fbpx

Kamala Harris tiene un problema para su candidatura en 2024: es impopular

La vicepresidente Kamala Harris era vista como el futuro del Partido Demócrata. Sin embargo, los números de sus encuestas la han mostrado en un profundo problema si está pensando en presentarse en 2024

[Read in English]

La exsenadora Kamala Harris llegó a su nuevo puesto como vicepresidente de la nación con grandes esperanzas. Sirviendo bajo el presidente más antiguo jamás elegido, Harris es la primera mujer vicepresidente de ascendencia asiática y negra en la historia de Estados Unidos. Al ser vicepresidente, Harris se está posicionando claramente como la heredera natural del manto de Biden como líder del Partido Demócrata, después de todo, el propio Biden fue vicepresidente de Obama antes de convertirse en presidente. Sin embargo, la realidad ha sido muy diferente, ya que sus encuestas se han hundido y Biden le ha encargado tareas políticamente tóxicas como la crisis de la frontera o la legislación sobre el voto.

Los medios de comunicación también aprovecharon la oportunidad de presentar a la vicepresidente Harris como la nueva cara del Partido Demócrata: La revista Time la incluyó a ella y a Biden como persona del año (mientras que en 2016 solo incluyeron a Trump y no a Mike Pence) y la revista Vogue le dedicó una portada completa a Harris.

El plan parecía realmente a prueba de balas: ser la compañera mediática e histórica de la imagen política de la vieja escuela de Biden, ganar puntos gracias a los éxitos de la Casa Blanca de Biden, y luego utilizar el reconocimiento del nombre para navegar hacia una nominación demócrata a la presidencia en 2024 o 2028. Sin embargo, había un problema con esta estrategia: la vicepresidente Kamala Harris no es tan popular.

Kamala Harris
La vicepresidente Kamala Harris ha tenido un primer año difícil como vicepresidente (Imagen: EFE)

El pueblo americano es frío hacia la vicepresidente Kamala Harris

Según una reciente encuesta de The Economist/YouGov, el 47% de los americanos desaprueba en cierta medida la actuación de la vicepresidente Kamala Harris, mientras que sólo el 40% la aprueba. Sus cifras en el agregador de aprobación de YouGov tampoco son estelares, ya que el 49,1% de los encuestados tiene una opinión negativa de ella y sólo el 43,9% tiene una opinión positiva hacia la vicepresidente.

En comparación, el presidente Biden (que también está sufriendo una importante merma en su popularidad entre los americanos) tiene un 50,6% de aprobación según los datos recogidos por YouGov, con un 46% de encuestados que tienen una opinión negativa sobre el presidente.

Harris tampoco sale precisamente bien parada si se compara con su antecesor directo, el ex vicepresidente Mike Pence. Según los datos recogidos por YouGov, Pence tenía un 45% de desaprobación y un 43% de aprobación en septiembre de 2017, con una desaprobación neta de unos 2 puntos, mientras que la desaprobación neta de Kamala es de algo más de 5 puntos.

Lo más preocupante para las futuras esperanzas de la vicepresidente Harris son sus cifras entre los principales sectores demócratas. Según la encuesta de YouGov, Harris es percibida favorablemente por el 59% de los americanos de raza negra, solo por el 39% de los hispanos, está por debajo de las mujeres (el 44% la percibe desfavorablemente) y el 57% de los independientes también la perciben desfavorablemente.

Para poner estas cifras en perspectiva, los índices de favorabilidad del presidente Biden entre los americanos de raza negra son 8 puntos más altos, el 56% de los hispanos lo ven favorablemente, al igual que el 49% de las mujeres y el 39% de los independientes. Aunque el historial de Biden es menos positivo cuando se pregunta a los encuestados por su desempeño laboral y no si les gusta o no personalmente, los datos reflejan algo bastante claro, el vicepresidente Harris es visto desfavorablemente no sólo por el público americano en general, sino también por los bloques de votantes clave en los que se apoyan los demócratas.

Kamala Harris
La decisión de Biden de asignar a Harris como responsable de la respuesta de la Administración a la crisis fronteriza la ha dejado expuesta a muchas críticas (Image: EFE)

Los problemas de Harris en su primer año como vicepresidente

Además de los crecientes datos que muestran que Harris no es especialmente querida por el pueblo americano, la vicepresidente ha tenido que enfrentarse a dos retos: Biden y su propio personal. El presidente le ha entregado a Harris una lista de temas en los que debe ser la cabeza visible de la administración, el único problema es que son posiblemente dos de los temas más tóxicos y difíciles a los que se enfrenta Estados Unidos en la actualidad, la seguridad fronteriza y la legislación sobre el voto.

Biden asignó a Harris como jefa de un “grupo de trabajo” para abordar la creciente crisis en la frontera suroeste, una cuestión en la que era más probable que cosechara la ira de los activistas conservadores y liberales que sus elogios, y que ponía sobre sus hombros cierta responsabilidad política directa si la situación fronteriza empeoraba.

Durante su mandato, la negativa de Harris a visitar la frontera durante muchos meses dio a los conservadores munición gratis contra su actuación como zar de la frontera de la administración. Mientras que su visita a Centroamérica, donde instó a los migrantes guatemaltecos a “no venir” a Estados Unidos, probablemente sería utilizada en su contra por rivales más progresistas en una hipotética carrera de 2024.

Biden también le encomendó la tarea de encabezar el esfuerzo de la administración contra la legislación sobre el voto introducida por el Partido Republicano en todo el país. Este asunto, que se está convirtiendo en uno de los frentes más rencorosos de la guerra partidista en Estados Unidos, también pondría a la vicepresidente en una posición complicada, ya que sus potenciales rivales podrían culparla si las legislaturas republicanas de todo el país siguen aprobando con éxito nuevas leyes de voto.

Para echar más leña al fuego, Politico publicó un artículo en el que se describe que la oficina de Harris “no es un ambiente saludable”, con muchos miembros del personal que acusan a la vicepresidente de negarse a “asumir la responsabilidad de cuestiones delicadas” y que su personal se siente a menudo “maltratado”, y muchos de los citados por el artículo dicen que la culpa no es sólo de otro jefe de personal, sino que “todo empieza en la cima”.

Con una imagen de Harris cada vez más desagradable para el público estadounidense, una cartera de políticas casi imposible entregada por el presidente Biden y una oficina supuestamente disfuncional, parece que el sueño de Kamala de convertirse en vicepresidente se ha convertido, lenta pero inexorablemente, en una pesadilla política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tayikistán protesta por declaraciones irrespetuosas de Joe Biden sobre el país

Tayikistán protesta por declaraciones irrespetuosas de Joe Biden sobre el país

Next Article
biden-polls

Los índices de aprobación de Biden siguen cayendo, y rápido

Related Posts
Total
15
Share