fbpx

Democracy is Dead in Canada

La democracia ha muerto en Canadá

Llama a tus amigos canadienses y pídeles que hagan que el voto sea tan sencillo y sin esfuerzo que a nadie se le ocurra robar unas elecciones (guiño)

[Read in English]

Para sorpresa de casi todo el mundo, a mediados de agosto, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció la celebración de unas elecciones anticipadas para elegir los escaños del Parlamento del país. Pocos americanos sabían entonces que nuestro vecino del norte se dedica al vil juego de la supresión de votantes. Ahora estamos empezando a descubrirlo, ¡y es una barbaridad!

No puedo calificarlo de Jim Crow bajo esteroides porque se trata de Canadá. ¿Tal vez Paul Bunyan bajo los efectos de la metanfetamina? ¿Mo Eskimo bajo queroseno? Sea cual sea el nombre que elijas, exige que la gente despierta de todo el mundo haga gala de sus virtudes.

Trudeau eligió el 20 de septiembre como día de las elecciones. Esto hace que la temporada de campaña sea la más corta posible según la ley canadiense, lo cual es un complot para pillar a los partidos de la oposición con la guardia baja y limitar el tiempo en que pueden organizar sus actos. Esto amenaza los fundamentos mismos de la democracia ¡Qué mortificación!

Pero eso es una tontería comparado con las espantosas dificultades con las que Ottawa carga el acto de votar. Si pensabas que Georgia era un purgatorio electoral, con sus míseros 17 días de votación anticipada, echa un vistazo a esto del sitio web oficial de Elecciones Canadá:

Si eres un canadiense que quiere votar anticipadamente, solo tienes cuatro días para hacerlo. Así es, solo cuatro: 10, 11, 12 o 13 de septiembre. Sin duda, esto estaba calculado para perjudicar a los pobres y a los discapacitados ¿Qué hay de los Inuits del lejano norte, cuyos trineos de perros necesitan más tiempo para llegar al colegio electoral más cercano en una tormenta de nieve? Probablemente también sea racista, aunque no me pregunten por qué; solo lo digo por si acaso.

El voto por correo en las próximas elecciones requiere que uno navegue por un campo de minas de obstáculos que matan la democracia. En primer lugar, hay que solicitarlo antes de la fecha límite arbitraria del 14 de septiembre. Para colmo de males, hay que devolver la papeleta antes de las 18:00 horas del día de las elecciones. Ni a las 18:05, ni a las 19:00, ni siquiera dos semanas después. Esto es supresión, sin adulterar. Algo profundamente ofensivo.

Y escuchen esto: ¡no hay recolección de boletas! Si Wayne Gretzky aparece en la entrada de tu casa con un maletero lleno de papeletas, prometiendo entregarlas en un colegio electoral, no puedes tirar tu papeleta allí. De ninguna manera.

Exigir cualquier tipo de identificación como condición para votar es una señal inequívoca de racismo, sexismo, edad, homofobia, especismo y demás. No es un problema cuando se trata de subir a un avión, comprar alcohol, conseguir un trabajo, comprar un arma o una casa, cobrar un cheque en un Tim Horton’s, patrocinar una manifestación de protesta, donar sangre, solicitar una licencia de pesca o de caza o de conducir, alquilar una habitación en el Motel No-Tell, visitar un casino, casarse o comprar un esmalte de uñas en un Walgreen’s. Pero demostrar quién eres en las urnas es un insulto gravoso. La identificación de los votantes es la supresión de los mismos.

¿Nuestros amigos “progresistas” del norte imponen mandatos de identificación a los votantes? Sí. Inexplicablemente, lo hacen. Tal vez nunca recibieron el memo de Stacey Abrams.

Para votar, los canadienses deben presentar un permiso de conducir u otro documento de identidad con fotografía expedido por el gobierno. Si no poseen ninguno de los dos, deben presentar otros dos documentos, como un extracto bancario, el carnet de la biblioteca o una factura de servicios públicos. Si no tienen ninguno de ellos, solo hay una opción adicional: Deben declarar su identidad y dirección por escrito y hacer que otro canadiense responda por ellos. Esa persona no puede ser cualquier don nadie de la calle. Las normas dicen que él o ella (o el pronombre que se aplique) debe ser “alguien que le conozca y que esté asignado a su colegio electoral.”

¡Qué vergüenza! Los canadienses también podrían deshacerse de la reina, deshacerse de su Constitución y declararse un despotismo teocrático.

Estoy fuera de sí de consternación y dolor. La democracia ha muerto en Canadá ¿Cuánto tiempo más podrá sobrevivir aquí?

Llama a tus amigos canadienses y pídeles que hagan que el voto sea tan sencillo y sin esfuerzo que a nadie se le ocurra robar unas elecciones (guiño).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Piers Morgan, El American

Piers Morgan firma acuerdo global como columnista, presentador de TV y autor con Fox News Media

Next Article
salud prohibió, el american newsroom puerto rico

Salud prohibirá a menores de 12 años asistir a eventos masivos en Puerto Rico

Related Posts
Total
3
Share