fbpx

La participación de Laurel Hubbard: un irrespeto para la halterofilia femenil

Laurel Hubbard en Tokio 2020: un mal precedente para la halterofilia femenina

No completó sus levantamientos por su falta de técnica. Algo normal, pues es un atleta que dejó hace relativamente poco el amateurismo y le quitó la posibilidad de participación a otras atletas que llevan una vida preparándose

Terminó el sueño olímpico del atleta trans Laurel Hubbard. Pese a que su participación es histórica, el desempeño fue realmente malo: no completó un solo levantamiento. Primero intentó 120 kilos por cada lado y, en un mal movimiento, la pesa se le fue hacia atrás. Luego probó con 125 kilogramos por lado, logró levantar el peso, pero su técnica no fue adecuada y el jurado invalidó el movimiento. En su último intento cometió el mismo pecado que en el primer levantamiento.

No es que a Hubbard le haya faltado fuerza, su mejor registro, de hecho, es de 285 kilos en total. Lo logró en 2018, antes de una lesión que afectó su progreso deportivo. Esa marca en 2018 lo posicionaba entra las favoritas para obtener una medalla, y le hubiese alcanzado para obtener la de bronce en estos Juegos Olímpicos, pues la americana Sarah Robles levantó 282 kilos. Sin embargo, más allá de tener la fuerza, el problema de Hubbard es, en definitiva, su aún presente amateurismo.

Sus levantamientos no fueron completados por su ansiedad y falta de técnica. No es nada que debería sorprender, ya que Hubbard es un atleta recientemente profesional, hasta hace relativamente poco seguía siendo amateur, por ende, resulta irrespetuoso para la halterofilia femenina que le haya sacado el puesto olímpico a mujeres que llevan toda una vida preparándose en esta disciplina.

El atleta trans lleva menos años de entrenamiento que muchas de sus colegas femeninas y ya tiene 43 años, es decir, uno de los atletas más veteranos en la historia de la disciplina. El mero hecho de clasificarse sin tener una técnica aceptable de levantamiento ya pone de manifiesto la injusticia en cuanto a condiciones físicas con respecto a las atletas biológicamente femeninas. Básicamente, un atleta amateur que lleva menos de cinco años compitiendo como profesional le sacó lugares a mujeres que llevan más tiempo preparándose.

Laurel Hubbard, primer atleta transgénero en unos JJOO, compite en el Grupo A de +87kg femenino de halterofilia por los Juegos Olímpicos 2020, en el Foro Internacional de Tokio (Japón). (EFE)

Antes de su transición de género, Hubbard ya había participado en competencias de halterofilia en la división masculina. Lo hizo hasta los 23 años. Luego hubo un vacío de más de una década sin practicar el deporte profesionalmente y más de 16 años sin asistir a una competición oficial.

No hay que confundirse: ahora mismo hay activistas de la comunidad LGBT diciendo que, como Hubbard no pudo completar un solo levantamiento en los Juegos Olímpicos, es justo que los atletas trans compitan en deportes femeninos. Eso, además de ser reduccionista, no es certero.

¿Por qué la participación de Laurel Hubbard en halterofilia es un mal precedente?

La campeona mexicana en halterofilia, Luz Acosta, afirmó durante la transmisión de Claro Sports que la participación de Laurel Hubbard está «afectando directamente a las mujeres».

Antes de las presentes olimpiadas, la fuerza física de Hubbard ya había influido a nivel nacional para afectar a atletas biológicamente femeninas, batiendo récords domésticos y superando a atletas olímpicas como Tracey Lambrechs, quien quedó por fuera de competiciones internacionales a manos de Hubbard y se vio obligada a cambiar de peso para poder seguir con su carrera.

«La aparición de Hubbard como levantadora de nivel internacional el año pasado obligó a Lambrechs a bajar a una división de peso inferior, perdiendo 17 kg para poder cumplir con la categoría de 90 kg. Lambrechs, quien ganó la medalla de bronce en los Juegos de la Commonwealth de Glasgow en 2014, admitió que en un principio le molestó que Hubbard la desbancara del primer peldaño de la clasificación, pero está tratando de adoptar un enfoque positivo para su futuro competitivo», reseñó, en 2017, el New Zeland Herald.

El caso de Lambrechs es lo que ocurriría si los atletas trans empiezan a llegar al deporte femenino. Muchas mujeres, talentosas y profesionales, se verían injustamente perjudicadas porque otro deportista con ventajas físicas estaría compitiendo contra ellas. Esto afectará exclusivamente a las mujeres. En el equipo olímpico de fútbol de Canadá, por ejemplo, hay una mujer trans, pero no es como Hubbard, pues ella es biológicamente mujer y se identifica como hombre. Es casi imposible que ella (o él) pueda jugar en el equipo nacional masculino. Si lo logra, no será precisamente un jugador dominante.

La participación de Laurel Hubbard es un mal precedente, primero, porque a nivel doméstico perjudicó a atletas neozelandesas; segundo, su nivel técnico no está a la altura de unos juegos olímpicos y, tercero, no compitió en condiciones justas, pues más allá de que haya cumplido con los niveles mínimos de testosterona que exige el comité olímpico, existen otros tipos de ventajas biológicas que no están ligadas a este ítem. Por ejemplo, Hubbard hizo su transición mucho después de la pubertad, por lo que se desarrolló como hombre y mantiene muchas ventajas físicas sobre sus colegas.

«El año pasado, los científicos Emma Hilton y Tommy Lundberg descubrieron que la ventaja del rendimiento masculino en el levantamiento de pesas era del 30 % en comparación con las mujeres. Su investigación indicó que incluso cuando las mujeres transexuales suprimían la testosterona durante 12 meses, la pérdida de masa corporal magra, área muscular y fuerza era solo de alrededor del 5 %», reseñó el periódico inglés The Guardian.

Sacrificar la justicia deportiva con inclusión es muy peligroso para el deporte y los Juegos Olímpicos.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Casa Blanca reprende a medios liberales por cobertura «irresponsable» sobre variante delta y vacunación

Casa Blanca reprende a medios liberales por cobertura «irresponsable» sobre variante Delta y vacunación

Next Article
Tras ola de regulación del PCCh, inversionistas pierden más de 400,000 millones

Tras ola de regulación del PCCh, inversionistas pierden más de 400,000 millones

Related Posts
Total
18
Share