fbpx
Leviatán de Obama, El American

El Leviatán de Obama se está volviendo contraproducente

Parece que el monstruo que Obama engendró para llevar a Estados Unidos al socialismo está en rebeldía

[Read in English]

A Esopo, el narrador, fabulista y esclavo griego (620-564 a.C.), se le atribuye la autoría del modismo “Ten cuidado con lo que deseas”. Las breves historias de moralidad contenidas en las clásicas Fábulas de Esopo imitaban parábolas en las que solían intervenir animales y estaban destinadas a los niños con la esperanza de convertirlos en mejores ciudadanos. El leviatán de Barack Obama, que consiste en el Partido Demócrata controlado por la extrema izquierda, unos medios de comunicación corporativos políticamente serviles y los emporios tecnológicos despiertos, conspiraron para hacer caer la presidencia de Donald Trump. Han desatado un monstruo que ahora los tiene como objetivo.

Una encuesta de Rasmussen Report realizada entre el 26 y el 27 de enero de 2022, reveló algunos datos rimbombantes. El 50 % de todos los votantes con derecho a voto están de acuerdo con la proposición de que el presidente Joe Biden debería ser destituido. Este asombroso hallazgo incluye un número impresionante de americanos negros y demócratas. Los primeros están en un nivel del 50 %, como la población votante en general. En cuanto a los miembros del propio partido del presidente, el 34 % está a favor de la destitución de Biden. 

Las tres preguntas de la encuesta, aparte de la que preguntaba si Biden debería ser sometido a un juicio político, ponían en duda si el hecho de haber impugnado al expresidente Donald Trump en dos ocasiones había sido “algo bueno o malo para la democracia americana” El 47 % de los votantes en general consideró que fue “algo malo”. Sorprendentemente, solo el 56  de los demócratas y el 42 % de los americanos de raza negra expresaron que lo consideraban “algo bueno.”

La estructura woke, el Partido Demócrata y los republicanos sediciosos emprendieron su guerra contra Trump desde el principio. La cúpula de la inteligencia americana, John Brennan (CIA) y James Comey (FBI), contrataron a contratistas como informantes para espiar la campaña presidencial de Trump. Gracias al trabajo de Michael E. Horowitz, el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ), ahora sabemos que los abogados del FBI, para obtener una orden del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) para husmear en el equipo de Trump, ejercieron un patrón de abusos y engaños sistemáticos. Hubo, de hecho, 39 errores importantes en las más de 40 solicitudes FISA que el FBI hizo. 

Una vez que Trump fue elegido, los demócratas, los principales medios de comunicación y las Big Tech forjaron un pacto no escrito para anular los resultados de las elecciones de 2016. Entre los brutales intentos de golpe de Estado está el engaño de Rusia. La vergonzosa investigación de Robert Mueller, que duró 22 meses y costó casi 40 millones de dólares, produjo cero pruebas de colusión entre Rusia y Trump. La única complicidad entre una entidad extranjera y los políticos americanos para influir en las elecciones de 2016 fue el exarma a sueldo de inteligencia británica, Christopher Steele y su dossier falso, y el Comité Nacional Demócrata, que sirvió a los propósitos de las agencias de la CIA, el FBI y el DOJ de Obama. 

Should Biden Take a Cognitive Test to Remain in Office?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Entre los intentos notorios de desalojar la presidencia de Trump se encuentran las dos impugnaciones fallidas. Los demócratas, con los medios de comunicación que impulsan la narrativa, banalizaron el mecanismo. El umbral de la Constitución para impugnar a un presidente por “traición, soborno u otros altos delitos y faltas” fue destrozado con fines de deconstrucción política. El abuso de poder y autoridad del Congreso relegó el formato constitucional estructurado para destituir al jefe del ejecutivo de una nación a la condición de república bananera, en el mejor de los casos, y a un golpe silencioso, en el peor.

Ahora el pueblo americano ha vuelto las armas de la izquierda contra ellos. Biden, considerado el cabecilla de este régimen desastroso, es el alcance de la ira de la ciudadanía. Teniendo en cuenta que una encuesta de Gallup del 31 de enero revela que solo el 17 % de los americanos considera que el país va en la dirección correcta, Biden, los demócratas y la cábala izquierdista tienen mucho de qué preocuparse en las elecciones de mitad de período de noviembre. Parece que el monstruo que Obama engendró para llevar a Estados Unidos al socialismo está en rebeldía. El pueblo está tomando el control de nuevo. 

Previous Article
extranjeros ilegales con delitos menores, El American

Gobierno de Biden deporta silenciosamente a migrantes venezolanos

Next Article
Red Bitcoin, El American

La red Bitcoin superó a American Express en volumen anual de transacciones, según reporte

Related Posts
Total
64
Share