítica Queer en las aulas de Estados Unidos. Las reuniones de los consejos escolares públicos se han visto inundadas de activismo cívico. Eso es bueno. De hecho, así es precisamente como se supone que funciona el autogobierno. Una ciudadanía implicada en los asuntos del dominio público es crucial. Esto es el caso, sobre todo, cuando se trata de la educación que se financia con los impuestos de la sociedad y que pretende adoctrinar, en vez de educar, a nuestros hijos.

La posición de la NSBA es tan escandalosa, que literalmente se ha contagiado de las tesis políticas de la “Tolerancia Represiva” de Herbert Marcuse. La premisa del ensayo de este miembro de la Escuela de Frankfurt era que la “tolerancia” no puede extenderse a ningún grupo, individuo o pensamiento político que se interponga en el camino de la concienciación comunista (a/k/a adoctrinamiento). “Estos actos de malicia, violencia y amenazas contra los funcionarios de la escuela pública han aumentado, la clasificación de estas acciones atroces podría ser el equivalente a una forma de terrorismo doméstico y crimen de odio ” .

En otras palabras, la prohibición de la libre expresión, cuando desafía el prisma ideológico que la NSBA está tratando de impulsar, es “terrorismo doméstico”, un “crimen de odio”, y una “acción atroz”. Además, estos agentes de la policía del pensamiento político, disfrazados de “educadores”, han solicitado en su carta que las agencias federales de aplicación de la ley, como el Buró Federal de Investigación, los Servicios Secretos y los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, utilicen la Ley Patriota (desarrollada para combatir a los terroristas islámicos) para “investigar, interceptar y prevenir las actuales amenazas y actos de violencia”, mediante cualquier “medida extraordinaria”.

La NSBA, una organización nacional que absorbe la mayor parte de los consejos escolares de Estados Unidos, defiende la “equidad educativa“. Esta, según su página web, “es la asignación intencionada de recursos, instrucción y oportunidades en función de las necesidades, lo que exige identificar y erradicar las prácticas, prejuicios y creencias discriminatorias”. La “equidad”, tal y como se entiende en la praxis aplicada hoy en día, surge por completo de los principios sesgados de la TCR. La NSBA, no lo dudes, ha comprado totalmente el dogma marxista cultural.       

En 2020, la NSBA presentó una iniciativa llamada “Desmantelamiento del Racismo Institucional en la Educación” (DIRE). La racionalización era directa. La NSBA argumentó que “mientras las escuelas de todo el país respondían a los actos de racismo sistémico en el verano de 2020”, decidieron lanzar DIRE. La NSBA exhibe un prejuicio a priori que coincide con la TCR y la interpretación fraudulenta de la historia del “Proyecto 1619”. Directo y al punto, este mega grupo de interés de defensa nacional (NSBA) hace la declaración descarada, “DIRE reconoce que el racismo institucional, estructural y sistémico ha sido arraigado en la historia de Estados Unidos y en todo su sistema de educación pública”. Además, la NSBA deja claro que explotarán su dominio sobre el sistema de educación pública para promover un plan de estudios que se adapte a su cosmovisión antiamericana. “Los consejos escolares de la nación”, discierne la NSBA, “están en una posición única para llevar a cabo esta tarea. Las juntas escolares establecen objetivos, aprueban políticas, adoptan planes de estudio, fijan presupuestos y supervisan los aspectos administrativos de sus escuelas locales”.     

Para ser totalmente claro e inequívoco, la TCR es un derivado marxista. Cualquiera que diga lo contrario, o miente, o es ignorante, o ambas cosas. La NSBA, al hacer el trabajo revolucionario de intentar de adoctrinar a los niños de las escuelas de Estados Unidos con propaganda neomarxista, está funcionando como una organización de fachada socialista. Es así de simple. Cuando uno considera la enormidad de su alcance, son un problema existencial para los Estados Unidos.

Según un informe de 2020 de Research.com, “101 American School Statistics: 2020/2021 Data, Trends & Predictions” , el 90 % de los niños de Estados Unidos van a escuelas públicas. Esto supone 50.8 millones de estudiantes. Los gobernadores, las legislaturas estatales y una ciudadanía patriótica activista deben detener esta toma de posesión por parte de los socialistas, no sólo de las escuelas públicas de Estados Unidos, sino de la República Americana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Los mejores memes de la semana: ¡billones gratis!

Next Article
Políticos, Washington, Biden, García, California

El monto del plan Biden de $3.5 billones de dólares es en realidad una enorme subestimación

Related Posts
Total
70
Share