fbpx
Lessons from the Berlin Wall – Sixty Years Later

Lecciones del Muro de Berlín – 60 años después

Según una estimación, un total de 254 personas murieron en el Muro de Berlín durante los 28 años de su existencia

[Read in English]

En agosto de 2021 se cumple el 60º aniversario de la construcción del Muro de Berlín. Durante 28 años, esa fea barrera dividió la ciudad de Berlín y cerró la única vía de escape que le quedaba a los habitantes del Este comunista que querían ser libres en el Oeste.

No hubo ninguna advertencia antes de que los soldados y la policía de Alemania Oriental extendieran primero el alambre de espino y luego comenzaran a colocar el infame muro de hormigón, las torres de vigilancia, los corrales de perros y los artefactos explosivos detrás de él el 13 de agosto de 1961.

Según una estimación, un total de 254 personas murieron en el muro durante esos 28 años: disparadas por la policía, atrapadas por el alambre de púas, mutiladas por los perros o voladas en pedazos por las minas terrestres. Sólo dos meses antes, el mentiroso primer secretario del Partido Socialista de Alemania Oriental había declarado en una rueda de prensa: “¡Nadie tiene la intención de levantar un muro!”

En mi casa cuelga una copia de una famosa foto de un momento conmovedor de aquel triste sesenta años atrás. Muestra a un joven y aprensivo soldado de la Alemania del Este que mira a su alrededor mientras se prepara para dejar pasar a un niño pequeño a través de la barrera emergente.

Sin duda, el niño pasó la noche con sus amigos y se encontró a la mañana siguiente en el lado opuesto del Muro de su familia. Pero el gobierno de Alemania Oriental ordenó a sus hombres que no dejaran pasar a nadie. La inscripción debajo de la foto explica que en ese mismo momento, el soldado fue visto por un oficial superior que lo separó inmediatamente de su unidad. “Nadie”, reza la inscripción, “sabe qué fue de él”.

Solo los tiranos más despreciables podrían castigar a un hombre por dejar que un niño se acerque a sus seres queridos, pero en el Imperio del Mal, eso y cosas mucho peores ocurrían siempre. Sucede hoy, y por la misma ideología enferma, en lugares como Cuba, Corea del Norte, China y Venezuela.

Nunca debemos olvidar este horrible capítulo de la historia. Tampoco deberíamos olvidar nunca que se hizo en nombre de un sistema vicioso que declaraba su “solidaridad con la clase obrera” y profesaba su devoción al “pueblo”.

El Muro representaba la esencia misma del socialismo, que es poder concentrado por la fuerza en manos de mortales corruptos. El Gobierno que lo construyó se autodenominó “república democrática”.

Los que abrazamos la libertad no creemos en disparar a la gente porque no se conforma, y eso es, en última instancia, lo que pretende el socialismo (y su primo, el comunismo). No planificamos la vida de los demás porque estamos demasiado ocupados en el trabajo a tiempo completo de reformar y mejorar la nuestra. Creemos en la persuasión, no en la coacción. Resolvemos los problemas a punta de pluma, no a punta de pistola. Nunca somos tan engreídos en nuestras creencias como para estar dispuestos, a la primera de cambio, a arrastrar al resto de la sociedad a nuestros planes.

Por eso muchos de nosotros nos emocionamos cada vez que pensamos en Ronald Reagan de pie frente a la Puerta de Brandemburgo en 1987 y declarando audazmente: “Señor Gorbachov, ¡DERRIBE ESTE MURO!”. Por eso se nos saltaron las lágrimas en los embriagadores días de 1989, cuando miles de berlineses escalaron el Muro con sus martillos, picos y puños y golpearon esa terrible pared y la visión marxista que lo fomentaba. Me encanta lo que dijo el director de cine francés Luc Besson sobre la ocasión:

Siempre es la gente pequeña la que cambia las cosas. Nunca son los políticos ni los grandes. ¿Quién derribó el Muro de Berlín? Fue toda la gente de la calle. Los especialistas no tenían ni idea el día anterior.

Dentro de unas semanas, en el 60º aniversario de la más viva ilustración de lo que ocurre cuando el gobierno es ilimitado, recordemos a los 254 cuyo único crimen fue que querían vivir libres. Honremos la memoria de los más de 100 millones asesinados por los ismos de la izquierda. Difundamos por todas partes la buena palabra sobre las libertades que con demasiada frecuencia damos por sentadas, y por qué es vital restaurar las que hemos abandonado tontamente. Y recordemos algo más que nos dijo Ronald Reagan:

“La libertad nunca está a más de una generación de la extinción. No la pasamos a nuestros hijos en el torrente sanguíneo. Hay que luchar por ella, protegerla y transmitirla para que ellos hagan lo mismo, o un día nos pasaremos los años del ocaso contando a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos lo que fue una vez Estados Unidos, donde los hombres eran libres”.

1 comment
  1. El muro de Berlín cayó en 1989 hace más de 30 años y yo que vivo en Berlín, no es mucho lo que ha cambiado hasta hoy , la izquierda tiene el dominio sobre el manejo de la ciudad y el Estado Federado de Berlin , A
    diferencia de las otras ciudades Alemanas, y la criminalidad es algo que hoy difícilmente lo han podido controlar inclusive hay gente que conoció Berlin Oeste me dicen que era mejor que hoy !! Pero lo que si les digo que aquí en Berlín tienen su ship comunista .No todo lo que brilla es oro .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Allen Weisselberg, jefe financiero de la Organización Trump se declara no culpable

Allen Weisselberg, jefe financiero de la Organización Trump se declara no culpable

Next Article
New York City Election

El caos de la votación por preferencia en las primarias para la alcaldía de Nueva York

Related Posts
Total
1
Share